Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “Galería Oriente”

De puertas para afuera sí importa…cuando es arte

…Aunque ese arte nazca para durar lo que un merengue a la puerta de una escuela, o mejor, como el chocolate que sucumbe ante los dedos golosos de dos niños.

Por segundo año consecutivo la Galería Oriente se extiende hasta el cercano Parque Céspedes, y el arte se piensa y se hace en sus adoquines, bajo la múltiple complicidad del público, que hasta con la mirada hosca y el paso presuroso construye una nueva experiencia que al parecer, para bien, llegó para quedarse.

Arte efímero le llaman; qué raro que todavía hoy guarde en mí esas emociones que me transmitieron, al ser partícipe de esta tarde en Santiago de Cuba.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Palabras de apertura a la muestra de arte efímero

Sobre el relente y la meteorología

   Ríos de tinta han corrido desde que a alguien se le ocurrió eliminar la brecha entre el arte y la vida. El arte se pensaba, y en cierto modo se sigue pensando, es patrimonio de instituciones cerradas, especies de sancta sanctorum contemplativos en los que queda terminantemente prohibido acercarse, no hablemos ya de tocar, a las obras de arte. Lo cierto es que éste, el arte, ha sido tradicionalmente encerrado en esos cotos para el disfrute de una minoría pudiente que lo admira como el último Ferrari salido al mercado o como la joya tallada por un afamado orfebre.

   Hoy, que celebramos la segunda edición del “De las puertas para afuera sí importa”, ponemos una vez más sobre el tapete la delicada cuestión de las fronteras entre el arte y la vida. Que existen fronteras es indudable, si no estas palabras serían ociosas, lo que está por ver cuán cerca puede estar uno del otro sin que surjan fricciones. La clave está, creemos, en cómo el primero se acerca al segundo e interactúa con él. Es perentorio que le haga comprender, el arte a su indispensable contraparte, que no obstante expresarse con códigos distintos casi siempre reflexionan sobre lo mismo que es, dicho sea en lenguaje llano, lo que está pasando en la calle.

   Que el ciudadano de a pie comprenda esto es importante: conocer otras maneras de expresarse que no sean por medio de las comodísimas cacolalias o las circunstanciales exclamaciones de disgusto lo llevará sin duda a otro nivel de interacción con la realidad cuyo alcance será insospechado por las instancias (y las estancias) a que llegará.

   Sirva entonces esta nueva edición del “De las puertas…”como contribución al diálogo siempre inestable entre el relente y la meteorología.

  Javier Cascaret

 Junio 20, 2013

En el espejo

“No deberían dejar espejos colgados en sus habitaciones”. Esta advertencia de Virginia Woolf nos previene de los peligros que acechan en un acto aparentemente anodino como es pararse frente al espejo. El espejo derrama una luz que fija, que parece algún ácido que desprende lo accesorio y lo superficial y deja solola verdad. Metomado la libertad de citar a la Wolf casi textualmente a propósito de algo que considero evidente: la verdad puede no ser placentera.

En el espejo ejemplifica este último aserto, muestra que detrás de los gestos y actitudes cotidianas subyace una realidad que trastoca el sentido de las relaciones interpersonales. El egoísmo, la mezquindad, la hipocresía latente de ciertas convenciones lastra y corroe los espíritus y, lo que es peor, lo envuelve en la nada, en el vacío. Somos criaturas venales, nuestro cuerpo es nuestra mejor mercancía: tabla de salvación, sitio donde se confirman o mueren las utopías que nos hemos forjado a lo largo de nuestras vidas.

Hay aquí un gustillo por lo grotesco y lo deforme, ello es, sin duda, la manera que tienen los artistas de pone el dedo en la llaga para arrancar el velo (la costra) que cubre nuestros ojos. El espejo ha devuelto la imagen que no queremos. El espejo es traicionero, brutal. El espejo es nuestro peor enemigo.

En el espejo confirma que las cosas no están como deberían, tampoco hace un decálogo, esa es su mayor virtud, de cómo tendrían que ser. No es asunto de los artistas mejorar el mundo, tampoco, el de crear ensoñaciones escapistas que de nada sirven. Su misión es la de provocar las preguntas que nadie se atreve a hacer.

Queda también la posibilidad, una entre tantas otras, de la risa zumbona, de la ironía que se desentiende de lo serio y se burla de sí misma y de todo lo que la rodea. Irónicay paradójicamente el espejo se torna, ahora, por una de esas vueltas de tuerca insospechadas, en nuestro mayor aliado, la imagen que devuelve, transformada y  nítida, es la de un yo nuevo, que no asqueado ni conforme, que asume su realidad, la realidad, como le viene en gana, sin quebraderos de cabeza ni gritos lanzados al vacío.

Javier Cascaret

Palabras al Catálogo dela Exposición Colectiva“En el espejo”

Galería Oriente, Santiago de Cuba, 9 de febrero de 2012-02-10

Obra colectiva de amigos y amigas. Desde la gestación de la idea hasta el intercambio en el marco dela inauguración. Losartistas: Elsa Ortiz Mella, Ceilán Domínguez Salmón, José Manuel Fernández Lavado y Yaraimis García Moro

En el espejo. catálogo

Navegador de artículos