Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “Iris Jazz Club”

Los ciclones de antaño.

satélite SandyPor Juan Antonio Tejera

Ya lo hemos dicho en otras ocasiones: los santiagueros somos del “cará”. Y tenemos razones más que justificadas para esta expresión que lejos de ser peyorativa, es de admiración y reconocimiento.

Mire, el huracán Sandy realmente nos sorprendió, nos tomó desprevenidos a pesar de que contamos con uno de los mejores servicios meteorológicos. Y luego nos sorprendió aun más, que no se hubiesen tomados las medidas necesarias y previstas para la protección de algunos elementos, sin dejar a un lado las más serias como evacuaciones y asistencia médica que sí estuvieron en la vanguardia.

Y algún que otro porta canas, luego del susto inicial producido sobre todo por el ruido, qué digo ruido, por el escándalo del viento, comentaba entre risas y apretones de manos y salutaciones, por el poco daño recibido en comparación con los demás, que el anuncio de un huracán, de un ciclón que es como hemos acostumbrados a llamarle, en algunos años atrás, era motivo, además de medidas de previsión, de alegría.

No, no se asombre ni piense que estamos relacionando la presencia de ese fenómeno meteorológico con las presas vacías que fue símbolo de Santiago antes del triunfo de la Revolución. Decimos alegría porque cuando el ingeniero Millás, director del único centro de este tipo que existía en el país, anunciaba la proximidad de un ciclón, todo el mundo se ponía en movimiento, las ferreterías hacían su agosto aunque estuviésemos en octubre, porque se compraba todo el clavo en existencia. Se aseguraban las puertas, las ventanas, se guardaban los animales, se podaban las matas, se acopiaban comidas, velas y sobre todo, unas botellitas de aguardiente de caña o de ron Paticruzado o Albuerne, para poder soportar el momento terrible del ciclón.

Ah, pero también se tenía a mano un juego de dominó o de parchís, que en algo había que entretenerse para no pasarse el tiempo pidiendo misericordia. Luego, que no deja de ser cierto que por lo general los ciclones nos han respetado, quedaba la lluvia, lo que no impedía que se saliese a averiguar cómo lo había pasado el compadre o la comadre, si la panadería estaba produciendo pan caliente, aunque la leña estuviese mojada, si en la bodega quedaba alguna penca de bacalao o de arenque y sobre todo, comentar lo que no había sucedido. Claro, esas conversaciones entre hombres terminaban con una invitación para acabar con lo que quedaba del resguardo alcohólico. Y ya de una vez, armar una partidita de dominó y junto al ron un buen trago de café. Y todo ello era luego motivo de más comentarios en esta ciudad de maravillas.

Santiago de Cuba: ¡una ciudad de son, trova, bolero… y jazz!

Internacionalmente famosa es esta ciudad, cuna de géneros de la música tradicional, figuras legendarias del canto, y ahora, pretende convertirse en una plaza importante para los cultivadores del jazz.

Así lo demostró el Primer Encuentro de Amigos del Jazz, evento que trajo a la urbe algunas de las principales estrellas del ritmo, tales como el showman Bobby Carcassés, los saxofonistas César López y Alfred Thompson, además del trompetista Yazek Manzano.

Estos unieron su arte a creadores santiagueros como el flautista Iván López, el cuarteto Magic Sax Quartet, el grupo Influencias y el pianista Andy Rubal.

A pesar del éxito de la cita cultural, de las intenciones de convertirlo en uno de los más importantes del país y de las apreciaciones favorables de los artistas que participaron, su permanencia dependerá de cuán vivo se mantenga el género en el territorio.

Gran responsabilidad tendrá entonces el recién abierto al público Iris Jazz Club, el que aboga por ser uno de los mejores de su tipo en el país, considerado así desde ya por algunos creadores.

Ubicado en el entorno de la populosa Plaza de Marte, resalta el atractivo decorado, con notas musicales, fotografías, instrumentos y muchos otros elementos alegóricos, incluyendo la escultura de un instrumentista ubicada  en la entrada del lugar.

El proyecto tuvo en el arquitecto José Antonio Limonta y el escultor santiaguero Alberto Lescay los principales artífices, ambos pertenecientes  a la Fundación Caguayo para las Artes Monumentales y Aplicadas.

Importante también es la acústica del lugar, la disposición de las mesas y las luces, recursos que permiten crear la atmósfera para verdaderas descargas de jazz, llenas de improvisaciones en un ambiente de estrecha complicidad con el público.

Además del salón principal, también existen dos espacios expositivos: uno dedicada a la caricatura y la fotografía, y la otra galería, mostrará manifestaciones artísticas relacionadas con la música.

Este oasis bohemio, donde trasnochar  es un placer y el tiempo transcurre a un ritmo diferente, es un homenaje a la ciudad de Santiago de Cuba,  donde está enclavado, urbe que según investigaciones fue el lugar por donde se introdujo por vez primera el jazz en Cuba.

Mantenerlo como un remanso que huya de las tendencias más comerciales de la música, es el reto que enfrenta en la actualidad, y debe apelar a la sustentabilidad artística, con excelentes presentaciones del talento artístico local o de otros territorios.

Gira de Pancho Amat en el cierre del encuentro de jazzistas

El I Encuentro de Amigos de Jazz, que concluyó en esta ciudad tuvo un cierre de lujo con la presentación del tresero Pancho Amat, espectáculo que forma parte de una gira nacional.

El periplo concluirá el siete de octubre próximo en el municipio de Güira de Melena, de la provincia de Artemisa, e incluye actuaciones en Camagüey, Ciego de Ávila, Sancti Spíritus, Santa Clara, Cienfuegos y Ciudad de La Habana.

Titulada “Haciendo el Son en otro Jazz”, la descarga  mostró un repertorio donde se fusionaron el piano y el tres, y sonoridades diversas como la trova tradicional, el danzón, el Chachachá y la Rumba.

La noche de este domingo, en el Iris Jazz Club interpretaron canciones como Pa´que aprendas, Cortico y Sabroso y El Gallo Pinto, a la vez que compartieron el escenario con el cuarteto de saxofones Magic Sax Quartet, un viejo sueño hecho realidad, dijo Amat.

Previo a esta presentación, la Sala de Conciertos Dolores acogió una gala que tuvo de anfitrión al flautista Iván Acosta y su grupo “De Cuba Somos”, y a Bobby Carcassés su invitado especial.

Los asistentes escucharon estándares de la música universal, como son My Funny Valentine, Summertime y Mamá son de la loma, este último una versión a capela del famoso tema de Miguel Matamoros, a cargo del llamado showman de Cuba.

El artista estrenó, además, una décima dedicada a esta ciudad, la que se hizo acompañar de las notas del piano interpretado por él mismo.

Con un gran éxito concluyó la primera edición del intercambio de jazzistas, evento iniciado el pasado día 21 de septiembre y que mostró a virtuosos del género en el país y propició el conversatorio con estudiantes de las escuelas de arte del territorio.

Estreno de piezas, realización de una exposición de artes plásticas y taller teórico, además de promocionar entre los creadores escenarios como el Iris jazz Club, fueron las novedades de la cita cultural.

Según el saxofonista César López, presidente de Honor del festival, el reto está en preservarlo, que artistas de otras provincias lo conozcan, y fundamentalmente, insertar a los jóvenes talentos, que son el futuro de la música en la nación.

(en foto) “Concierto Visual” inauguró taller teórico sobre el jazz

“Concierto Visual” exposición del showman Bobby Carcassés presentada en el Primer Encuentro de Amigos del Jazz

La exposición “Concierto Visual”, del multifacético creador Bobby Carcassés, fue abierta hoy en esta ciudad, en la apertura del taller teórico del I Encuentro de Amigos del Jazz.

Esta cita cultural incluyó la muestra del llamado showman de Cuba como una forma de exhibir la versatilidad del artista, el que es considerado uno de los máximos exponentes del género en el país, afirmó el compositor Rodulfo Vaillant, presidente en la provincia de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

Carcassés agradeció el homenaje y dijo sentirse conectado espiritualmente con Santiago de Cuba, un amor que refleja en cada una de sus presentaciones.

Una veintena de piezas y diversidad de técnicas conforman la exposición, inspirada en la música y el entorno que la rodea, a la vez que propone un recorrido por la obra plástica de su autor.

La tesis de que las primeras influencias del jazz en Cuba fueron en esta zona del país, agrupó en la sala Titón de la UNEAC a artistas y teóricos interesados en el intercambio.

Yanelis Matos, estudiante de la carrera de Historia del Arte de la Universidad de Oriente, expuso los resultados de una investigación del trabajo fílmico del cineasta español Fernando Trueba, y su repercusión en la promoción del jazz latino.

Este género ha sido marginado en la industria cinematográfica mundial, dijo Matos, y argumentó que algunas de las razones están en el interés de las grandes compañías por variantes más tradicionales.

Le siguió una mesa de debate, compuesta por músicos jubilados y otros en activo, quienes discursaron sobre sus vivencias dentro de la creación jazzística en el territorio.

En horas de la noche, la Sala de Conciertos Dolores acogió la segunda jornada del encuentro, con una descarga que tuvo  como protagonistas el pianista Andy Rubal y sus amigos, el saxofonista Alfred Thompson y el trompetista Jasek Manzano.

El recién abierto al público Iris Jazz Club, ha sido una excelente sede del evento cultural, escenario donde han pasado en sus pocos meses artistas como Bobby Carcassés, el propio César López y Habana Ensemble, Iván Acosta, y otros.

Este domingo se prevé el cierre de la cita, a la que también asisten el Magic Sax Quartet, y César López y su Habana Ensemble, entre otros destacados músicos.

Apertura del encuentro de jazzistas deviene gran descarga (+fotos)

El saxofonista Alfred Thompson y el cuarteto Magic Sax Quartet

Lo que comenzó como gala de inauguración del I Encuentro de Amigos del Jazz, la noche de este viernes en la Sala de Conciertos Dolores de esta ciudad, terminó en una gran descarga y conferencia magistral sobre el género.

Acompañados por el flautista Iván Acosta y el saxofonista Alfred Thompson, virtuosismo y cubanía sobresalieron en los temas interpretados por el cuarteto Magic Sax Quartet, que  dio paso a la actuación del grupo Habana Ensamble.

Grupo Habana Ensamble, dirigido por el saxofonista César López, uno de los invitados en el Primer Encuentro de Amigos del Jazz

Dirigido por César López, este conjunto de jazz cautivó a los asistentes con la contemporaneidad de su arte, mezclado con números clásicos del ritmo.

“Suite a la Amistad”, obra de la autoría de compositor López, demostró la versatilidad de sus músicos, con una gran maestría en el dominio de sus instrumentos.

En escenario, el trompetista Yazek Manzano, el saxofonista Alfred Thompson, el showman de Cuba Bobby Carcassés y Habana Ensemble

La noche concluyó con una descarga cuando se unieron en el escenario el showman Bobby Carcassés, el trompetista Yazek Manzano, el reconocido Alfred Thompson, junto a los integrantes de Habana Ensemble, los que mostraron por qué el el nuevo espacio cultural es un encuentro de amigos amantes del jazz.

La introducción del género en la música inició por Santiago de Cuba, a través de los intérpretes negros que participaron en la guerra Hispano-Cubana-Norteamericana, aseguró Rodulfo Vaillant, presidente de la UNEAC en el territorio, en las palabras de apertura del evento.

El músico César López, presidente de Honor de la cita, resaltó la importancia de que los alumnos de escuelas de arte fueran la mayoría del público asistente, y dijo que mostrar sus creaciones ante ellos fue un objetivo del festival desde que se planeó.

En horas de la mañana de hoy, la sede provincial de la UNEAC acogerá el taller teórico, y la Sala de Conciertos Dolores, la actuación del pianista Andy Rubal, y el grupo Influencia.

Navegador de artículos