Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “Olimpíadas 2012”

Olimpíadas V: Cuba primera de Latinoamérica, pero…

Cuba en Londres 2012Dos medallas (un oro del boxeador Robeisy Ramírez, de apenas 18 años; y un bronce espectacular del librista Liván López) en la última jornada de competición, cerraron la actuación cubana en los XXX Juegos Olímpicos Londres 2012.

Con estas dos preseas Cuba llegó a un total de 14, divididas en 5 de oro, 3 de plata y 6 de bronce, para quedar ubicada finalmente en el puesto 16* entre 204 naciones, a la cabeza de Iberoamérica, Latinoamérica y el Caribe.

Cualitativamente, la actuación cubana fue superior a la de Beijing 2008, gracias, precisamente, a las cinco medallas de oro, tres más que las alcanzadas en la cita china. Sin embargo, el total de medallas quedó bien lejos de las 24 alcanzadas hace cuatro años lo cual, cuando menos, cambia laureles por espinas.

Dentro del perfomance de la delegación cubana existen varias notas a destacar.

Primero, la confirmación de los deportes de combate (judo, lucha, boxeo…), como motor impulsor del medallero cubano; con el boxeo a la cabeza; deporte que parece haber retomado los cauces dorados, amén de actuaciones poco menos que decepcionantes de dos de las figuras con mayor favoritismo precompetencia (los campeones mundiales Julio César la Cruz y Lázaro Álvarez).

Tanto los pugilistas cubanos como los yudocas, superan sus actuaciones de Beijing y continúan entre los deportes que mayor número de medallas olímpicas han aportado históricamente a las delegaciones cubanas.

Segundo, el pésimo resultado del atletismo cubano; deporte que en años anteriores se había ido posicionando como otro “buque insignia” del deporte nacional. Apenas dos medallas (una de plata y otra de bronce; ambas de un valor extraordinario) pudieron sacar nuestros atletas de la pista y campo londinense.

Actuaciones muy por debajo de lo esperado y, tal vez (solo tal vez), un poquitín de mala suerte, redondearon lo que quizás (no tengo datos para absolutizar) haya sido la peor actuación del atletismo cubano en citas multideportivas.

Mucho tendrá que analizar la Federación Cubana de Atletismo sobre los resultados obtenidos. Quizás se impongan nuevas estrategias competitivas; mientras otros aspectos más terrenales (como la atención a los atletas) deban ponerse sobre el tapete durante el recuento.

Otro aspecto llamativo fue la actuación de deportes “poco tradicionales” que, sin embargo, supieron dar distinción a la presencia cubana en Londres.

Comenzando por la histórica medalla de oro del tirador Leuris Pupo (con esta el tiro deportivo suma tres preseas olímpicas –un oro y dos bronces), pasando por el extraordinario séptimo lugar olímpico del pollo Hanser García, hasta el más reciente quinto puesto alcanzado por un incombustible José Antonio Guerra (a quien sigo creyendo que el pase al salto sincronizado le restó méritos en su tradicional prueba de la plataforma) en la final de la plataforma olímpica, luego de una clasificación épica y amén a un programa de salto de muy baja complejidad que lo obliga a saltar casi perfecto para superar posiciones.

Por otro lado, resaltar con todo el mérito que reviste, la labor y efectividad de los atletas pinareños. De las cinco medallas de oro, tres fueron a parar a cuellos de esa provincia, además de una plata histórica (la de la pertiguista Yarisley Silva) y dos bronce. En fin, que de sus nueve representantes, seis obtuvieron medallas, mientras que la discóbola Yarelis Barrios se incluyó entre las merecedoras del diploma olímpico, gracias a su cuarto lugar en su disciplina.

Esto contrasta con la delegación santiaguera que, a pesar de ser la más numerosa entre el total de cubanos, tuvo que conformarse con un bronce (Robelis Despaigne en el taekwando) y el quinto lugar de Guerrita en el clavado.

La edición de Londres 2012 ya es historia. En sus palabras de clausura, el Presidente del Comité Olímpico, Jacques Rodees, se cuidó de caer en la manida frase “los mejores juegos de la historia”, limitándose a catalogarlos como unos juegos “alegres y gloriosos”. Afirmación justa para una cita que dejó no pocas notas curiosas y polémicas hasta su propia jornada final de competencias.

Ahora comienza un nuevo conteo olímpico hasta Río 2016, momento en el que una vez más el deporte cubano estará bajo la lupa de muchos. Para entonces, varios de los protagonistas de hoy no estarán, mientras otros tendrán la oportunidad de mejorar o repetir sus actuaciones.

Cuatro años en los que se impone mucho trabajo con nuestros atletas. Parece mucho, pero eso está “al doblar la esquina”.

*Nota: La descalificación de la bielorrrusa Ostapchuk por dopaje dio a Nueva Zelanda su sexta medalla de oro, desplazando así a Cuba al puesto 16.

medallistas cubanos en Londres 2012

Medallistas cubanos en Londres 2012. Imagen: Juventud Rebelde

 

Olimpíadas IV: Decepciones

Dayron Robles. Foto: Cubadebate.

Dayron Robles se reisintió una lesión y quedó fuera de medallas en la final olímpica de los 110 metros con vallas.

Me he lamentado de no poder seguir en vivo algunas de las competencias de los atletas cubanos en los XXX Juegos Olímpicos Londres 2012.

Tarde me entero de sus triunfos, de las medallas que nos sostienen a la cabeza de Latinoamérica en un medallero que cada año parece más un duelo entre chinos y norteamericanos.

Sin embargo, a veces es una suerte no estar frente al televisor cuando se compite en vivo. Así se sufre menos de algunas actuaciones decepcionantes.

Varias han sido las que han marcado el lado negativo de la delegación cubana en Londres 2012. Unas, inevitables; otras, inexplicables; varias, imperdonables…

Durante años, cuando mi mamá me veía molestarme frente al televisor por la derrota de uno de nuestros atletas, para calmar mis ánimos solía decir: “los otros también se preparan y no son mancos”.

Es cierto, pero lo que no comprendo es cómo “aquellos” pueden prepararse y los “nuestros” no lo suficiente, al punto de caer aún cuando gozan de cierto favoritismo.

No suelo ser fanático. Me gusta analizar el por qué de algunas actuaciones. Entiendo que un Lázaro Borges sucumba ante la inesperada ruptura de su pértiga; o que la espectacular Yarelis Barrios sea víctima de un día de competencia de altísimo nivel, en el que las ganas no alcanzaron para revalidar resultados que la mantienen entre las mejores del mundo.

Pero no acepto que nuestros atletas queden lejos de sus mejores marcas del año, como evidencia de una pésima planificación de los entrenamientos.

La Olimpíada debe ser la competencia fundamental del año para todos nuestros atletas. Es en ese evento donde se deben mejorar marcas, romper récord nacionales, dejar el resto.

Si un Hanser García rompe el récord nacional en una competencia de altísimo nivel como la natación; si Idalys Ortiz derrota a rivales de mayor palmarés, y compite con alegría y decisión para llevarse un título olímpico con apenas 22 años; si Leuris Pupo es más certero que todos e iguala el record mundial en tiro deportivo para alcanzar un oro histórico; si Yarisley Silva se alza hasta la gloria olímpica en una competencia de poca tradición en nuestro país como el salto con pértiga; si tantos otros han quedado en el camino luego de hacer lo mejor del año, o superar sus propias cotas personales; entonces duelen los fracasos inesperados.

Entre lo que más me ha decepcionado en esta Olimpíada: la pasividad del yudoca Oscar Braison en su combate por el pase a semifinales; la actuación general del atletismo, encabezado por la pobre actuación de Yargelis Savigne y la polémica presentación de Dayron Robles; y la derrota del boxeador Julio César la Cruz, para mí, el que representaba la medalla más segura de la nave antillana en el boxeo olímpico.

Hoy Cuba se irá a dormir en el puesto dieciséis del medallero, gracias a sus tres medallas de oro, igual número de plata y un bronce.

Otras cuatro de bronce esperan por mejorar su color cuando el próximo viernes suban al ring nuestros boxeadores. ¿Alguna llegará a ser dorada?, no me atrevo a dar pronóstico, aunque Roniel Iglesias parece haber realizado ya lo más difícil.

Aún cuando faltan poco más de cinco jornadas para el final de los Juegos, ya Cuba superó su actuación de Beijing, y si bien es un paso de avance, creo que las Olimpíadas dejarán unas cuantas deudas para con la afición cubana.

Navegador de artículos