Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “Peña mambisa”

Café Concert Olímpico

Aquiles Jorge

Aquiles Jorge

Quien un día logre asomarse a la mente de Aquiles Jorge, quizás termine mareado en la vorágine de ideas que la domina. A veces resulta difícil seguirle el paso a sus ideas, pero queda la satisfacción de que el resultado que de ellas salga, no será poco menos que admirable.

En esta ocasión el guitarrista concertista apostó por la unión del arte y el deporte, quizás por aquello que lo segundo es parte también de lo primero; y dedicó la más reciente edición del Café Concert “Virtud y Conciencia”, al agasajo a los deportistas santiagueros que formaron parte de la delegación cubana a los XXX Juegos Olímpicos de Londres, 2012.

Robelis Despaigne, medallista de bronce olímpico en la cita londinense, fue el encargado de arriar la enseña nacional que ondea en lo alto del edificio del Gobierno Municipal, sede de la Peña; en ceremonia que da inicio al espacio mensual.

El anfitrión sorprendió con una interpretación del tema central del filme Carrozas de fuego (tema escogido por los organizadores olímpicos para las ceremonias de premiación en Londres 2012), fusionado perfctamente con su “Himnos”, pieza que abre cada último viernes de mes, el acápite artístico del Café; que en esta ocasión estuvo presidido por una muestra del Diario de Cuba (perteneciente a los fondos del Museo Emilio Bacardí de esta ciudad) en el cual se refleja la consternación por la muerte del primer alcalde republicano de la Santiago de Cuba, acaecido el día 28 de agosto, hace ya noventa años.

La de este viernes fue una Peña variada, con la presencia de artistas consagrados como el Magic Sax Quartet, quienes interpretaron piezas de su último disco, “Para el alma divertir”; y aficionados, como los jóvenes del Group Catalunya, con una muestra de sus danzas típicas.

El Magic Sax Quartet fue uno de los invitados de lujo.

El Magic Sax Quartet fue uno de los invitados de lujo.

Además se contó con la presencia del actor Agustín Salas, quien declamó el poema “Santiago todo amor” de la autoría del doctor en medicina Arturo Frómeta Matos; un simpático recorrido por algunos de los barrios más populosos de la ciudad.

Otro médico, el Doctor Ricardo Odelín, autor del libro “Las enfermedades de José Martí”, disertó sobre las efemérides martianas; mientras el siempre sorprendente Juan Antonio Tejera regalaba una de sus crónicas, esta vez, dedicada al deporte nacional.

Para el final, Aquiles deparó una simpática sorpresa, al acompañar a la guitarra, vestido con el atuendo típico de los caratecas, al maestro Karen Aguilera, cinta negra y tercer Dan de Karate-do, en la evolución de una kata, movimientos típicos de este deporte, en coreografía que fue recientemente premiada en un evento deportivo a nivel nacional.

Así, entre deportistas y artistas, entre música y músculos, entre homenajes e historia, transcurrió el Café Concert que desde ya anuncia una edición especial para el mes de septiembre, dedicada al mártir santiaguero, Frank País García.

Robelis Despaigne

Robelis Despaigne, bronce olímpico, arrió la enseña nacional

Café Concert… con prisas

Caminamos con prisa Enramadas abajo. Ya el reloj no ha avisado que llegaremos tarde; aún así, nos detenemos un momento a comprar una pizza: luego de una jornada de trabajo, y cuando todavía falta para llegar a casa, el estómago agradece estas deferencias.

Sobre las seis y media de la tarde atravesamos el umbral del edificio que acoge la sede del Poder Popular Municipal en Santiago de Cuba, el antiguo Ayuntamiento de la ciudad. Desde su patio interior nos llegan los acordes finales de una canción. Los aplausos que aprueban la actuación del trovador (esta vez les debo el nombre) también nos dan la bienvenida.

Nos sentamos en las dos únicas sillas disponibles y es entonces que comienza para nosotros el Café Concert, peña que cada último viernes de mes acoge este magnífico escenario, bajo la guía del guitarrista concertista Aquiles Jorge.

Un fugaz vistazo me permite descubrir entre el público asistente a no pocos fieles, rostros que ya se me van haciendo comunes cada mes, santiagueros con los que, al cruzarme alguna vez en las sinuosidades de la ciudad, sepa que compartimos algo en común y, tal vez, un guiño cómplice nos una en el secreto.

Todos permanecen atentos a las palabras del anfitrión (al descubrirnos entre los presentes nos dedica una sonrisa de bienvenida). Para ellos quizás (quizás no) se trata de un nuevo encuentro, otro más (sin que por eso deje de ser trascendente) con la historia, la buena música, la crónica oportuna y la tradición; aspectos en los que el Café Concert suele resultar inigualable.

Sin embargo, para nosotros esta edición de la peña tiene un carácter especial: celebramos nuestros primeros seis meses de noviazgo justo en el sitio donde por primera vez la vi.

El escenario improvisado en el patio del Ayuntamiento lo domina casi en su totalidad la Banda Municipalde Conciertos. Me alegro mucho, pues desde hace ya un buen tiempo me debía una de las retretas que cada fin de semana ofrecen en el cercano “Parque Céspedes”.

Cinco fueron en total las obras ejecutadas por la Banda Municipal entre las que se destacaron: La Comparsa, de Ernesto Lecuona; La tarde, de Sindo Garay (que gentilmente, y en un gesto extraordinariamente hermoso, Aquiles Jorge nos dedicó por nuestro “cumplemeses”) y (no podría faltar en una Peña de genealogía mambisa) el Himno Invasor, acompañado de la crónica de su gestación, allá por los años de lucha en las maniguas cubanas.

Todavía tuvimos tiempo también de disfrutar de la muy personal forma de narrar la historia de Juan Antonio Tejera, cronista excepcional, quien tomó como pretexto la actualidad santiaguera entorno a las modificaciones que van sufriendo los bajos de la catedral, para hacernos un recorrido por el surgimiento y la historia de esos establecimientos que ya son parte indisoluble de la arquidiócesis de esta ciudad.

Antes de terminar, como en las mejores novelas, Aquiles brindó un adelanto de lo que será (o pretende que sea) la edición del Café Concert el próximo 29 de junio. Ese día, se cumple un nuevo aniversario de que fueran velados, durante 24 horas, en el edificio del gobierno provincial, los restos de José Martí, antes de ser llevados para su último y definitivo enterramiento en el Mausoleo que para ese efecto se erigió en el Cementerio Santa Ifigenia. Entonces, con ese pretexto, la peña se trasladará hacia el Salón de los Vitrales del Gobierno Provincial y una vez más, al sonido de los acordes de Himnos (pieza musical que da inicio a cada Café…) Santiago de Cuba y su historia se convertirá en protagonista de la tarde.

Navegador de artículos