Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “Prat Puig”

Sencillamente no puedo estar de acuerdo

Leo asombrado el artículo titulado Santiago, urbanismo decandente, publicado en el sitio web HavanaTimes por Dariela Aquique, santiaguera de nacimiento (según ella menciona). En el mismo, la autora se basa de las fotos tomadas durante “una tarde de paseo” para, auxiliándose del Diccionario Cervantes, dar a la ciudad el calificativo que encabezan sus palabras, además de utilizar los adjetivos “cutre y lastimero” cuando al panorama urbanístico de Santiago se refiere; mientras se lamenta de que, amén de la existencia de la Oficina del Conservador de la Ciudad, institución que según sus palabras (que por demás me parecen irrespetuosas para con la Oficina) “se supone trabaja en pos del rescate de dicho patrimonio”, sorprende “encontrar semejante deterioro, justamente en el llamado Casco Histórico”.

Desconozco si la autora aún vive en esta ciudad del Caribe. Si es así, no entiendo cómo puede utilizar un lenguaje tan denigrante para referirse a la ciudad que la vio nacer; colocándose en una posición claramente extremista, desde la cual sólo puede ver las manchas del sol.

Reconozco que aún existen en la ciudad, incluso en el Centro Histórico de la misma, edificaciones en un estado lamentable de deterioro. Ahí está el Hotel Imperial, de exquisito barroquismo, o el Cine-Teatro Oriente, por tan sólo mencionar dos casos ubicados en la céntrica Calle Enramadas, ambos en la desidia, mas no en el olvido. La propia Dariela menciona que “el paso de los años y la precaria situación económica y social que atraviesa el país” han afectado la imagen urbanística de Santiago. Luego, no entiendo cómo espera que una situación externa que durante tantos años (la última restauración capital de la calle Enramadas, por ejemplo, data de 1967) tanto afectó al fondo constructivo de Santiago sea resuelto en apenas “unos años” de creada la Oficina del Historiador.

Una cosa es cierta, la Oficina del Historiador de la Ciudad de Santiago de Cuba, no es la del Historiador de La Habana; los recursos no fluyen con la misma celeridad. A pesar de eso, en Ciudad de la Habana, donde viví durante cinco años, se puede hablar de la misma desidia, de la misma decadencia, de los mismos “fondos habitacionales totalmente exterminados por derrumbes parciales y totales que llevan más de diez y hasta veinte años sin haber sido rescatados”. De los mismos mencionados “otrora muy amados cines de barrio”, recuerdo el de la céntrica calle San Lázaro, en estado de abandono. Pero no creo que por esto nadie diga  “se supone” que el Historiador de la Ciudad de la Habana trabaja para componer esta situación. Trabaja y punto; a la velocidad que le imponen los recursos materiales, con la prioridad que considere más adecuada. Por qué entonces medir con una vara diferente a nuestro Conservador de la Ciudad.

En su paseo por Santiago, la autora del artículo parece que olvidó pasar por el Parque Dolores, por el Café la Isabelica, por el IPU Rafael María de Mendive, por la Casa de Francisco Prat Puig, por el Ayuntamiento; tal vez no se sentó en los bancos del Parque Céspedes en la noche, bajo la luz de todas sus luminarias funcionales. La autora quizás no se ha detenido a ver una partida de ajedrez en el Parque Serrano, ni caminado por el adoquinado boulevard que lo rodea; o no ha disfrutado de un espectáculo infantil en la Plaza Aguilera. También se olvidó la autora de bajar por la Avenida Victoriano Garzón y ver sus casas recién pintadas, la farmacia Herrera tan hermosa como el primer día; o bien pudo haberse sentado a disfrutar de un helado en la ampliación del Coppelia. Se le escaparon a su lente los apuntalamientos que anuncian la reparación de las casas cercanas a la calle San Pedro. Tal vez no ha disfrutado de una película en el remozado Cine Cuba, el Rialto, o en el Cine Capitolio, tan funcional como cuando durante mis años de primaria (hace más de 10 o 20 años) nos llevaban a disfrutar de filmes para nuestra edad.

Desconocer la labor que bajo el nombre de Proyecto Centro, ha venido desarrollando desde el 2006 la Oficina del Historiador de la Ciudad, por el rescate de la imagen urbanística, cultural y social del Casco Histórico santiaguero, es un olvido imperdonable de Dariela Aquique.

Mi Santiago, el que me vio nacer, crecer, el que me recibió con los brazos abiertos después de cinco años de lejanía, no es perfecto, la perfección no existe. A los santiagueros nos duele la indolencia que a veces parece caer sobre alguna edificación, pero nos llena de regocijo el ver recuperado un callejón, una calle adoquinada, un nuevo restaurante, una plaza.

Por eso Dariela, sencillamente, no puedo estar de acuerdo con el enfoque de su artículo.

Cafeteria Isabelica

Conjunto escultórico del Parque Serrano

Fachada de la Farmacia Herrera, en la Avenida Garzón

¿La casa de Diego Velázquez?

Leí asombrado unos días atrás, una entrevista realizada a la DrC Olga Portuondo, historiadora de la ciudad de Santiago de Cuba, y que bajo el título de “La villa tiene sus misterios”, publicó el semanario local, Sierra Maestra, el sábado 24 de julio como homenaje al Aniversario 495 de la Fundación de la Villa. El asombro del que habló se apropió de mí al leer la respuesta dada por la doctora Portuondo a la pregunta realizada por el periodista, Jorge García, acerca del sitio donde vivió el Adelantado y primer Gobernador de la isla de Cuba Diego Velásquez de Cuellar (Cuéllar, 1465 – Santiago de Cuba, 1524). Transcribo fragmentos textuales de la respuesta:

“(…) Yo no estoy convencida de que lo que hoy conocemos como su casa, en realidad lo haya sido. No creo que fuera construida antes de 1524, cuando falleció el Adelantado, aunque sí parece datar del siglo XVI.

Los castellanos aprovecharon la forma de vida de los nativos, sus costumbres, sus mujeres, sus maneras de levantar las viviendas. Así que pienso que Diego Velásquez también vivía en una casa de techo de guano, un bohío”.

Vista actual de la Casa de Diego Velázquez, hoy Museo del Ambiente HIstórico Cubano.

En efecto, como la doctora plantea, siempre di por sentado, y creo que la gran mayoría de los santiagueros, a excepción de algunos más entendidos en la materia, que la casa ubicada al oeste del parque de Céspedes (Plaza de Armas durante la colonia) entre las calles Aguilera y Santo Tomás, y que en la actualidad guarda el Museo del Ambiente Histórico Cubano, perteneció al conquistador español. Sin embargo, inquiriendo al respecto me he percatado que la duda acerca de si Diego Velásquez vivió o no en el inmueble no es propia de la doctora Portuondo.

En su libro “Génesis de una ciudad del Caribe: Santiago de Cuba en el umbral de la modernidad” (Ediciones Alqueza, Santiago de Cuba, 2008) la también DrC María Elena Orozco enuncia esta duda:

“A un costado del Ayuntamiento, en el lado oeste de la plaza, se encuentra hoy una construcción doméstica de dos plantas, considerada por el Dr Francisco Prat Puig, como la vivienda de don Diego Velásquez y al mismo tiempo Casa de Contratación.

Fuera o no la vivienda del Adelantado, es uno de los mejores exponentes de las casas de mayor nivel tecnológico de la primera etapa de la arquitectura cubana (…)”

Asimismo, Alicia García, en su artículo “El urbanismo temprano y la casa de Diego Velásquez en Santiago de Cuba”  (http://www.lajiribilla.cubaweb.cu/2007/n333_09/333_02.html) indica:

“(…) Pero la atribución a Velázquez ha sido vista con escepticismo. No nos hemos convencido verdaderamente de que en Santiago subsista estructura alguna correspondiente al momento de su esplendor inicial, en que fuera la segunda ciudad en importancia del Caribe, después de Santo Domingo.”

Como señala la doctora Orozco en su libro, entre 1965 y 1970, el Dr Francisco Prat Puig lideró un importante estudio arqueológico en la mencionada construcción con el objetivo de demostrar la antigüedad de la vivienda, pero que además, concluyó con el rescate y reconstrucción de la misma. Prat defendía la hipótesis de que un edificio fortificado (y el caso al que nos referimos así lo es, lo que corrobora su “tronera orientada hacia la bahía”) sólo podía pertenecer al jefe de la conquista. Esto parece convencer a Alicia García cuanoo afirma que entonces es “válido considerar que el edificio (…) fue la morada/fortificada de Diego Velásquez de Cuéllar”.

En el sitio web de la emisora de radio municipal Radio Mambí, leí también el siguiente párrafo al respecto:

“Según historiadores, cartas enviadas por Velázquez a los reyes de España en 1519, dieron cuenta en tan temprana fecha de la existencia del inmueble y de la fundición de oro en el local.  Esta última función fue corroborada al encontrarse restos de un horno durante la restauración de la residencia” (http://www.radiomambi.cu/news.php?readmore=4612).

Sin embargo no he podido encontrar otras referencias a tal carta aunque supongo que los historiadores a lo cuales se refiere la noticia si las hayan observado, aunque cabría preguntarse por qué no así la Historiadora de la Ciudad?

En fin, que Santiago no deja de depararnos sorpresas. Espero algún día no muy lejano, poder decirle  a mis hijos y nietos, y sin lugar a dudas, quién vivió en la Casa de Diego Velázquez.

Navegador de artículos