Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “sociedad cubana”

Nueva oferta de ETECSA. ¿Compre ya?

Muchos esperan desde la madrugada. Luego durante todo el día, aun cuando no tenga la certeza de entrar. La oferta, al parecer, es lo suficientemente tentadora, pero dura apenas cuatro días. Del 24 al 27 de marzo, si compras una línea telefónica a tu móvil (por valor de 30 CUC), ganas 30 CUC gratis de saldo inicial. Ahí está. Voz de arrancada para la vorágine, la desesperación.

El caldo de cultivo siempre está listo. Precios exorbitantes del (o de los) servicio(s) de telefonía móvil, una oferta atractiva, una empresa telefónica que ha dado más de una muestra de ineficiencia e incapacidad para asumir la oleada de clientes, el hábito gregario de los cubanos, la incivilidad que rodea toda cola en este país.

Paso temprano en la mañana cerca el punto de ventas de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA), ubicado en San Félix, y escucho a un testigo presencial, mira cómo se matan por dar plata. Desde las puertas aún cerradas de la oficina telefónica se dejan escuchar gritos que nacen del centro de una multitud.

La historia se repite en cada una de las oficinas que ETECSA tiene en la ciudad y un poco más allá. Sé de quien, en una mañana, recorrió puntos tan distantes como San Félix, La Alameda y El Cristo. Desistió al día siguiente tras su incursión a la oficina de la empresa telefónica cubana en el aeropuerto Antonio Maceo.

Listas y más listas, tiques y más tiques, formas de organizar una cola siempre al borde del colapso, y las oficinas que en dos y tres horas sólo han atendido a poco menos de cinco personas.

Luego el malestar, la impotencia, la necesidad de maldecir de la suerte, de ETECSA, de las madres de las trabajadoras, del país y sus supuestos mecanismos diabólicos para que pocos accedan a la oferta.

Del 24 al 27 de marzo. Ese es el período en el que muchos ansían adquirir una línea para su móvil, con un saldo gratis inicial de 30 CUC. Pero algo, evidentemente, falla.

Ahora hay quien solo espera que pase este momento. Se conforma con activar el servicio (recuerdo, cuesta 30 CUC), para obtener apenas 10 CUC de saldo inicial. ¡Qué se le va a hacer!

San Valentín plus

Enramadas estaba como hacía mucho no la veía. Como me gustaría verla siempre. Como en un carnaval, la definió alguien. No era, sin embargo, la aglomeración, ríspida y agobiante, del día a día. Era diferente. Era 14 de febrero.

Vaya usted a no creer en los conjuros de las fechas. El poder de las costumbres. Allí estaba la muestra: decenas, cientos (¿miles?) de personas a la entrada de las tiendas, de los restaurantes, de los salones de baile, de los centros nocturnos. Todos en parejas, de a pares. Muchos con el rostro de quien cumple un deber; de los cálculos mentales de cuánto puede costar complacer a la mujer que lleva al lado; salvar acaso lo que solo es salvable con gestos diarios. Río revuelto

y ganancia de pescadores; dígase de vendedores ambulantes, que se confunden en el monótono anacronismo de flores idénticas; de cientos de tarjetas cargadas de rojo, de corazones.

Larga la noche (larga de colas, larga de caminatas, larga de tanto que de pronto no parece imposible de lograr)…

Y al día siguiente, y al siguiente, las mismas flores, las mismas tarjetas que ahora parecen no tener sentido, hasta nueva fecha.

Y entonces pienso si, al menos, a alguien se le ocurriera salvar del disgusto a los apáticos, a los olvidadizos, a los de pocos detalles, que olvidaron la fecha y andan con la espada de la incomprensión sobre su cabeza.

Si al menos, lograran hallar una tarjeta post 14 de febrero que acertara: Disculpa por olvidar el Día de los Enamorados. [A pesar de todo] te quiero. Y en extensión: Disculpa por olvidar tu cumpleaños, Disculpa por olvidar el Día de las MadresDe los padresNuestro AniversarioQuizás una sonrisa salve el día a esos pobres inocentes.

Se me ocurrió, como al azar.regalo la idea. ¿Alguien la hace suya?

Navegador de artículos