Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “teatro”

Desempolvando a Yavorsky

Por estos días se celebra en Santiago de Cuba la jornada de la Danza, que se extenderá hasta el próximo 29 de abril, Día Internacional de la Danza.

La celebración sirvió de pretexto a los organizadores de la Peña Cultural “Desempolvando”, que cada tercer viernes de mes se realiza en el patio interior del Archivo Histórico Provincial (AHPSC) de esta ciudad, para desempolvar la figura de Nicolai (Nicolás) Yavorsky Thereberocoff, hombre singular (al decir de José Pascual Varona (Pini), conductor y director artístico del espacio cultural mensual), promotor del ballet clásico en Cuba y formador de grandes íconos del ballet cubano.

Una amplia introducción (quizás más extensa de lo aconsejable) permitió a los presentes adentrarse en la apasionante vida del renombrado bailarín y coreógrafo, gracias a los documentos que conforman el Fondo Yavorsky del AHPSC, en el cual se incluye la autobiografía manuscrita (en idioma ruso) de quien fuera además oficial del Ejército Imperial zarista.

Nacido el 23 de febrero de 1891, en Odesa, Nicolai Yavorsky se decidió tempranamente por la carrera militar en la cual llegó a ostentar grados de oficial y participar en combates durantela Primera Guerra Mundial.

Sin embargo, luego de muchos ires y venires por el ejército zarista, y de no pocas desilusiones ante la corrupción reinante entre el alto mando de un ejército históricamente derrotado, Yavorsky retoma su otra pasión: el ballet.

De ahí en adelante comienza a forjarse una extraordinaria reputación que lo lleva a los principales escenarios del mundo como parte de compañías de Belgrado, de la Ópera del Gran Teatro del Liceo de Barcelona y, finalmente, la “Ópera Rusa en París”, con la cual actuó en países como Alemania, Bélgica, Argentina, Brasil, Perú y México. Este último parece marcar el final de su vida europea[1], y el inicio de la etapa cubana de su vida, a partir de 1930.

Apenas un año después, y como parte de la sociedad Pro-Arte Musical de la Habana, Yavorsky estrena su primer ballet en Cuba, La bella durmiente del bosque, obra en la que debuta como parte del cuerpo de baile Alicia Ernestina de la Caridad Martínez del Hoyo, la futura Alicia Alonso[2].

En los años siguientes, el aplatanado Yavorsky continuó con su ingente labor como coreógrafo y estrenó nuevos ballets en Pro-Arte Musical, entre los que destacan el estreno, en 1937, de El Lago de los Cisnes, cuyo papel principal recayó en la aún joven Alicia Martínez, quien deslumbró al público con su interpretación de Odette-Odile.

El primer contacto del afamado bailarín y coreógrafo ruso con la ciudad de Santiago de Cuba fue en 1943, cuando recibiera una invitación para actuar en esta urbe, en cuyo Teatro Oriente (hoy lamentablemente en ruinas) actuaron estrellas como Enrico Caruso y Anna Pávlova. Su estancia en tierras santiagueras fue ampliamente seguida por la prensa de la época. El programa incluyó la presentación de El príncipe Igor, y el baile de las flores de Cascanueces, entre otras.

El éxito logrado por Yavorsky en esta gira, influyó en que la sociedad Pro-Arte Musical de Oriente, de la mano de George Milenoff, decidiera fomentar el desarrollo del arte danzarlo clásico en la ciudad de Santiago de Cuba. Sin embargo, en 1947 se reclama la presencia de Yavorsky en esta ciudad pues “George Milenoff  había desilusionado a los orientales”[3].

Se marca así el regreso del otrora oficial zarista con una ciudad de pujante desarrollo cultural, como era en esa época Santiago de Cuba. Sin embargo, su faena como profesor de ballet en Pro-Arte de Oriente se ve disminuida por la enfermedad que lo afectaba y que le arrebatara el aliento el 9 de octubre de 1947, sin haber visto estrenada su primera obra como docente de la institución santiaguera.

Sus restos descansan en el Cementerio Santa Efigenia de esta ciudad, identificados por una escultura de fecha y autoría aún desconocida.

Así, con el recuerdo de Yavorsky y la presencia imprescindible de la danza, transcurrió una nueva edición de “Desempolvando”.

Danza del Caribe

Suite en Blues, Danza del Caribe. Homenaje a Eduardo Rivero Walker

La tarde sirvió para homenajear a bailarines y coreógrafos de esta urbe oriental, sobresaliendo el homenaje realizado, ya en el final de la Peña, al destacado coreógrafo santiaguero Eduardo Rivero Walker, por bailarines de la Compañía Danza del Caribe con la obra Suite en Blues.

Compañía Infantil "Jorge Lefebre"

Compañía Infantil "Jorge Lefebre"

Momento igualmente especial fue la presentación de las hermosas niñas de la Compañía Infantil “Jorge Lefebre”, quienes desbordaron gracia y cubanía en una versión coreográfica de La bella cubana.

Giselle y Gabino

Giselle Lage acompañada a la guitarra por el maestro Gabino Jardines

Por último destacar la actuación de la joven cantante Giselle Lage acompañada a la guitarra por el maestro Gabino Jardines; quienes deleitaron a los presentes con dos temas dos hermosos temas: Cómo fue, de Ernesto Duarte; y Brigas nunca mais, de Tom Jobin.

Así se vivió (y disfrutó) la más reciente edición de “Desempolvando”, espacio dedicado al rescate de historia, tradiciones y costumbres de la séptima de las villas cubanas; con el apoyo inestimable de los fondos documentales que preserva el Archivo Histórico de Santiago de Cuba.

Desde ya se anunció que la edición correspondiente al mes de mayo tendrá como pretexto a las flores. De seguro, nuevas y atractivas propuestas culturales servirá de marco propicio para conocer un poco más sobre esta ciudad que se acerca a sus primeros quinientos años. Allí estaremos.

 


[1] Ernesto Rafael Triguero Tamayo. Nicolai Yavorsky, un maestro ruso en la isla del ballet. Ediciones Santiago, Colección Ravelo. 2010. p-16

[2] Ibídem; p-22.

[3] Ibídem; p-61.

Vuelve el Máscara de Caoba a escenarios santiagueros

Otra vez Santiago de Cuba volverá a ser un gran escenario. Así lo confirmará el XVII Festival de Teatro Máscara de Caoba que desde el miércoles 4 y hasta el domingo 8 de abril tendrá por sede a esta ciudad.

Dedicado en esta ocasión a los 20 años del Grupo Estudio Teatro Macubá y a los 25 de fundado el evento, la cita contará con la participación de grupos de Guantánamo, Granma, Las Tunas, Camaguey, Ciego de Ávila, Matanzas y Santiago de Cuba.

Entre las obras que se presentarán se encuentran Cualquier lugar menos este, Cuando los muertos hablan, Cinco actores en busca de un seño, y Por gusto, el portazo. Todas las obras se presentarán en los diferentes escenarios del evento: el Cabildo Teatral Santiago, el Café Teatro Macubá y el Complejo Cultural Rogelio Meneses.

Otros espacios que serán escenario del talento artístico del teatro cubano contemporáneo serán el Parque Serrano, la Galería La Confronta, la Sala Mambí y el Centro Cultural Francisco Prat Puig.

Momento importante dentro de esta edición 17 del Máscara de Caoba será el homenaje de instituciones y autoridades en la provincia al grupo Macubá por sus 20 años, y la presentación del documental Siempre el teatro, siempre, realizado por Yunier Riquenes y Naskicet Domínguez, en un homenaje al dramaturgo Ramiro Herrero, recientemente fallecido.

La cita teatral concluirá el domingo 8 de abril con una actividad especial dedicada a los 30 años de haberse fundado la Casa del Caribe, institución cultural de relevancia en Santiago de Cuba.

Tomado de Vuelve el Máscara de Caoba a escenarios santiagueros.

Desempolvando, otra forma de conocer a Santiago de Cuba (+fotos)

Adentrarse en la historia de Santiago de Cuba de una forma original a partir de una exquisita mezcla entre el arte y la archivística como ciencia documental, es el ingrediente irrepetible y singular de la peña Desempolvando, que este 16 de marzo llega a su primer año de creada.

La historia, costumbres, tradiciones, leyendas de la Muy Noble, Leal, Rebelde, Hospitalaria y Heroica Santiago de Cuba, han encontrado asiduos oyentes en el patio del Archivo Histórico Provincial de esta urbe, un espacio que gana nuevos adeptos en  cada entrega.La peña surgió el 27 de marzo de 2011 y su nombre proviene de la intención de desempolvar detalles de una ciudad rica en su pasado a su vez que propone una nueva forma de adquirir identidad mediante el redescubrimiento de la historia a través de los tesoros que resguarda el antiguo Vivac.

Los teatros que existieron en esta localidad, incluyendo los orígenes del coloso teatro Heredia, la aviación y la Loma de San Juan como primer “aeropuerto”, el Parque de Céspedes y todo su magnífico entorno hasta llegar a la contaminada bahía de Santiago, fueron algunos de los temas que inspiraron la realización mensual de la peña.

Como también lo fueron los Carnavales de Santiago de Cuba, únicos por su origen congo, los ritos funerarios y todo lo relacionado con el acto de enterrar a alguien, lo triste y lo risible, dónde y qué se ha bailado en esta urbe suroriental en su devenir, los tristemente conocidos terremotos y su huella física y psíquica en la población, y por último, los matrimonios incluido el primero, también constituyeron temas a desempolvar.

El director artístico y conductor del espacio científico cultural, el también actor José Pascual Varona (Pini), ha logrado aglutinar lo mejor del talento artístico santiaguero, entre ellos dos fundadores el concertista Aquiles Jorge y el Mago Ayra, además del Cuarteto Vocal Adalias, los grupos de teatro Calibán y A dos manos, las muestras del grupo de modas Santiago Tropical entre otros artistas que han desfilado por el patio del archivo provincial.

Justo a las 4 y 30 de la tarde de este viernes 16 de marzo, los santiagueros que repiten la dosis de desempolvando, los curiosos transeúntes y los que asisten por primera vez, podrán ser testigos de las celebraciones del primer año de esta singular peña que desde ya anuncia la presentación por vez primera del Trovador Alejandro, además de desfiles de moda, la actuación del grupo Macubá, y la actuación especial de Pini, creador de tan maravilloso y santiaguero espacio.

Tomado de Desempolvando, otra forma de conocer a Santiago de Cuba (+fotos) « portal de la ciencia cubana.

La Lupe: otra crónica

La Gran Tirana: suceso teatral en Santiago de Cuba

Las filas ante la taquilla y el público puesto de pie aplaudiendo prolongadamente al final de cada presentación evidenciaron el éxito de la puesta en escena concluida hoy del monólogo La Gran Tirana, acerca de La Lupe, hija célebre de esta oriental ciudad cubana.

Desde el jueves último, el céntrico teatro Martí acogió la obra, con guión de Carlos Padrón, la dirección de Verónica Lynn y la interpretación de María Teresa Pina, en una desgarradora actuación muy a tono con la vida atormentada y difícil de Guadalupe Victoria Yolí Raymond.

Por el escenario desfilaron primeramente imágenes fílmicas acerca de la popular y carismática cantante, nacida en el barrio de San Pedrito, con testimonios de musicólogos cubanos como Helio Orovio y Radamés Giro, entre otros, y personas que la conocieron y admiraron.

Entre los espectadores figuraron santiagueros de la tercera edad entre los cuales estaban algunos que tuvieron el privilegio de compartir mediante espacios musicales de la emisora radial CMKC los momentos iniciales de la vocalista también conocida después como la Yiyiyi o la Reina del Latin Soul.

Durante cerca de dos horas, pasaron por las tablas los sufrimientos y alegrías de La Lupe, sus amores y desamores, sus recaídas ante la droga, sus triunfos profesionales y un talento nato que la llevó al éxito en varios países y particularmente en Nueva York, donde residía.

Venerada y estigmatizada casi a la par por su irreverencia y agresividad en la escena, La Lupe fue motivo de inspiración para muchos, en particular el director de cine español Pedro Almodóvar, quien empleó su voz en varias canciones de su cinta Mujeres al borde de un ataque de nervios.

Fallecida en 1992 en la pobreza, dejó un legado insuperable por la originalidad y apasionamiento de una entrega artística en la que prevalecía la autenticidad de un ser humano tocado por una gracia inusual y un fuerte temperamento, puesto a prueba por prejuicios raciales y sexistas.

Aunque pueda ser tenue su estela en esta ciudad, la Gran Tirana vuelve ahora por sus fueros y sus composiciones, escuchadas con frecuencia por la radio, ya sea en su voz o la de otras intérpretes, la traen de nuevo ahora a la tierra de su niñez y adolescencia.

Tomado de Prensa Latina

 

“La Lupe” regresó a Santiago

Como si necesitara exorcizar sus demonios, quitarse uno más de sus vestidos, esta vez el de la piel que cubre el alma, y quedar desnuda ante su público para justificar su existencia; como si realmente necesitara que se le entendiera, que supiéramos quién era realmente La Lupe.

¿Y acaso es necesario dar explicaciones? ¿No basta con verla, sentirla, tocarla en la potencia de su voz, de sus gestos, de su desenfado?

“La Lupe” regresó a Santiago, a esta ciudad de su San Pedrito natal, ese “pueblito” que sólo apareció en el mapa cuando ella salió de allí. Y llegó como si nunca hubiera partido, como si no hubiera pasado ya casi una treintena de años desde que dejó este mundo al cual ya nada le debía porque le había quedado pequeño.

Y la fortuna del regreso debemos agradecerla a “La gran tirana”, obra teatral dirigida por Verónica Lynn, producida por Carlos Padrón y actuada magistralmente por esa estelar María Teresa Pina que no deja de sorprender.

“La gran tirana” se estrenó anoche en un abarrotado Teatro Martí, que rompió en aplausos y ovaciones no bien había sido dicho el último parlamento, y las luces morían con el último ademán.

Durante más de hora y media “La Lupe” actuó en Santiago. Espantó temores, expió culpas, brindó confesiones y todo, mientras envolvía al teatro con la potencia de su voz y la voluptuosidad de sus gestos. Se adueñó del tablado del Teatro Martí: ora su casa, ora el cabaret, ora la intimidad del cuarto. Arrancó susurros, exclamaciones, risas, quizás alguna que otra lágrima nostálgica.

De los aciertos y desaciertos de la puesta en escena no soy quien para hablar, prefiero quedarme con la imagen de los aplausos, de la ovación, de la emoción de no pocos rostros; prefiero quedarme con el reencuentro, con el redescubrimiento, con la voz que aún hace eco.

Todo el fin de semana estará en escena “La gran tirana”. Todo un fin de semana durante el cual, el grupo de teatro Trotamundo regala a Santiago de Cuba la oportunidad de disfrutar, una vez más, a Lupe Victoria Yolí Raymond, eternamente, “La Lupe”.

Navegador de artículos