Santiago en mí

Prólogo

Nací y vivo en Santiago de Cuba, ciudad del oriente sur de la mayor isla del Caribe que ha sido blanco de más de una alabanza, incluso, alguna que otra vez, de algún reproche. No me considero mejor que fieles y apóstatas para crearles odas o sermones a mi ciudad. Soy, como muchos, un santiaguero más que hoy quiero dedicarle a esta urbe de planos inclinados y estrecheces, un espacio donde vuelque todo aquello que me brinda el vivir en ella, entre sus montañas y calores, entre el folcklore y la vulgaridad. Cuanto escriba aquí escapará irremediablemente a la imparcialidad, quedando signado por mi visión de una realidad compleja de por sí. No pretendo tener la verdad absoluta, pero sí MI VERDAD y como tal sólo pido se me respete, aunque a veces el pesimismo desborde mis textos, o en ocasiones peque de iluso.

Este “diario” no es más que espejo de un santiaguero común. Tal vez les resulte familiar a muchos, a otros les será inverosímil. Pero si al final de la jornada este blog contribuye a un acercamiento a esta ciudad tan real-maravillosa, como toda tierra del Caribe descrito por Carpentier, entonces me sentiré orgulloso de haber aportado ese granito de arena.

19 pensamientos en “Prólogo

  1. Ramiro Cruz en dijo:

    Hola!! Tengo ciertas dudas sobre el censo de 1981 con relacion a los asentamientos urbanos, segun datos de este censo la ciudad contaba con 351,241 hab; El Cristo con 7,619; El Cobre 4,739 y Siboney con 802 hab, El Caney aparece como parte fusionada a la ciudad de Santiago, pero aun asi sumando esto me da una diferencia de 1,922 hab aproximadamente, esa diferencia pertenece al poblado de Boniato?? que es area urbana aledaña ala ciudad..
    Otra duda Dos Caminos del Cobre area cercana al cementerio, que pertenecio hasta 1964 al municipios de El Cobre que nombre tiene hoy en dia….Distrito José Martí?????
    Cordialmente
    Ramiro

    • Saludos Ramiro, Comienzo por responderle su última pregunta, en efecto, la zona cercana al Cementerio Santa Efigenia actualmente la limitan el Dtto José Martí y el barrio de San Pedrito.

      En cuanto a los censos…pues bien, primero permítame salvar responsabilidades :), no soy historiador y cuanto escribo acá me lo hago por el amor a mi ciudad y a la historia, tomando tiempo extra de mi diario, por lo que no presumo de tener la verdad absoluta, ahora bien, los datos que uso en los textos los pongo tal y como los tomo de su fuente que siempre trato de citar.

      NO siempre fue fácil encontrar los datos que me permitieran completar lo que quería fuera una serie de artículos y cuando aparecían en ocasiones se referían a la antigua provincia de Oriente, en la cual se citaban entonces poblados que en la actualidad pertenecen a Santiago de Cuba, puede que a la hora de tomar los datos haya incluido alguno que hoy no se cuenta como tal, o que haya redundado información de algún sitio que en la actualidad no se cuenta para Santiago. La diferencia encontrada por Ud puede tener muchas causas que me es imposible definir desde ahora, pero le agradezco el comentario y espero que de algo le haya servido la entrada a la cual hace referencia.

      Saludos cordiales
      Noel

      • 1
        PRÓLOGO
        Del romance, entendido como novela, Son de Carolina
        (sin editar)
        Me siento, ante una tarea colosal y con la enorme obligación, no siendo Filóloga, de definir al
        Neo Realismo Romántico, señalar sus fuentes y principales características en la Narrativa, Poética
        y Plástica, hasta el presente. No pretenderé hacerlo en este prólogo, aunque se esté ante la segunda
        novela en esta línea, que se suma a más de una decena de libros, escritos por mí en diferentes
        géneros, que pretendo englobar en el Neo Realismo Romántico. Es un ensayo comenzado y que
        espera por su conclusión, la que, evidentemente, necesita de un proceso de maduración. Me
        hubiese gustado contar con la mano experta de mis profesores de Literatura Universal del
        Bachillerato, del “Cuqui Bosch”; de mis conocidos Doctores en Ciencias Filológicas de la
        Universidad de La Habana, algunos entre los más encumbrados conocedores de la Lengua y de la
        Filología, especialistas en Historia del Arte, Literatura Universal y Literatura Española; con mis
        amigas Sociólogas, a alguna le he solicitado evolucionar hacia la Sociología Literaria, para que
        haga la Sociología del Neo Realismo Romántico y de mi Obra. Algunas de estas personas me han
        visto crecer desde la recién graduada del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú
        (MGIMÓ o MIMÓ-Universidad) hasta mi jubilación y conocían de mi intención de evolucionar,
        en mi retiro, hacia la literatura de entretenimiento y reflexión. Por ejemplo, de la Dra. Martha
        Núñez, a su regreso de haber desempeñado el cargo de Consejera de Prensa de la Embajada de
        Cuba en Moscú, recibí palabras alentadoras y halagadoras, imprimiéndome seguridad en el éxito,
        con un “Tú puedes, porque eres muy buena escribiendo. Tu Español es excelente”, lo que viniendo
        de Martha era importante, porque ella misma tiene un excelente dominio del Castellano y una
        elegante pluma, sutil y finísima.
        2
        Repito, debo terminar ese ensayo literario comenzado, en que intentaré definir al Movimiento
        de forma más precisa que en el Prólogo de Autor de Vals para Karla. Ese algo nuevo y distinto,
        diferencial y original, que los lectores sienten, y señalan algunos, que experimenté yo misma al
        concluir su escritura, y que me obligó a pedir a una amiga, muy romántica y con aspiraciones de
        escritora, a que me escribiese un prólogo. Más tarde, lo intenté con Isabel Allende. Ninguna de las
        dos los ha escrito hasta hoy. Ello me obligó a sacar mis armas de Ensayista para convertirme en mi
        propia Prologuista, del mismo modo que Cervantes, con la única diferencia, que el Prólogo de
        Cervantes a su Don Quijote de la Mancha no fue bien acogido por un número tal de lectores,
        que le obligó a admitirlo en su siguiente Prólogo y hasta cuestionarse escribir uno más, el de las
        Novelas Ejemplares. A diferencia de Cervantes, no utilizo a Heliodoro, ni a otros, de modelo;
        no imito a nadie, ni siquiera a mis Escritores predilectos. Tal vez, tenga que leer algunas novelas
        cortas de Cervantes, pero no lo imitaré, yo escribiré al nivel del siglo XXI y de la instrucción
        recibida. Estoy en la capacidad de decir, que Vals para Karla ha logrado superar, con creces, al
        Cantar de los Cantares, siendo el “Cantar de los Cantares de la Nueva Era”, su primera parte.
        Al tener una experiencia completamente diferente a la de Cervantes con su primer prólogo, el
        Prólogo a su Quijote, y con la ventaja de haber escrito muchas introducciones a ensayos sociales
        y el Prefacio a la trilogía Las Caras de mi Locura, escrita entre 2001 y 2002, en 7 meses, y
        otros, me seguiré atreviendo a preceder el contenido específico de cada libro de un texto
        introductorio, los que son tan necesarios e instructivos, a la vez, en mi caso, y servirán a modo de
        conferencia acompañante.
        Los textos introductorios de Vals para Karla han resultado un verdadero y contundente
        éxito, tanto en lectores intelectuales, instruidos, buenos lectores como en novatos de la lectura y
        personas con muy bajo nivel de instrucción, incluso, con capacidad mental reducida. Leer el
        prólogo es una elección del lector. He tenido la suerte y la dicha de que mis lectores se hayan
        3
        sentido atraídos, de tal forma, por mi Prólogo, que han esperado la conclusión de su lectura para
        iniciar la novela, lo que sólo suele suceder muy de cuando en cuando y, mayormente, en lectores
        especializados y con un elevado nivel de instrucción e intereses intelectuales. Al tiempo que me
        felicito, les doy las gracias a mis lectores actuales y potenciales, en la seguridad de que ellos no
        sólo han sabido valorar mi trabajo, sino también han marcado el siguiente peldaño de mi carrera.
        Ello me hizo lanzarme al desafío de escribir un prólogo para una novela, que ya es una Obra
        Cumbre en la Literatura Española, un clásico entre las novelas históricas, del mismo modo
        que
        Vals para Karla lo es dentro de la novela moderna, ambas en la Narrativa, en general, en
        el siglo XXI. Un Prólogo, nada más y nada menos, que a Inés del Alma Mía del Isabel Allende,
        la más Grande Escritora de la Lengua Española del siglo XX. Aunque ubicar a un Grande entre los
        Grandes es un inmenso riesgo. Yo, para ello, utilicé referencias ajenas y el gusto personal.
        Ciertamente, es difícil superar a Carpentier y a Lezama. Esos dos eminentes paisanos míos, que en
        algún momento poblaron las aulas de la Universidad de La Habana en calidad de alumnos. No
        obstante, en el caso de mis coterráneos su lectura es de élites, mientras que Isabel Allende,
        manteniendo un elevado Castellano, un excelente dominio del idioma, es asequible al amplio
        público. Al parecer este importante desafío, en los inicios de mi carrera de Prologuista, lo cumplí
        satisfactoriamente, al homenajear a la eminente colega en su 65 cumpleaños, recibiendo un aplauso
        de quién tanto le cuesta aplaudir a otro en público: “¡Muchas gracias por escribir ese maravilloso
        prólogo para Inés del Alma Mía! Lo guardaré como un tesoro.”1
        En la presente novela, Son de Carolina, contaré con algunas ventajas con relación a
        Las Caras de mi Locura y a Vals para Karla, también, a Canto a Karla, fuera de la
        Narrativa. En primer lugar, cuento con Internet y diccionarios, no muchos, pero muy buenos, y con
        1 Del e-mail a ANDREA TUTOR, 7 de agosto de 2007.
        4
        una experiencia avalada por una novela excelentísima y un testimonio fiel, fidedigno y equilibrado,
        al tiempo que bien escrito y con un léxico, que fue capaz de impresionar a un señor profesor de
        Literatura y Lengua Española del Instituto de Segunda Enseñanza “Torres Quevedo” de Santander,
        Doctor en Filología de la Universidad de Navarra, quien gentilmente me acompañó con sus
        lecturas y animó con sus comentarios, quien me permitió usar su biblioteca especializada por
        varios años. Lamentablemente, no fue mi corrector, quien tenía todas las condiciones para serlo y
        me llevaba las revistas culturales de la semana. En Cuba, me hubiese sido mucho más fácil en este
        sentido y cualquiera de mis amigos, incluso otros, me hubiesen ayudado con sus correcciones,
        señalamientos concretos e intercambio de opiniones. En Cuba, las personas instruidas no suelen
        esconder ni administrar sus conocimientos, tal vez, porque lo que se recibe gratis se da gratis,
        como ley universal, lo que no está reñido con ganar para satisfacer sus necesidades. La heroicidad
        de escribir esos cinco importantes libros de mi carrera literaria sin diccionarios, sin correctores, sin
        ir a la Biblioteca y sin moverme en un medio intelectual por muchos años merece ser destacada.
        Esto no lo debería decir yo, sino la Dra. Marion Welzel. Ella ha sido la intelectual con quién he
        compartido mis proyectos, mis reflexiones, dudas, búsquedas… de forma epistolar,
        fundamentalmente; quién echó las primeras gotas de agua a la semilla de escritora literaria,
        sembrada por mi padre en la tierra arada por mis profesores de Bachillerato, colocando la
        inquietud ante mí. Ella debería haber sido la Iniciadora del Neo Realismo Romántico en la
        Literatura, aún está a tiempo de ser la primera de la Lengua Alemana. Ella fue la primera, que me
        habló de ser una niña romántica de 14 años, de compartir lecturas y personajes, temas, bromear
        con nuestros lectores, contándole una misma historia desde dos enfoques diferentes. De hecho,
        trataré de compensar su ausencia en esta gran aventura para darle un segundo enfoque a una
        relación compleja y controvertida.
        Marion conoce, en detalles, mi Obra y sabe de los errores de algunas de mis hipótesis. Esos
        que sirven para profundizar en algunas materias; nuestros necesarios y no tan necesarios errores,
        5
        que ayudan a avanzar por el camino de la sabiduría. En esos primeros años de mi vida en tierra
        española, fue muy importante contar con una biblioteca privada a mi disposición y muchos libros a
        mi alrededor, los que constituían un recordatorio de mi nivel intelectual y una presión constante
        por no perderme en un medio dominado por personas comunes, que aunque excelentes desde el
        punto de vista humano y sin las cuales no hubiese sobrevivido, ni hubiese podido exhibir, hoy, un
        conjunto importante de libros terminados, se hubiese perdido el mundo un mensaje divino, la tan
        necesitada caricia. De mis esfuerzos de esos primeros años, pueden hablar mis amigos españoles y
        mi hermano Miguel Ángel, mientras que de mis inquietudes y dificultades intelectuales sólo está
        en capacidad de hacerlo la Dra. Marion Welzel.
        En 2004, tuve la suerte de sensibilizar a la Sra. Isabel Allende, la Escritora (y señalo su
        profesión, a pesar de su fama, porque la Embajadora de Cuba en ese período, en Madrid, tiene el
        mismo nombre y apellido, pero no es Llona), por ahora no sé, si la sensibilicé o incentivé su
        curiosidad. Con independencia de la respuesta, ha sido un eslabón nada despreciable, la tercera
        intelectual, que leyó mi novela Vals para Karla, los dos primeros escritos para mi libro
        Cuentos de la Historia de España, un comentario literario y 2 ó 3 poemas en la primera
        mitad de 2004. Isabel ratificó mi confianza en mi Obra literaria y me imprimió seguridad al
        enfrentarme al fenómeno espiritual de la creación, la Creación con mayúscula en calidad de
        obreros-creadores, en condición de iluminados, guiados y asistidos desde las Alturas; un lujo con
        el que contamos muy pocos en un grado tal, para parodiar las palabras de Isabel Allende de
        entonces.
        Si en Vals para Karla, mi etapa previa a la escritura estuvo acompañada de
        unas vacaciones llenas de composición poética y caminatas al aire libre, unidas a un curso de
        Inglés, en Son de Carolina la preparación ha consistido en pintar, dibujar y pasear por
        exposiciones de pintura, grabados y fotos, en las que mi abuelo Tutor me ha ido dando clases,
        6
        directamente, sobre los cuadros y grabados de otros pintores. Asimismo, ha guiado mis clases
        prácticas en mi Estudio, cada tarde, del verano de 2007. Siendo Pintor de Academia, en una etapa
        de transición de la Pintura hacia el Expresionismo, Impresionismo y otras tendencias
        independizantes de la Academia, a la cual él se enorgullecía de pertenecer y ser fiel, como yo del
        MGIMO y de la Universidad de La Habana, no puedo pedir un mejor Profesor. Pues, viniendo del
        Abuelo y de su elevadísima instrucción han constituido el lujo del pasado verano, una compañía
        difícilmente superable y, cuando hace falta otro, Él lo trae. Otro privilegio ha sido la constante
        Presencia de mi Hermanito y mi Papá; este último me hacía mezclar los colores ante la planta, que
        le tengo dedicada. Mi Hermanito, Raúl, me hace hacer el gesto de Mercurio en su escultura de
        Florencia, para delatar su Presencia y mi Madre me manda a comprar hilo blanco.
        Hablando de mi Mamá, diré que se siente muy orgullosa de mi pluma y mi corazón, después
        de haber alcanzado el Cielo, la que antes dudaba de que pudiese emular a Miguel de Cervantes
        Saavedra. Si yo le hubiese dicho mi mamá, que era la reencarnación del mismísimo Miguel de
        Cervantes, que había regresado a su tierra de origen, nacido en una isla que flota a la deriva, cual
        Dios de la Mitología Griega, mi Madre, en vida, jamás lo hubiese creído. Del mismo modo,
        siquiera sus hermanos pueden aceptar, que mi Hermanito Raúl es El Cristo de la Misericordia
        Divina, el Cordero de Dios, que se entregó por todos sus hermanos. Y sé que les sería difícil
        aceptarlo dentro de su Iglesia, aunque en cada misa se le pida. “¡Ven, Señor, Jesús!”. Entretanto,
        muchos iniciados y sus seguidores repiten la Gran Invocación, desde que concluyó la Segunda
        Guerra Mundial, con un “Qué Cristo retorne a la Tierra”. Justo cien años antes del Año del Hijo,
        llegaron sus abuelos, paterno y materno, a la Isla de Cuba, y ciento dieciséis nuestra abuela
        asturiana (el 16 es el día de nacimiento de Raúl y si cambiamos un poco la ortografía, al modo
        sugerido por García Márquez, quién pretendía no respetar tanto las normas ortográficas, con la
        llegada de mis bisabuelos asturianos ya se marcaba el destino, del cual Dios ya se lamentaba con
        un “sorry”, desde el siglo XIX, en que venía preparando el Camino. Ya escribiré un ensayo en
        7
        materia de Teología: “Jesucristo: mito y realidad”. Pues, en su V Centenario, de Cervantes quiero
        decir, vine a celebrar al Autor y a su Quijote, pero el coro de gallinas, mejor dicho, las obrer@s
        que recogen sus huevos y los llevan al mercado no les permitió disfrutar de su retorno.
        Siempre con obligaciones adicionales, en ambos casos. En el primero, tuve que cuidar de mi
        madre anciana, que había venido de Cuba y se pasó más de medio año con nosotros entre
        Santander y San Sebastián, pero más en Santander. Pues, cómo no le gustaba quedarse sola en
        aquel piso/apartamento, a pesar de la bellísima vista de Los Picos de Europa y el Mar Cantábrico,
        que teníamos a nuestra disposición, tenía que permanecer con ella. Decidí, al ver que no me dejaba
        hacer nada, darle a leer dos libros: mi trilogía, versión original, Las Caras de mi Locura, y la
        vida de San Vicente de Paúl. Y, así entretenida ella, yo me senté a escribir Vals para Karla,
        el día 30 de octubre de 2002, un día como hoy, alternando con poesía, conversaciones para
        distraerla y con los quehaceres de casa, que me correspondían, ya que mi hermano Miguel Ángel
        trabajaba muchas horas en la Universidad de Cantabria. Yo me encargaba de los quehaceres en
        casa. Me pertenecía por la división social tradicional del trabajo dentro de la familia; una
        experiencia nueva para mí en mi etapa adulta. Así, en la elaboración de Vals para Karla, fui
        novelista, poetisa, canguro y ama de casa por los dos meses, con vacaciones de Navidad por
        medio, en que escribí y revisé la novela.
        Entretanto, la antesala de Son de Carolina ha sido compartida, mejor dicho, ha ocupado
        un lugar central la realización de I Concurso Universo de Cuento Infantil “Raúl Torres in
        memoriam”, dedicado a honrar a Hermanito, Raúl Torres Vila, que goza de la Gloria de Cristo y
        es, además, el Precursor del Neo Realismo Romántico en la Plástica, iniciado por él, allá, en los
        ’80, y que se vio truncado por su partida antes de tiempo; aunque, según versan Las Escrituras,
        todo ocurre en su momento preciso. Él no se formuló ninguna meta en este sentido, sólo se dejó
        llevar por la inspiración, que volcó en el cuadro “Los Iluminados” y “Los Pajaritos”, a los cuales
        8
        yo doy nombre. Mi Hermanito era el ser más amoroso, dulce y noble, que he conocido, por lo que
        estoy segura, hubiese novelado y escrito bellísimos poemas, mejores que los míos, y nos hubiese
        deleitado con una pintura excelsa. No es lo mismo ser el Iluminado, que estar iluminado por Él.
        Siempre lo veo como la reencarnación de mi abuelo Tutor. No sé por qué, desde pequeño lo asocié
        a mi abuelo, y mi papá decía, que se parecía mucho a él mismo de pequeño, con su pelo rubio y
        sus cejas oscuras, que le hacían pensar en que llevaba dos parches en la cara. Esta vez, no he
        tenido vacaciones, propiamente dicho, pues he tenido que trabajar mucho en completar y montar la
        I Muestra Privada de la Plástica del Neo Realismo Romántico. Contando, solamente, con ayudas
        puntuales, que resultaron indispensables. He sido, en la primavera-verano 2007, pintora de brocha
        gorda y de pincel. Además, etapa de aprendizaje y nuevas experiencias: pinté mis primeros
        cuadros con pincel, siempre sobre la base de la técnica Ball Pin Pin, esta vez, combinándola con
        otras, probándola sobre otros fondos y avanzando en el uso de pinceles y espátulas. Mis primeros
        intentos, que han dejado cuadros, de los que me siento orgullosa, y pueden ser vistos desde
        diferentes ángulos y distancias, con distintas luces, y el efecto resulta grato, hasta sorprendente.
        Así como contar con más de una interpretación; llenos de simbolismos.
        La frase inicial, el verso de dedicatoria y el primer párrafo fueron escritos en el verano, tras
        ver y reconocer el rostro de Gustavo Adolfo Bécquer. Estando en mi puesto de meditación, me
        preparaba para mi siesta. Al principio, sólo le veía la barbilla, los bigotes y la punta de la nariz, y
        me dije: “Ese rostro me es conocido. ¿Quién es?”, y se completó el rostro hasta el nacimiento del
        pelo y las hondas de su cabello. Me dio alegría el verle y reconocerle. Me pidió, que su poema
        presidiese mi próxima novela y me dio licencia para cambiar signos de puntuación y omitir
        algunas palabras, de entenderlo preciso. Me levanté y busqué en Internet sus Rimas. Me dio la
        pauta o el pié, como dirían los que se inclinan por la controversia en el punto guajiro. Una
        vez concluido el primer capítulo de Son de Carolina, Cela ha entrado en esta habitación para
        acompañarme y servirme de material de consulta en mi dualidad de Escritora y Editora, que trata
        9
        de levantar una casa editorial para difundir su Obra y la de sus amigos, si su calidad es merecedora
        de publicación. Me hizo recordar, que él dedicó unos dos años a la fundación de la Editorial
        Alfaguara y que sacrificó un proyecto de novela, de la cual hablaba, pero no escribía. Algo similar
        me pasó con Reos de Dios, una novela que he tenido que detener por más de un motivo, entre
        ellos, por editar Vals para Karla y hacer el Concurso de Cuento Infantil, lo que no me dejaba
        tiempo ni energía; no me permitía la paz necesaria para la creación artística, para alcanzar el estado
        elevado de espiritualidad necesario, si hablamos de creación y no de técnica e imitación, de contar
        una historia por contar; si pretendemos lanzarnos un reto en cada libro y aportar algo nuevo,
        original, una cosmovisión propia y contribuir al desarrollo humano. Me he puesto la meta de no
        esperar dos años para concluir una nueva novela y hacerla combinando, esta vez, la escritura con
        obligaciones epistolares y artículos de opinión y, entre col y col, ir editando dos libros de cuentos e
        ir haciendo alguna pintura, terapia excelente para calmar los ánimos. Esto me hace trabajar en
        tonos diferentes, utilizar distintos registros, lo que constituye un gran reto para mí, porque en los
        artículos de opinión mi lenguaje es discursivo; en las cartas, epistolar de una intimidad
        comunicativa, que predomina sobre la corrección gramatical y, en la novela, mi narrativa es
        apasionante, amorosa, muy suave, sutil, delicada, finísima, con muchas aristas y con diversidad de
        interpretaciones, cual cebolla dulce de varias capas.
        Escribo el presente prólogo, del mismo modo que escribía mis Introducciones en las Ciencias
        Sociales, al comenzar el trabajo, lo que sería cuestionable para un Prologuista. No obstante, tengo
        la ventaja de conocer de antemano, que mi novela tendrá la excelencia de mis escritos anteriores y
        la intención de superarlos. Esto constituye un enorme reto, porque Vals para Karla es un clásico
        de hoy y está escrito con una prosa divina, que el lector no puede abandonar, que le atrapa y lo
        eleva hasta Dios en un abrazo de amor. Vals para Karla superó, con creces, al Cantar de los
        Cantares. Por ello, lo ofrezco, con toda responsabilidad y confianza, al mundo en esa calidad pero,
        10
        esta vez, de la Nueva Era”, el que, en una edición más amplia, pudiese estar acompañado, en
        calidad de anexo, por una selección de poemas de Canto a Karla, escrito de forma paralela y su
        subproducto, al tiempo que materia prima para la novela y madera para alimentar el fuego de la
        pasión de mi alma.
        Son de Carolina es el segundo libro dedicado al amor de Karla y Carolina, esta vez,
        cantado por Carolina, desde su óptica y en un intento de comprender a los humanos y sus actitudes,
        a los humanos transformados o condicionados por su entorno, con sus mezquindades y virtudes.
        Con esa Carolina, que se nos presenta cual Principito en un mundo lleno de contradicciones e
        intereses, de falsedades y egoísmo; un mundo, en que el hombre se vanagloria de su bondad y es
        ruin al modo de los reptiles, se arrastra ante el dinero y el poder; mundo, capaz de cambiar los
        colores, al modo de los negativos de las fotografías, que invierte los colores para no reconocer que
        camina al revés, con los pies para arriba, cual Pedro crucificado. Pedro siempre fue el más pillo de
        todos apóstoles: quiso obtener galones antes de que Jesús de Nazaret se marchase al Cielo, porque
        desde allí le vería mejor el fondo del alma y, siendo nombrado por el Cristo, ninguno de los otros
        se atrevería a cuestionarle su poder y jerarquía sobre ellos; se atrevió a desafiar y a calumniar a
        María Magdalena, la marginó, porque no podía superarle en la oratoria, en la gracia y el amor;
        negó a Jesús de Nazaret por no asumir las consecuencias de las ideas de éste, pero le seguía cual
        ovejita imantada. Y, por último, meditó tanto, que comprendió, que si irse al Cielo era un segundo
        nacimiento, teniendo en cuenta que se dice que los niños que nacen de pié o sentados son personas
        con suerte, decidió ser crucificado con los pies para arriba, del mismo modo en que se lleva a los
        muertos a la morgue. Así, Pedro llegó de pié y caminando, mientras que Jesús tardó tres días y
        sufrió el duro frío, que quema cual llama, del infierno, un invierno leído en alemán. Carolina se
        debate en el transcurso de la novela en la comprensión del ser humano, y del misterio del amor y el
        desamor, del individualismo guiado por un acérrimo egoísmo y avaricia, y presenta otra cara del
        hombre, que coexiste en un mismo ámbito geográfico con otros corazones de oro. Y nos lanza el
        11
        mensaje: “Podemos ser mejores, autoperfeccionarnos”, a la manera de León Tolstoi y, con Jesús de
        Nazaret, nos muestra que hasta los mejores hombres son malos y dañinos, que al mismo tiempo, al
        que se alimenta puede en un momento morder la mano que le sirve la mesa, y viceversa. Un
        mundo lleno de puñales, al que va purificando en cada foto hecha a una espalda. Se lamenta de
        tantas espaldas retratadas en los últimos tiempos. Cuando al hombre se le debe ver el rostro, debe
        mirar de frente y directo a los ojos, para que se comuniquen no sólo las palabras, sino también los
        espíritus, que habitan dentro de nuestros cuerpos, para que se reconozcan más allá de su apariencia
        externa.
        Lo único que les puedo prometer, queridos lectores, es un fenómeno similar o superior a
        Vals para Karla. Se le quemarán, como a mí o a algunas de mis lectoras, los alimentos en la
        cocina; dejarán de comer y de hacer sus obligaciones, por lo menos, mis lectores más
        sensibles. Mi Estudio, mi Habitación-Oficina y restantes instalaciones ya han adquirido el olor de
        la Juana y mi comida, el sabor de la Juana, que me hace recordar a mi padre, a quien le encantaba
        ese cuento mejicano y lo repetía mucho: <>
        La Autora, Santander, 30 de Octubre de 2007
        Día de San Germán http://www.andreatutor.com
        http://www.andreatutor.com/PROLOGOS/PrólogoSON.pdf

      • 1
        LAURA VICTORIA
        Primera novela pastoril moderna
        PRÓLOGO DE AUTOR
        (no editado)
        Aunque no es nuestra intención emular a Cervantes, sí constituye un reto para mí, como
        Novelista, escribir una novela pastoril moderna. En primer lugar, persigo el objetivo de narrar
        una historia y las historias secundarias, muchas de ellas traídas para tratar temas específicos, que
        me he propuesto en la presente novela, LAURA VICTORIA, sin llenar páginas de más. No
        será una obra tan extensa como LA GALATEA, del mismo modo introduciré menor número
        de poemas. Como norma, los amantes del género no siempre lo son de la Poesía, cual si hubiese
        caído en desuso, habiendo muy buenos poetas y poetisas, eso sí, mayor cantidad de malos
        poetas. Un amigo, cuya Tesis Doctoral, en la Universidad de Navarra, versaba sobre Poética
        apuntaba, que hasta los excelentes poetas tenían sólo unos pocos poemas redondos. Se refería,
        por supuesto, a la perfección. No obstante, yo no coincidía con él en aprobar las tendencias
        poéticas impuestas por modernas y negar las formas clásicas de hacer Poesía, esa poesía con
        mayúscula, que acaricia el alma, y no me refiero a métrica por la métrica, sino a la musicalidad y
        belleza. El Arte es belleza y dónde no hay belleza no hay Arte, sino anti-Arte. Se puede ser
        moderno guardando bellas formas y agradables contrastes. En mi opinión, no se puede tratar lo
        superior, cual si fuese pasado, y exaltar el mal gusto, porque lo hace alguien, que lleva
        renombre, bien ganado o no.
        En LAURA VICTORIA, intentaré no aburrirles, ni con lo uno ni con lo otro, pues
        incluiré algunos versos del pasado, que le cantan a Cantabria en momentos, en que mi alma
        rebosaba de felicidad y amor; esos poemas cortos, que tanto impresionaron a mi amigo Doctor
        en Ciencias Filológicas, al cual le agradezco haberme acompañado, de forma entusiasta y
        comedida a la vez, en el parte inicial de mi carrera literaria con la lectura de los manuscritos de
        mis cinco primeros libros, recomendándome lecturas, poniendo a mi disposición su biblioteca
        2
        especializada y suministrándome revistas culturales. Se han escrito poemas para la presente
        novela y una canción, un poco cursi, que un joven rural compone para cantar a su futuro amor, a
        quién piensa llegará a amar con toda la pasión por la belleza y candidez de su alma.
        Para mí, constituye una meta muy seria escribir una novela en 200 páginas, porque una
        novela no necesita más. Inclusive, siento que mi segunda novela, SON DE KAROLINA, se
        ha pasado del tamaño ideal para el género. Ya con 300 páginas es extensa una novela a mi
        manera de ver, cuando a una Tesis Doctoral en la Academia de Ciencias de Rusia, con el
        prestigio mundial de la Academia de Ciencias de Rusia y que obliga a un aporte científico,
        cuando menos, a un nuevo enfoque sobre un tema tratado, se le exigen 250 páginas. Si Usted se
        presenta ante su Tutor con un cartapacio de 700 ó 1000 páginas en una institución científica
        seria, le enviarán a trabajar, porque le falta elaboración al material, poder de síntesis y hay más
        materia prima que análisis propio. Se está ante un autor, que todavía no sabe qué es lo
        fundamental o se ha sentado a escribir sin saber exactamente qué va a escribir o se trata de un
        corte-y-pega redactado. Un Escritor, un buen Escritor, un excelente Escritor no necesita un cesto
        de basura en su oficina. Yo sólo lo tengo en el balcón de servicio para la basura de la cocina.
        En el caso de la Literatura, da la impresión de haberse sentado ante una computadora a
        canalizar el pensamiento de otro o de conectarse al diálogo telepático de otros. Por ejemplo, este
        Verano, al ver las cinco primeras películas de Harry Potter, me asombré muchísimo (recién
        compradas a Círculo de Lectores). Me dio la impresión de que había comunicación mental entre
        la autora, los creadores de las películas con mi persona y otras personas, que, por ciertas
        circunstancias, han tenido que ver con mi vida a partir de un momento dado, a partir de un punto
        de inflexión; de un hecho circunstancial en el entorno “caótico” de los primeros momentos de
        confusión, mientras todos los ojos del Mundo estaban dirigidos al Muro de Berlín. Conclusión a
        la que he llegado mediante análisis o meditaciones reiterativas y aproximativas, con elementos
        mínimos de análisis. Es más, considero, que se interfirió o hubo conexiones al diálogo interno,
        es decir, espiritual, que fluye entre dos personas, en lo fundamental, DRA. CARY TORRES V. y
        3
        Dra. MARION WELZEL, con las interferencias de sus respectivos entornos sociales. ¡Demasiadas
        coincidencias! Al punto, que el edificio de la Obra Social Caja Cantabria es reconocible en la
        primera película de Harry Potter; el gnomo, que recibe a Harry y se le dice el número de su caja
        secreta nos recuerda a un gran amigo fallecido el 11 de Febrero de 2003, D. Raúl Álvarez, que
        fue quién me dio la bienvenida en Santander, junto con Rosa, la Directora de Inmigración, y me
        llevó al Director de Cuadros de Caja Cantabria, presentándome, además, a Jesús Cabezón,
        Parlamentario Europeo. Es curioso, que salga pequeño, Don Raúl, porque era un cubano muy
        alto y elegante con penetrantes ojos azules; al verlo detrás del escritorio, como acostumbraba,
        aún con tamañas orejas, le reconocí de forma inmediata. Lo propio me sucedió con el vendedor
        de varitas mágicas, que fue hasta 2007, primero Director de la Obra Social Caja Cantabria y,
        luego, Presidente del Banco del mismo nombre, el Sr. Jesús Cabezón, hoy, dirige la oposición en
        el Ayuntamiento de Santander. Hay momentos, en que están invertidas las situaciones, por
        ejemplo, la llegada de un aluvión de cartas o de cartas por capítulos, que es lo que hace a
        Carmen Balcells decirle a la Allende, que vuelva a escribir sus memorias, con un aproximado,
        “escríbeme una carta de 282 páginas”1, como aparece en las segundas memorias de la Escritora.
        Pues, es a la DRA. MARION WELZEL a quién se le escriben las cartas, infinidad de cartas, con
        mayor asiduidad desde mi llegada a España en 2000, incrementándose la frecuencia con el inicio
        de mi trabajo en Literatura; también, es ella quién vive en una chalecito pareado, unido a otros
        por un garajito, al tiempo que es la prima malcriada y mimada con regalos en calidad de
        sustitutos en el primer filme, que se queda encerrada en el lugar de la serpiente, usando el
        Horóscopo Chino. Al ser un proyecto literario común, comienzo a intercambiar sobre mis
        meditaciones, lecturas, hallazgos, hipótesis, hasta pensamientos absurdos; le consulto palabras
        de origen alemán y otras cuestiones. Por cierto, ella se mostró incapaz del diálogo intelectual.
        Algo similar le sucedió a Isabel Allende2, lo que le costó en inexactitudes en su magnífica
        1 Esa carta existe y yo se lo había comentado a la Escritora.
        2 Me refiero ala Escritora y no a la que fue en ese período Embajadora de la República de Cuba en España, que lleva
        el mismo nombre y estaba en España en ese momento, y, hoy, es Rectora del Universidad de Relaciones
        Internacionales de La Habana “Raúl Roa”.
        4
        novela histórica INÉS DEL ALMA MÍA. Por ser habitual en mí, al proceder del medio
        científico, le hubiese aclarado con sumo gusto. Con sólo haberse leído la Trilogía, que le envié
        en discos 3`5 nos hubiese fascinado, con mayor fuerza, su descripción del cruce del Océano
        Atlántico, pues en mi libro se describen los tres momentos, que tengo la gran dicha de atravesar
        de costa a costa, incluso de bordear Europa por el Sur, entrando por Gibraltar y ese fascinante
        paso por Estambul, visto desde el barco, al igual que la Isla de Palma de Canaria. De hecho, sin
        decirlo, sin mencionarme, Isabel Allende me dedica las primeras líneas de sus segundas
        memoria y hasta las dos primeras páginas, donde “responde” un reto, nos habla del un posible
        asaltante con un hacha, da la ubicación de Carmen Balcells y de esa carta de casi 300 páginas a
        la Dra. Marion Welzel, que le comenté a la Escritora chilena; son los elementos, que le sirven de
        pié para comenzar sus segundas memorias, que no leí, porque está presente la crueldad hacia un
        corazón. Ya en Inés del Alma Mía se le fue a la Escritora el olor a crema de almendra, que le
        participé, había inundado mi habitación en vísperas del 11 de Diciembre de 2004, indicio de la
        PRESENCIA DE DIOS, en que el SEÑOR me indicó escribir a la Colega y comunicarle su
        PRESENCIA… Mi relación con la Colega proviene de mi petición de un prólogo para mi novela
        VALS PARA KARLA, del mismo modo que Cela lo solicitó a un encumbrado intelectual y éste
        se puso soberbio, negándoselo. La Chilena temió la competencia en igualdad de condiciones; le
        temió a mi Curriculum Vitae.
        Continuando con Harry y las demasiadas coincidencias, El Calderón no es un bar ni una
        fonda, porque la fonda es la “Bodeguca” de Puerto Chico, donde en la fase inicial de mi vida en
        Santander, una noche, nos reunimos, por invitación de Lucendo Pombo, un grupo de
        personalidades de la Cultura, la Prensa y la Política. Por otra parte, yo le llamo “El Calderón” a
        un cuadro de Ramón Calderón, que tengo en una de las oficinas, en que suelo comer, con
        frecuencia, y pernocta, además, un furgón con el letrero “Calderón” en la Cooperativa “Los
        Maestros”, donde está mi Estudio de Santander. La furgoneta me sirvió de aviso, me preparó,
        para el regalo del cuadro de Ramón Calderón por parte de una amiga y su esposo. Tampoco, está
        5
        ubicado bajo la Tierra el lugar que se menciona, sino, en la Tierra, por su superficie, más al Sur
        de Inglaterra, en Santander. Hay dos momentos más, que nos hablan de una interferencia o de la
        confusión al captar datos: la caja secreta 487, que fue hasta hace un año mi Apartado Postal en la
        Oficina Central de Correos de Santander, es trastrocado en 687 por la autora (por cierto, la DRA.
        MARION WELZEL me envió un regalo en 2003 o a inicios de 2004, omitiendo el número del
        Apartado Postal. ¿Pudo haberse confundido al querer recordar y ese pensamiento quedarse
        flotando en el éter?)3 Esto pudiese estar dado por la interferencia de un 6, número de vida del
        enemigo, a partir de su encuentro en Moscú en 1979, de la DRA. CARY TORRES V.
        Pues, la butaca de la sexta película me ha hecho alucinar, ya que la butaca está en
        Alemania, pero la tela del diván del Estudio de ANDREA TUTOR, en Santander, es la que se
        corresponde con el forro de la butaca en la película, posterior pijama y, desde dentro de la
        butaca, cual convertible, sale un Profesor jubilado, en mi caso Profesora, que se le pide volver a
        incorporarse a la Escuela de Magia… Estarán presente situaciones análogas: no hay nada que se
        parezca más a Diagonal que Diagon, lugar en que se encuentran las oficinas de la Agencia
        Literaria de Carmen Balcells y otros negocios, relacionados con el Mercado del Libro y la Artes,
        donde se cuece y recuece la magia de la fama. Así como, Harry entra a la Plataforma Ferroviaria
        suavemente, primero, y se le cierra la columna 9 ¾, después. El non plus ultra, que tanto le
        encanta a la Dra. Elena Díaz, es que del huevo salga un dragoncito, llamado Norberto. Y, no
        digo nada del apellido del rubito Malfoy, porque desentonaría al buscar un sonido similar en el
        Español vulgar, por lo menos, en España.
        Parece ser que nos hemos ido de tema, todo lo contrario, porque en el presente prólogo
        trataré el fenómeno de la creación. De hecho, en los años de vida en Santander, he dedicado
        parte de mi tiempo a observar, a través de una observación participante, el fenómeno de la
        creación y el proceso creativo. Por ello, me aventuro a avanzar, por ahora, una hipótesis, a la que
        3 “Yo Soy Kary con K” suelo decir desde mis días en Rusia y hasta en Cuba, entre el medio de amigos; así firmo
        mis libros desde mis estudios en Kiev y Moscú, donde concluí el doctorado en 1990. Por ello, me ha llamado la
        atención, que la autora inglesa haya introducido una K en su nombre literario, según he visto en Internet.
        6
        denominaré creación espontánea en el proceso creativo literario y artístico, así como ello
        demuestra la EXISTENCIA y PRESENCIA de la CREACIÓN, entendida por lo que conocemos
        bajo el concepto de DIOS.
        La creación espontánea sería aquella, para la que, antes de la aparición de una obra, en
        cualquier plano del Arte, se le brinda, por parte del CREADOR o CREADORA (no entraré a
        discutir sobre género o la sexualidad de DIOS) los elementos, que la conformarán mediante
        intervención humana, expresión del paisaje y de la atmósfera, lecturas no planificadas, regalos,
        encuentros fortuitos, etc. Mediará un período de preparación, que no tiene necesariamente que
        ver con los intereses del Escritor o del Artista ni con su planificación del trabajo, hasta le puede
        alejar de sus objetivos más caros. ¡Es llevado de la mano, cual niño pequeño, el creador, con
        minúscula, es decir, el Autor!
        Inclusive, en el proceso de creación espontánea, la propia CREACIÓN puede
        dialogar con el Autor, en este caso siempre será con mayúscula en su letra inicial, en medio
        de una obra, plantearle preguntas, avanzarle el futuro de forma simbólica o alertarle durante
        la ejecución de un cuadro. De hecho, recién he tenido esta experiencia, pintando “La
        Crecida”, un cuadro, cuya idea surgió, de forma espontánea, en el margen de El Diario
        Montañés, haciendo el crucigrama, cual minúsculo cuadro impresionista de Cabarga,
        montaña ubicada al otro lado de la Bahía de Santander, la que le da el toque de distinción y
        diferenciación a la ciudad, sin pertenecerle territorialmente. Ese espléndido paisaje, que
        disfruto cada día desde el Estudio, con su Monumento al Indiano y la antena de TV, que le
        supera, lo plasmo de forma automática, distraídamente. Luego, lo hago en Ball Pin Pin sobre
        cartón reciclado (regalo a Margarita del IAL de la Academia de Ciencias de Rusia). Más
        tarde, lo llevo a una combinación de técnicas, que, sobre la base del Ball Pin Pin a mayor
        formato, idea inicial, fui añadiendo otras técnicas, como acrílico y óleo. Fue pintado, en gran
        formato para un intercambio de regalo con una distinguida Dama, para compartir unas horas
        con la graduada de Harvart, que pudiese conducir a un intercambio de ideas y experiencias
        7
        interesantes al haber estudiado, ambas personalidades, en esos grandes monstruos de la
        formación universitaria, que son el MGIMO y Harvart.
        Pues, este cuadro, “La Crecida” muestra a la tierra crecida, cuando el agua sube su
        nivel para ahogarla4 y, sobre esa agua salobre de la mar5, la Llama Espontánea camina,
        avanza hacia la tierra para evaporar al agua. Ciertamente, corresponde a dos de los elementos
        primarios, según el Horóscopo Occidental, que se enfrentarían cara a cara, físicamente, en
        una agresión, en la que se trató de estrangular, asfixiar, hizo fuerzas para llevarla hacia la
        ventana, mientras le amenazaba con lanzarla por ella desde una 6 planta (de un lado que son
        8 niveles)6. Controlando la respiración y el corazón, cual yogui, y midiendo cada
        oportunidad, logró liberar una mano y, con su propia mano derecha, la Escritora y Pintora le
        agarró y apretó los testículos al agresor, lo que le dio la oportunidad, al echarse para atrás, de
        tomar en su mano derecha el bate de Saint Germain, comprado para la presentación de los
        CUADERNOS DE HISPANÍSTICA de ANDREA TUTOR. Con el bate en la mano, todo el
        tiempo controlando el corazón, mediante la respiración y sin emocionarse, sin darle la
        4 En otro plano, le pasó como a la Isla, que no quedó bajo el mar, equivocándose la Allende, una vez más, con un
        desafortunado título “La isla bajo el mar” o similar. Dio lugar a que uno de sus más fervientes fans en España, con
        insistencia, me importunó con datos sobre la presentación, su Autora, el nombre del libro, su viaje a Madrid para
        estar presente y hasta sobre la gripe de la Escritora. El Sr. Cascón, que se sorprendió de su erección y se masturbó a
        sus 81 años, con la fuerza suave y sensual de mi pluma en VALS PARA KARLA, tras 41 años de abstinencia sexual,
        no sé por qué motivo puede pensar, que me molesta la salida al mercado de los libros de tan excelente Escritora,
        cuando yo misma le di un segundo aire, como a los deportistas, cuando ella mostraba falta de temas al volver con un
        remake, El Zorro. Yo he admirado a la Escritora por muchos años, sin conocerle más allá de su Obra y, con
        posterioridad, a mi contacto epistolar con ella. Si no la hubiese admirado, no le hubiese sometido mi novela; no se la
        hubiese confiado. Sospecho, que en Inés del Alma Mía utilizó un recurso, que le comenté; me fue dado por
        DIOS para los Cuentos de Historia de España. ¿Yo soy ingenua o decente? Este recurso sólo lo utilicé en un
        cuento, dedicado a mi bisabuelo “El Capitán de Caballería”de ese libro inédito en primera entrega, que la Escritora
        chilena tuvo en sus manos, junto con otro del mismo libro. Repito lo que dije en una ocasión anterior: “Una isla
        debajo del mar es un concepto errado desde el punto de vista geográfico (me vuelvo a sentir Profesora de Geografía
        Económica Mundial de la Universidad de La Habana). Al pasar a formar parte de los fondos marinos pierde su
        condición de isla.
        5 En Cuba, se está en presencia de un error fonético, en lo fundamental, en un conjunto de individuos de la raza
        negra o mulatos cercanos a ésta, que intercambian, confunden, como norma, la r con la l, y viceversa.
        6 Es curioso, que hace algo más de año y medio, soñé, que la Parca, estando en el ascensor y yo entraba. Ella se
        agachaba temerosa, por lo que comprendí, que rondaba. Mis sueños, a veces, se corresponden con la realidad física
        o la simbólica. En forma de flash, estando despierta me venían imagines de una persona lanzándose por la ventana.
        Era un pensamiento, que captaba o estaba en la atmósfera. Unos días más tarde, se lanzó desde el 9 A, justo la
        forma invertida del piso, donde tengo el Estudio, un hombre joven, dulce, bueno, que se deprimía, más bien, se
        sentía lastimado, por la impertinencia de las personas al ser muy gordo. Tal vez, tuviese un pequeño grado de
        anormalidad, pero con él era posible comunicarse muy bien, por lo menos, yo lo lograba. Es probable, que en el 6 A
        se estuviese generando el pensamiento o el inquilino del 6 A estuviese recibiendo un mensaje telepático de su
        “Jefe”, otro de signo Saturno, que en la distancia trata de influir sobre mi entorno con pensamiento concentrado. Se
        estaría ante algo similar a un Expediente X. Por cierto, no he visto sólo dos programas, en Cuba; los dejé de ver
        porque me impresionaban negativamente.
        8
        espalda en ningún momento, cubriéndola con la pared del pasillo, de empellón a empellón,
        con el antebrazo del agresor, golpeándole la costilla izquierda, justo debajo de la mama,
        golpes dirigidos hacia la punta del corazón, pues, con el bate de Saint Germain París en alto,
        llegó a la puerta, la abrió y golpeó la pared, solicitando el auxilio de sus vecinos, luego,
        llamó a la Teleasistencia. ¡Fue, entonces, que volvió a mirar ese cuadro y lo comprendió!
        Este individuo había comenzado a lanzar señales pequeñas de agresión desde el
        regreso de su primer viaje a Cuba, a lo que se suman otros factores, que no entro a detallar.
        Era mi inquilino en una de las habitaciones vacías del Estudio, lo que me permitía estar
        acompañada por mi dolencia cardíaca. Para mí, fue un choque psicológico importante,
        porque nunca había recibido la violencia física ni verbal de MI PADRE, que siquiera me
        regañó alguna vez, mucho menos, de un marido, ni de un novio, ni de un amigo o conocido.
        No obstante, pude mantener el control emocional antes, durante y después, porque a través
        de mi obra pictórica, ante todo, se me había preparado. También allí, comenzó a dejar sus
        marcas agresivas, por lo que debía reparar los cuadros con reiteración. Estuvo el ABUELO
        TUTOR 100 X 100 en ese período conmigo, 24 horas, aunque yo me dirigí a MI PADRE al
        ver la segunda Carolina dañada7, después de yo haber desayunado al mediodía ante los
        cuadros y haberme retirado a escribir. Curioso, el daño reiterado fue hecho en el mismo
        lugar, donde me golpeó, al filo de las 11 de la noche8, con el antebrazo. Estas y otras señales
        agresivas, hechas a escondidas, me pusieron sobre aviso y, más, la última, porque se dejó
        destapado parcialmente el cuadro, para que yo lo viera de forma inmediata y explotase por
        mi emotividad, que no siempre es explosiva. Por ello, en la tarde, unas 6 horas antes del
        suceso, puse sobre aviso a Teleasistencia sobre una posible agresión y el sujeto a detener de
        sucederme algo.
        7 Por cierto, al iniciarse la tarde y comprobar, que un cuadro, la segunda Carolina, que le representaba estaba dañado
        por enésima vez, me molesté mucho con MI PADRE y tomé el libro de Saint Germain, Mi Mágica Presencia, y
        lo lancé con todas mis fuerzas, en ausencia del individuo, contra la puerta de la habitación, que le tenía alquilada.
        8 Hablando de filo, justo en otro cuadro, una pequeña Carolina, en preparación, para regalar a la muchacha de
        servicio, una de las curvas asemejaba el filo de un arma blanca en la misma zona, que ya he eliminado tras la
        agresión.
        9
        Esa tierra crecida con las antenas, en el cuadro, es sumamente excitante, domina el
        Estudio, aún antes de entrar, sólo asomándose desde el recibidor. Supongo, porque asemeja
        un clítoris gigante, sin ser intención de la Pintora, lo mismo que el interior de un mejillón
        gallego. Puede ser, precisamente, por esta impresión, que mi primera idea fue, la parte de la
        tierra, la montaña, rodearla, incrustarle conchas de mejillones gallegos, comidos en la pasada
        Navidad; las guardé durante todo un año, en una cajita de Tarta de Whisky. Tal vez por ello,
        excite tanto el cuadro, hasta con poquísima intensidad de luz. Aunque el cielo mismo,
        impresionista en sí, la profundidad del horizonte y las propias llamas son impresionantes,
        tienen una fuerza insólita. Me atrevería a decir, que no hay un ser humano, que se pueda
        quedar indiferente ante este Tutor, ante “La Crecida”. La cotización de MI ABUELO es muy
        elevada. Por cierto, el agresor solía decir, venía diciéndolo desde hacía dos años: “Parece un
        Picasso” y yo le respondía: “No parece un Picasso. ¡Es un Tutor!”. ¿Pueden haberle excitado
        mis cuadros? A mí misma, “La Crecida” y “La Barca de Oro”, aún no concluida, me excitan;
        la primera, de tal forma, que si voy a observarla antes de irme a la cama tardo en conciliar el
        sueño; me pone eufórica. Esto me ha hecho pensar en la posibilidad de no pintar más hasta
        mi regreso a Cuba; sólo concluir algunos cuadros de un período anterior, que permanecen
        inconclusos.
        Para la creación espontánea, se prepara, en el transcurso de su vida, a un ser
        humano, sin ser precisamente una educación especializada en Arte9, aunque no la excluye,
        con elevados componentes creativos. Se ubica la capacidad creativa, sea “espontánea” o no,
        en cualquier campo de trabajo o del saber10. Para ello, se escoge a los individuos por
        9 ¿Por qué me refiero al Arte en este punto específico? En primer lugar, porque se suele tratar al Arte, como
        creación, y a los artistas en calidad de creadores. Además, la creación artística es una capacidad superior del ser
        humano, aunque no sólo ellos son los creadores.
        10 En ensayo futuro trataré el tema con mayor profundidad. Sólo señalaré, que en “Ha Historia de la Creatividad”,
        no firmado por el autor (3 p.) y que le queda grande el título, porque en realidad trata de la evolución histórica del
        uso del término creatividad, se señala, que el término tienen su aplicación a partir del siglo XVII, siendo utilizado,
        según el autor, por primera vez por un polaco, Maciej Kazimiers Sarbiewski (1595-1640). Los antiguos griegos no
        le concedía ese valor al Arte, sino que enaltecían la técnica y se regían por leyes, entendido como conocimiento,
        rigurosas, siendo una virtud, que sólo se le reconocía a DIOS en e la Edad Media y no era pensable, por prejuicio e
        imposición religiosos, atribuírsele a humano alguno, dejando sólo un espacio estrecho a los Poetas de contacto
        Divino.
        10
        parte de la CREACIÓN, del mismo modo que, en la fase inicial de conformación
        de la vida, la CREACIÓN seleccionó los elementos necesarios para dar paso a la
        vida organizada y para su desarrollo ulterior. Tal vez, pudiese decirse, que la VIDA
        se hizo un cuerpo o múltiples cuerpos y formas para Sí, dejando detrás el calidoscopio, al
        que llaman el Caos inicial.
        Esto siempre nos coloca ante la primera pregunta de la Filosofía, ¿qué existió primero
        la idea o la materia?, que no me ha abandonado desde mis días del MGIMO, allá a mediados
        de los ’70 del siglo XX, en la asignatura “Historia de la Filosofía”, ante el agnosticismo de
        las Ciencias. Por cierto, de entre mis cuatro o cinco Profesores de Filosofía del MGIMO sólo
        recuerdo a dos: a uno, precisamente, por el Agnosticismo y su forma magistral de hacérnoslo
        comprender: “¡Ahí, está mi madre! Mírenla… ¿No la ven?… Si no la ven ustedes dicen, que
        no está, aunque yo les diga, que la veo y está ahí…”. Así comenzó la Conferencia sobre el
        Agnosticismo; el otro, el Profesor DR. Henrik11, que nos enamoró con Inmanuel Kant en el
        Curso Doctoral de Filosofía, y sus propios experimentos en comunidades indígenas de
        Australia, en los que no pudo demostrar el paso de las formaciones sociales al modo de
        Marx, por lo menos, de la Comunidad Primitiva al Esclavismo. Por supuesto, eso fue en
        Australia, lo que no niega la apropiación, que pudo haber tenido lugar en Europa,
        características presentes en un número importante de personas aún en la actualidad.
        Volviendo al proceso creativo, es evidente, que las personas participantes de la
        creación espontánea forman parte de ese TODO DIVINO, al que llamaré la CREACIÓN
        POSITIVA. En estos individuos, en mí o algunos por lo menos, se manifiesta un mecanismo
        físico, que yo he visto y experimentado en una fase de mi sueño: por el chakra 7,
        ubicado en la coronilla o mollera, entra un rayo intenso y fino de luz
        blanca, muy recto, de gran frecuencia, que a nivel de las tiroides o
        11 Profesor Titular, Doctor Titular en Ciencias Biológicas y Doctor en Ciencias Filosóficas. Experto en el Proceso
        Cognoscitivo, con experimentos relevantes a nivel mundial en comunidades primitivas de Australia y con bebés.
        11
        chakra 5, en mi caso del lado derecho, hace una chispa y se produce
        un aluvión de palabras, en una transmisión desatada en pleno sueño,
        lo que ya yo intuía12
        .
        Esto puede explicar las canalizaciones, que tienen lugar en algún otro punto del
        Planeta, actuando los “canalizadores” en calidad de receptores-transcriptores, ya sean
        autores, científicos o los canalizadores de la Nueva Era, que no están, en muchos casos,
        preparados para la información específica, y su correcta compresión y transcripción. Muchos
        reciben mensajes de entidades de otro plano, de entidades celestiales o no. Estos individuos
        actúan en calidad de receptores de dichas trasmisiones, lo que pudiese estar presente es un
        sistema de triangulaciones, una malla alrededor del Planeta. Y, ello pudiese explicar el por
        qué, en la actualidad, personas, que no gozan de estudios elevados, de una trayectoria
        intelectual y no tienen el nivel necesario, se lanzan a escribir libros. Me arriesgo a avanzar:
        ideas, libros y obras, que salen de mentes superiores o del diálogo entre esos dioses, Dioses,
        DIOSES y Semidioses; autores de un menor nivel, que se conectan al flujo de la CREACIÓN
        y de los verdaderos creadores, de los Iluminados, de los que fluye la creatividad; la idea, que
        toma cuerpo.
        Se está en presencia de Creadores, entendido en el sentido más amplio y concreto,
        que nos intercomunicamos espiritualmente, colaboramos sin tener contacto físico ni
        comunicación humana natural, en algunos casos, de lo que he venido dando testimonio, en
        particular, en la Presentación de los CUADERNOS DE HISPANÍSTICA DE ANDREA
        TUTOR, 28 de Septiembre de 2009, aunque ya en 2003 señalaba el contacto con Dios del
        Poeta y le dedicaba a ÉL el Poema “El Poeta”, en mi primer poemario, que fue un producto
        secundario de mi labor creativa en VALS PARA KARLA. No siempre son Seres y entidades
        de otro plano, sino que una parte mental de algunos individuos con cuerpo humano, con
        12 Debo aclarar, que ni aún así, yo hablo en sueños de forma audible.
        12
        capacidades para influir en lo físico, se trasladan, sin que su cuerpo se traslade: unos vienen
        a ayudar y los del bajo astral a molestar, interferir, dañar la salud y aprovechan las horas de
        sueño o la noche, en lo fundamental, para dar “órdenes” dañinas al individuo. Puede ser esta
        labor premeditada o no: se conectan con cables finos invisibles al oído interno u otras partes
        del organismo, induciendo pensamientos, estados de ánimos negativos, enfermedades y
        dando órdenes a órganos físicos vitales de los individuos, que molestan al bajo astral o a ese
        individuo por una u otra cuestión. Se lleva a cabo una “guerra” en un plano virtual en
        ocasiones, lo que fue captado de tal forma por la autora y los productores de las películas en
        Harry Potter, que me han ayudado a enfrentarme a los ataques del mal con mayor conciencia
        y estar apercibida de algunas cuestiones, que a lo mejor aparecen en futuros libros y
        películas.
        Un ejemplo de colaboración en el plano espiritual entre Intelectuales, lo constituye
        mi trabajo intelectual a partir de 2006, en que observo la ayuda de la DRA. Elena Díaz en el
        video de la Presentación de VALS PARA KARLA, que aparece en mi Web. En mi forma
        de hablar, observaba algo ajeno, que me molestaba, hasta que dije. “Hay gestos, que son de
        Elena. Me molesta hacer gestos, que no son míos”. Ese día estaba muy agotada y Elena es
        una magnífica expositora. Ello demostraría colaboración espiritual dentro de la
        intelectualidad, con independencia de las voluntades propias y nos colocaría ante una IDEA
        SUPERIOR e hilos, que salen de esa inmensa araña, que se llama Aragón o el Aragonés,
        hilos de seda, hilos blanco dorado, hilos de la CREACIÓN POSITIVA. ¿Ha muerto
        ARAGÓN? ¡TODAVÍA QUEDA CATALUÑA Y UNA BATALLA POR PARÍS!
        Puntualizo, que no he trabajado ni compartido con estas personas después de mi
        jubilación de las Ciencias Sociales en 1997, aunque, en la práctica, se debe referir a Junio de
        1996, y están situadas en diferentes lugares del Mundo. Es una experiencia agradable y
        desagradable a la vez. También, una experiencia de traiciones y abandonos físicos, de
        infidelidades y de difamación para o, tal vez, haya sido una necesidad para demostrar, yo no
        13
        digo descubrir, porque DIOS siempre ha estado ahí, acompañando y enseñando en camino de
        la creación y el progreso al hombre, de forma consciente o inconsciente de su cercanía y
        contacto. De hecho, se ha intentado aislarme de los flujos, de los canales, que puedan
        conducirme a la fama, puedan ubicarme por encima de los que se creen superiores por haber
        “llegado” primero; los amigos se han hecho los “suecos”, los “tontos” y han erigido excusas
        falsas y superficiales para evadir responsabilidades, obligaciones por amistad, amor y
        solidaridad. Es como el cuento cubano “Cachita y sus cuarenta muchachitas”, por cierto, yo
        fui la Jefe de las Brigada Vanguardia, de “Las Cuarenta” y Cadena SER tiene el programa
        “Los Cuarenta Principales”. Es la CREACIÓN y los diversos creadores, que conformamos y
        hacemos no sólo Artes, sino a través de nuestra actividad intelectual, consciente o
        inconsciente, hacemos la historia humana; nos aproximamos al conocimiento de DIOS y de
        sus más cercanos colaboradores.
        Es precisamente, en 1939, en que se señala, por el Movimiento de la Nueva Era, que
        el Cosmos se expresa, en un momento crucial en la historia de la Humanidad. El Cosmos
        piensa, aunque no hable con todos, no se exprese siempre, así como envió una generación
        muy especial al Mundo ese año y, en años sucesivos, a un conjunto de individuos, que se les
        sumarian para trabajar por la Paz del Mundo, por el Amor y el Progreso Sostenibles, por un
        Mundo mejor, más justo y equitativo, sin igualitarismo. Pues, no hay nada más injusto que el
        igualitario; tan injusto como la expropiación de la fuerza de trabajo del otro o la apropiación
        del pensamiento de otro, sin retribución.
        Continuando, con el tema de la creación artística, incluida la literaria, apunto, que la
        existencia de autores, que reciben de esos individuos, Semidioses o Dioses o DIOSES ellos
        mismos, visitando el Planeta y compartiendo con su pueblo, viviendo dentro de él y cómo
        ellos, la inspiración, el flujo de información, que, luego, llevan a sus libros, no son dueños,
        en su totalidad, de los resultados económicos, los beneficios de la comercialización de “sus”
        14
        obras. Esto plantea un dilema importante para el Derecho de Autor, ya cuestionado y
        vilipendiado por los piratas y diversos sujetos del mercado.
        Por cierto, se me indica, que yo no tengo que trabajar; sólo dormir. A lo que yo me
        niego, porque yo no hago trabajo negro. Siendo parte importante de la CREACIÓN, a lo que
        haré referencia en otra oportunidad, no puede otro u otra gozar de lo que me pertenece,
        actuando el otro, la cara mostrada, en calidad de obrero13. Ahora, hay más obreros que mies.
        Del mismo modo, se ha estado en presencia de una avalancha de creación negativa.
        Supongo, que la chispa que se produce, a nivel del chakra 5, se dé del lado izquierdo, al que
        se suele llamar siniestro, aunque no necesariamente. No obstante, no me encuentro en la
        capacidad, todavía, de asegurar, que entra por el mismo chakra 714, aunque sí puede ser, de
        conectársele al autor-receptor un cordón negro, una conexión con el infierno, como me
        sucedió a mí con un individuo, nacido bajo la influencia de Saturno y concebido bajo el
        signo de Marte (parece ser, que estos son los verdaderos martes negativos, promotores de la
        guerra injusta, de las argucias y astucias del mal, siendo los seguidores de Saturno15, que , a
        veces, muestran una cara pacífica y desinteresada; pura hipocresía). Es muy importante saber
        con quién, realmente, se coloca la cabeza sobre una misma almohada o pared con pared.
        13 Mis sueños siempre han sido preciosos y en colores. No dan angustia, al igual que mi Obra literaria, como
        tampoco fue destructiva mi obra ensayística en las Ciencias Sociales. A algunos amigo, les llama la atención, que
        yo voy por Santander, diciendo qué hace falta hacer aquí o allá, qué le falta a la ciudad o puedo ver , desde Cabarga
        la ciudad del futuro extendida por todo el Valle o los valles hasta tocar el mar por varios sitios, que se encuentran a
        los pies de la Montaña o en paseos pasados por una senda, que le llaman Parque Sotileza, por la novela de Pereda,
        ver una solución bella y moderna para la parte más fea de la ciudad, dejarla soterrada (varios años más tarde, surgió
        el proyecto). Yo sólo lo visualizaba; visualizaba el futuro.
        14 En la madrugada del 4 de enero de 2010, he visto parte de un video sobre un Pintor, considerado un Genio,
        Francis Bacon, el más reciente Francis Bacon, que habla de chispas, cual diversidad de corte-circuitos a nivel de
        cabeza, ello pudiese explicar la creación negativa, que es tan evidente al observar las características de sus cuadros
        mostrados en el filme documental. Por ello, me atrevería a afirmar sobre un malfuncionamiento del chakra 6 o una
        super activación de éste por energías bajas, que contrarrestan al flujo de creación positiva, un choque de frecuencias
        nivel de chakra 6. Por lo que, lo creativo se resume sólo a actividad mental en este tipo de individuos y, por ello,
        ciertos comportamientos “patológicos”. No son enfermos, sino personas que participan de relaciones
        multidimensionales en cuerpo humano.
        15 Esto necesita un estudio a fondo por un Equipo Especial Multidiciplinario de Investigadores, con consultores en
        Materias Ocultas y Esoterismo…, combinado con estudios sensoriales con un equipamiento preparado
        especialmente para dicha investigación. Por supuesto, se necesita un grupo de Científicos flexibles, abiertos a
        cualquier descubrimiento y no agnosticismo en las Ciencias, que, como sabemos, siempre se muestran categóricas,
        aun ante sus errores, ante el desconocimiento de realidades y la negación de conocimientos anteriores. Es necesario
        renunciar al partidismo y solidaridad cientificista para aproximarse a la Verdad.
        15
        En aras del espacio y de no convertir este prólogo en un ensayo monográfico sobre
        creación artística, sólo se anotará, que es la actividad más elevada del ser humano, en la que
        se expresa, en mayor medida, esa parte del individuo, que es el Espíritu; parte, que no niegan
        ni los marxistas más radicales, los marxistas materialistas, los leninistas. Y es, precisamente,
        la parte espiritual del ser humano, la que, en muy primer lugar, está en contacto con el
        ESPÍRITU SANTO, que no sólo penetra para iluminarnos, sino que nos envuelve; nos mueve,
        nos trae y nos hace partícipes de Sus Dones.
        He tratado este tema, porque, precisamente, LAURA VICTORIA, mi novela pastoril
        moderna nos coloca ante la creación espontánea en Literatura. Nada más alejado de mi
        mente, que escribir, en Cantabria y sobre Cantabria, una novela, que versase sobre el tema rural
        y, mucho menos, sobre la Ganadería y los seres vinculados con la actividad pastoril. Un tipo de
        trabajadores agrícolas, que tendrá que incluir algunos elementos de la vida actual, al tiempo que
        nos ubica a un número de los que se han ido quedando al margen del vertiginoso proceso de
        desarrollo económico, que ha tenido lugar en España, denominado “Milagro Español”. Siendo
        una de las ramas de la Economía Española, que se ha visto más afectada por los cambios, en su
        vertiente Norte, en que la Ganadería jugaba un rol de importancia entre sus pobladores, para
        muchos sigue siendo su única fuente de ingresos o su actividad central.
        La modelo del personaje Laura Victoria me fue puesta ante mis ojos; yo sólo tuve que
        abordarla, iniciar el diálogo. Éste no pretendió buscar información para mi trabajo, sino dar
        ayuda psicológica a quién observé necesitaba. Es un ser muy particular, porque no se parece a la
        mayoría de la gente de Santander. Aunque, hoy, he visto a otra mujer, que la recuerda,
        caminando por el área, en que la encontré día a día, cada vez que pasaba por el lugar durante
        más de dos años, hasta que le pregunté: “Disculpe… ¿A quién espera?”. Ella me sirvió para
        comenzar y terminar mi novela Son de Karolina. Entonces, le llamé La-que-Espera.
        También, le dediqué uno de mis cuentos infantiles, porque su tierna ingenuidad sería propia de
        16
        una niña maravillosa, de una niña de cuentos, de una niña que, todavía, sabe, que en alguna
        estrella están las personas queridas, que se han marchado.
        Mi mayor preocupación, tras invitarla al Estudio para que me diese una entrevista
        grabada, después de mi viaje a Alemania en 2007, consistía, en que no tuviese lugar el fenómeno
        de la Transferencia, sobre el cual nos ha ilustrado Freud. Mi temor aumento, cuando terminada
        la entrevista de unas dos horas, apuntó, que yo había sido su Psicóloga y que le había ayudado
        mucho en los meses, en que me detenía a conversar con ella. De hecho, la invitaba a andar
        conmigo, a acompañarme a alguna compra; trataba, que ampliase su base de acción, saliese del
        círculo vicioso de horas y horas de espera, envuelta en el humo de cigarrillos y el cansancio
        marcado en el rostro. Contribuyó, de forma importante a su mejoría y a nuestro acercamiento en
        puntos de vistas, la lectura de VALS PARA KARLA y el interés suscitado en una persona no
        lectora con bajísimo nivel cultural y de instrucción. Debo aclarar, que la modelo es
        completamente heterosexual y ama apasionamente a su marido; el amor, que relato, a mis
        lectores, en LAURA VICTORIA. Para mi asombro, con sólo nivel primario de Instrucción,
        comprendió perfectamente mi explicación sobre el fenómeno psicológico de la Transferencia y
        que yo debía tomar medidas, para que no tuviese lugar, por responsabilidad profesional, a pesar
        de no ser Psicóloga graduada. Doy gracias a DIOS, que me la colocó allí y que yo la pude
        ayudar. Hace meses, sólo viene a Santander por mi invitación. Superó su situación, aunque
        todavía le quedan cuestiones por resolver en su vida, algunas complejas.
        Es impresionante cómo la modelo del personaje protagónico me ha ayudado a construir
        la novela, el esqueleto de la novela. Por ejemplo, me explicaba su forma de entender el amor y
        otras cuestiones, a través de reflexiones escritas en papelillos, que guardo en algún lugar y no he
        utilizado para escribir la novela; estos me sirvieron para conocerle, y pedí cesar con la entrega de
        apuntes, cuando comenzaron a reiterarse las ideas, entonces, le solicité la entrevista. La modelo
        me ha ido llevando por algunos escenarios, que le son propios; he podido hacer entrevistas
        informales a sus padres y vecinos sin grabar; caminar, con ella, por las mismas calles, que lo
        17
        hacía llevada, primero, por su afición al baile y, luego, por un amor, que fue creciendo, a través
        de sus relaciones con su pareja de baile. Lo curioso, que, siendo lugareña, no conoce el nombre
        de ningún lugar, excepto los de las dos discotecas: ni una calle, ni una avenida, ni el nombre del
        parque principal, absolutamente nada. Es curioso, muy curioso, pero ha llegado, mediante la
        relación de ayuda psicológica y trabajo, a leer no sólo a ANDREA TUTOR, sino a García
        Márquez, disfrutarlos en su diversidad y comentarlos mejor que personas con un supuesto
        desarrollo superior.
        La actividad creadora y creativa de ANDREA TUTOR ha de convertir a una persona y
        una vida simple, aparentemente sin importancia y sin valor para ser contada, en una Obra de
        Arte, que inmortalizará a algunos de sus personajes, sobre todo a los más fuertes, como la propia
        Laura Victoria, la abuela Nieves o Nevis, la tía Victoria y la prima Victoriana. Materia prima, la
        piedra exterior más tosca posible de hallar en Cantabria, un canto encontrado en la vía pública,
        es convertido en un producto exquisito, que sacará al exterior la belleza del alma de esas grandes
        mujeres, dos de ellas completamente ficticias y dos reales, pero reinventadas.
        Yo, por mi lado, ya venía recorriendo, antes de conocerla, escenarios, que vería, más
        tarde, como alternativos para separar a los personajes de las situaciones reales y mostrar
        diferentes rostros de Cantabria, de la Cantabria Rural de una manera muy diferente, a la que lo
        haría un lugareño con la Tierruca inmersa hasta el tuétano. Bueno, escenarios y personas, que
        existen, con parte de su historia real y temas añadidos; personajes, que no se conocen entre sí,
        interrelacionados por LAURA VICTORIA.
        Aparte de las vacas de “San Vila”, la finca de mi Abuelo gallego, de mi Abuelo JUAN, y
        las entrevistas en las vaquerías para la Historia Agraria de Güines, Santo Domingo y Majibacoa,
        así como alguna Feria de Ganado, frente al que sería mi Bachillerato, y un Rodeo en Ciego de
        Ávila en mis años de Sociología Rural, al que fuimos invitadas las dos Profesoras de la
        Universidad de La Habana y una Investigadora de la Academia de Ciencias al Palco del Ministro
        de la Agricultura de Cuba, no sé mucho de ganado, ni he tocado una vaca jamás, más allá, que
        18
        las ubres, agarradas, palpadas, ordeñadas, y la barriga y una de las patas del Monumento a la
        Vaca en el Parque Morales de Santander, cada vez que paso a su lado. Por cierto, cuando la vi,
        por primera vez, me reí muchísimo, porque en Cuba le habían hecho un Monumento a Ubre
        Blanca, una vaca que daba más de 100 litros de leche diarios; llegó a superar los 142. Ello llevó
        al imaginario popular a dudar de la cordura del Dr. Fidel Castro, entonces Presidente de la
        República y mayor fanático de la vaca. ¡Son cosas de gallegos!
        “Tanto la prosa, que en momentos se puede catalogar de prosa poética, como la Poética
        misma de ANDREA TUTOR16 se caracterizan por la no adjetivización, tan dada en la Poesía.
        Ello va a estar estrechamente vinculado con su experiencia, como excelente Ensayista, que
        conoce el edulcuramiento de la adjetivización, que, con frecuencia, está cargada de frivolidad y
        superficialidad, con un concepto errado de la Poesía, desde mi punto de vista”
        La presente novela está narrada de una forma peculiar, pues se utiliza a un narrador
        externo, que se irá intercambiando con dos “yo” diferentes: uno, el de la propia Autora, que
        entra y sale de la novela, de la misma forma que nos viene acostumbrando en su Fotografía, en
        que, a veces, se puede observar su mano, su pié, alguna parte de su cuerpo, entrando a la foto;
        también, se nos muestra en desnudos, como modelo de algunos de sus cuadros. Y, el otro yo es
        Laura Victoria, protagonista de la novela, lo que permite dar un tono más local a la narración y,
        de forma dosificada, se incluyen algunas frases, expresiones propias de la región rural de
        Torrelavega, lugar del que se sirve la Escritora, en calidad de escenario preferente,
        16 Cuando escribo Prólogos, Ensayos, Introducciones me encuentro en una dualidad, que se puede expresar en la
        redacción, por el hecho de ubicarme en el traje de la DRA. CARY TORRES para analizar a la Escritora y Artista
        Plástica ANDREA TUTOR, que es un fenómeno cultural y espiritual, crecido sobre la base de la Dra. Cary
        Torres, pero que cuenta con la participación de otros individuos, que no nos acompañan con cuerpo humano
        en la actualidad o sin ellos, pero son invitados por ANDRÉS TUTOR para participar en la formación y
        asesoría de su nieta. Por ello, se invita a SU PROPIO PADRE, SEÑOR DON JUAN ANTONIO TORRES Y GARCÍA, e
        Hijo de TUTOR, el SEÑOR DON ANTONIO TORRES Y FLOTACH, al que tan bien se le daba en vida la
        Escritura. ¿Puede ANDREA TUTOR escribir bien ella misma? Sí, pero ha aprendido mucho en esta experiencia
        sui generis. No obstante, en Pintura es que está presente un mayor grado de influencia y ayuda, por no contar con
        estudios específicos, más allá, de unos 9 años de Dibujo Técnico, así como haber sido excelente en Geometría del
        Espacio, lo que indica su alto poder de abstracción. El fragmento, que me ha hecho colocar la nota, fue escrito,
        cuando me encontraba narrando LAURA VICTORIA, al terminar, escribí de forma automática Saint Germain y lo
        subrayé, por ello, lo entrecomillo. Ahora, a mi lado, se me ha hecho colocar un colchón de muelles marca París, por
        ello, sé, que está MI ABUELO. Además, me cuesta ver la televisión, sólo mi oído y gusto se declina por la Música
        Clásica. MI PADRE, como MI ABUELO, sólo soportaba la Música Clásica. Con anterioridad, a la DRA: CARY
        TORRES, a mi persona, le encantaba la televisión y diversidad de cantantes, aunque no mucho la música popular.
        19
        transcurriendo la mayor parte en poblados reales: Caseríos y San Ramón. En Verano de 2009, VER: http://www.andreatutor.com

        San Ramón, ya se vio a ANDREA TUTOR, desde su Web, en la Fiesta del Santo Patrón.
        Aunque acompañada de la modelo de su personaje, no quiso mostrar su rostro de forma abierta.
        La complejidad de la lectura sólo consiste en esta forma de narración, que una vez más
        innovará. No obstante, es reconocible cada uno de los narradores, sin lugar a confusión. Como
        siempre: amena, elegante y deleite del lector la elevada pluma, que una vez más se muestra en
        ésta mi tercera novela, dentro del Movimiento Literario del Realismo Romántico del siglo XXI,
        el Neo Realismo Romántico.
        Santander, 27 y 30 de Diciembre de 2009
        (Primera revisión, 3 y 4 de Enero de 2010)

      • Realismo Romántico: Campo y Rueca del Amor

        Prólogo solicitado a “Hilando Amor” de Antonia Pérez

        DRA KARY TORRES V Antonia Pérez

        Autora: DRA. KARY TORRES (ANDREA TUTOR), Creadora del Realismo Romántico o Nuevo Realismo Romántico del s. XXI, quién escribió el Prólogo a INÉS DEL ALMA MÍA, Prólogo Homenaje en el 65 cumpleaños de Isabel Allende y que ha venido promoviendo la Obra de la Escritora chilena en Internet. Precursor en Pintura a RAÚL TORRES VILA, en la segunda mitad de los ’80. Continuadores: Antonia Pérez Poetisa hispano-argentina; Desiderio Torres Ribeaux, narrador cubano de origen español; Tony Aristy, Pintor dominicano, residente en Estados Unidos; Diana Fernández Veiga (Diana Bell), cantautora gallega nacida en Cuba y otros.

        ¡El Realismo Romántico canta a la belleza, al amor con palabras mayores, palabras mayúsculas y con los colores de la ALIANZA DIVINA, donde todo es LUZ, aunque coexista con las sombras! Usa las mejores y más bellas palabras sin edulcoramiento, sin excesiva adjetivización, siempre con dulzura: Nuevo Realismo Romántico, la Pluma Tierna de este Siglo. La Poesía es canto, es ritmo, melodía y es la más cercana expresión del alma, conjuntamente con la prosa poética.

        El alma de Antonia Pérez, a quien conocimos como Antonia Campos1 por su poemario De Mar y de Ausencias2 de 2000, regalo recibido en mi primera visita a su casa de

        Santander en el Verano de 2003 por iniciativa de Gloria, poetisa y pintora colombiana, destila poesía en momentos de inspiración. Una poesía, que ha ido evolucionando de la depresión y amargura poética hacia la suavidad y la tendencia positiva, que caracterizan al Realismo Romántico de siglo XXI, el Nuevo Realismo Romántico, que se expresa en los poemarios en solitario, segundo y tercero, de Antonia Pérez: La extraña manera de los sueños (Santander, 2009) y La extraña manera de los sueños II (Santander, 2009), publicados en formato de CD; el primero de ellos circula en Internet. En el presente poemario, Hilando amor, esta vez en sonetos, nos llega el Nuevo Realismo Romántico.

        Al llegar a editar los videos de la presentación de los CUADERNOS DE HISPANÍSTICA DE ANDREA TUTOR, con la ayuda de Marcelo Campos Pérez, hijo de Antonia, ante su andana de poemas, exclamé: “¡Esto es puro Realismo Romántico! ¡Antonia, has evolucionado al Neo Realismo Romántico! ¡Algunos parecen escritos por mí! Esos son los poemas, que parecen acompañar a la novela SON DE CAROLINA. KAROLINA´S SON”; poemas, que no escribí. Tomaré algunos para mi ensayo sobre Creación Espontánea a modo de ejemplo”. Mis palabras de entonces recuerdan al Cantautor Silvio Rodríguez ante una de las canciones de Pablo Milanés. Silvio la sentía, cual si fuese propia, con su estilo, con su muy particular forma de trovar. En ese momento, se produjo la incorporación efectiva de Antonia Pérez al Movimiento del Nuevo Realismo Romántico, con la petición del prólogo, que sólo, hoy, me he sentado a concluir.

        Su alma es capaz de componer poesía, palabras acariciadoras, cual si la Antonia Pérez, la persona, se desdoblase para vestir la capa de Poetisa y alzar la pluma de un Cantor, nunca mejor dicho, una Cantora; desdoblarse para brindarnos la delicadeza oculta en el fondo de su alma. Del presente poemario, Hilando Amor, todavía en elaboración, he tenido la posibilidad de leer unos pocos poemas, que cantan a la Aurora. Siendo éste su cuarto poemario en solitario, que verá la luz en Santander y, el tercero, dentro del Realismo Romántico del presente siglo, tras nuestro encuentro, en 2003, y colaboración hasta el presente.

        Esta tardía incorporación al Realismo Romántico se debe a la reticencia de la propia Antonia Pérez, quien fue, en visita a mi Estudio de Herrera Oria 18 (segunda mitad de 2003), acompañada por la Poetisa leonesa, residente en Santander, Esther Melcón, ambas invitadas a asociarnos poéticamente, y avanzar hacia una misma línea y objetivos. Constituyó una gran sorpresa el ser recibida, en 2009, por Antonia Pérez con una andanada de poemas del Nuevo Realismo Romántico, recitados desde su computadora. ¡Una tarde poética de Realismo Romántico en un atardecer santanderino del Septiembre de 2009! El entusiasmo de Antonia, en el estilo de Realismo Romántico, llegó a agobiarme, habiendo sido rescatada por su hijo.

        Antes de adentrarnos en su poesía, quiero señalar, que fue Antonia Campos (Pérez), quien me hizo ver la posibilidad de conformar un poemario al leer mis poemas: “Mi Complemento”, “Septiembre eres tú” y otros, escritos en 2002, dedicados a la DRA: MARION WELZEL, mi modelo del personaje protagónico de VALS PARA KARLA y quién ha estado en mi Obra Literaria, desde 2001, a petición propia. Siendo creación poética paralela, un producto secundario, dirigido a poner mi alma a punto antes de escribir una Obra de Arte en la Narrativa Española, que dio inicio público al Realismo Romántico del siglo XXI en Español3, aún no siendo mi primera obra literaria. Mi Poesía es parte de la Música Clásica

        acompañante a mi Narrativa; me hacen amena la escritura, cual si el teclado fuese uno más de los instrumentos, que conforman las grandes orquestas, que escucho a diario, sobre todo, en momentos específicos: la prosa, la ensayística o la poética. Cada una nos exige su complemento. Ellas son las que escogen la música, la charla o el silencio.

        Antonia Pérez es Poeta, como a ella le gusta ser llamada, de palabras escogidas, siempre acompañadas de corrección y respeto al público lector, lo que la acerca, desde un primer momento, a la forma característica de expresión del Nuevo Realismo Romántico. Antonia es Poeta, ante todo, y su Poesía dista mucho de su narrativa, con una distancia considerable a favor de su poética. Además, tiene la ventaja de saber decir poesía sin ser declamadora al modo de Esther Melcón. Con esta última, realicé un tête a tête en el Café Suizo de Santander en 2003.

        La Poética de Antonia Pérez no se caracteriza por estridencias, sino por una cadencia, que hace recordar los muchos años vividos en su segunda patria, Argentina. En su primer poema en solitario, De mar y de ausencias, se le siente preocupada por la métrica, incluso, en los poemas conocidos por mí de Hilando amor. Mientras, en los poemarios, que comparten título, La extraña manera de los sueños y La extraña manera de los sueños II, se siente la poesía libre, que se centra más en la expresión de sentimientos, impresiones e imágenes, manera tan propia del Nuevo Realismo Romántico en sus inicios y, en particular, los poemas de mi primer período poético, entre 2001 y 2004, hacia la que muestra, Antonia Pérez, una preferencia desenfadada en su tránsito, mejor dicho, evolución poética al Realismo Romántico. Con ello, Antonia Pérez se convierte en la segunda Poeta del Movimiento y una de las poetisas más destacadas de Santander, España.

        Sus libros de poemas muestran una cuidadosa puesta para el público lector y se han convertido en sitio de exposición de la obra del Pintor Santiago L. Giorgi (Argentina), cuya familia le ha permitido la reproducción de sus cuadros y escogido para su divulgación.

        [1] En su primera salida al Mercado del Libro Español, utilizó su nombre de casada al modo usual de la Argentina, por ello, le conocimos cual Antonia Campos, quien, en realidad, es Antonia Pérez y nació el Vidrieros, Castilla León, España, donde transcurrieron sus primeros 5 años de vida, los más importantes en la formación de la personalidad en un individuo, trasladándose a la Argentina en 1951, donde residió hasta 1998; año, en que regresa a su país natal, España. Nota incluida a petición de Antonia Pérez.

        [2] Antonia Campos, Mar de Ausencias, con exordio de Amalia Celina Dones, Poetisa, Escritora e Historiadora de Necochea, provincia de Buenos Aires e ilustración de portada de Santiago L. Giorgi e ilustración de interior del antes mencionado y Sergio del Pozo. con cuadros de autopublicación, Santander, 2002.

        [3] No obstante, los primeros poemas en esta línea fueron escritos por mí en Febrero de 1977 para cantarle a mi primer amor, a mi amor por un hombre, Bernardo Nieves Vega, mi camagüeyano. Se trataba de un cuadernillo verde lleno de poemas escritos de puño y letra, reproducido en 3 ejemplares, siendo estudiante del MGIMO Universidad en Moscú. No conservo mi ejemplar, porque he viajado y cambiado de casa innumerables veces. Mi pluma fue comparada con Gertrudis Gómez de Avellaneda en esa temprana fecha. Mas, los primeros proyectos de libros literarios, en calidad de Escritora Profesional, surgen en Altahabana, La Habana, en 1998, y se hacen realidad en España, con un tránsito de la Ensayista a la Literata en forma de trilogía en el género de testimonio.

      • 1
        Prólogo de Autor
        (Cuentos de la Historia de España)
        Este libro de cuentos me fue sugerido desde el Cielo por mi Tío Pepe, El Húsar,
        al comprar el primer ejemplar de la colección Soldados de Plomo de la Historia de
        España de Ediciones Altaya. Número dedicado, precisamente, a los Húsares de Pavía,
        que de forma tan fiel y cercana sirvieron a la Corona de España para gloria del Reino.
        Pues, mi tío Pepe ha sido mi musa en este libro, Cuentos de la Historia de España,
        acompañado de mi bisabuelo Ramón, El Capitán de Caballería, caído en combate en la
        Guerra de Cuba de 1895. A veces traen a uno o a otro acompañándoles. Ellos mismos te
        vienen a contar su historia, no la oficial.
        Mas en la Tierra, en cuerpo humano, ha habido dos personas que de forma
        particular han influido en que cultive géneros cortos de la narrativa, como el cuento y el
        relato. En primer lugar, esta exigencia ha venido de mi amiga alemana, Marion Welzel,
        una escritora con grandes potencialidades que espera el momento de hacer su gran libro;
        lo único en que no podía coincidir con ella era en que empezase por narraciones cortas,
        porque realmente había comenzado hacía mucho tiempo a escribir y estaba
        acostumbrada a trabajar en un libro por un período largo de tiempo en mi calidad de
        ensayista social, cuestión que mi amiga perdía de vista. En segundo lugar, similar
        sugerencia he recibido de mi también amiga, esta vez cubana, Marlén Vistel, una
        científica de las Ciencias Exactas, que en sus horas de ocio escribe poemas de corte
        filosófico. En el caso de Marlén, sentía añoranza por la ensayista social que le
        deslumbró, constituyendo una gran sorpresa para ella, el que aquella niña tímida,
        hermana de su amigo de la infancia, la que escuchaba tranquila y en silencio, resultase
        una fabulosa ensayista, a su modo de decir. Para mí, no era más que una de las
        ensayistas, investigadoras y profesoras, de los muchos excelentes intelectuales, que
        Andrea Tutor
        2
        pueblan la Universidad de La Habana, quien había tenido la suerte de caer en la élite de
        las Ciencias Sociales en Cuba. Aquí doy gracias a Dios, pues yo no hice nada para
        merecerlo, y no es falsa modestia. Al mismo tiempo, ambas veían la ventaja de publicar
        en alguna revista o en Internet de un modo más rápido y fácil que a través de una
        editorial de un país, donde casi nadie te conoce. Mi origen español me hace ser muy
        tozuda, por lo que seguí y sigo insistiendo en los libros, aunque no descarto que se
        pueda tener más divulgación a través de otros medios, que se han impuesto por su
        rapidez y superficialidad a la hora de tratar algunos temas.
        Considero, que la fuerza de lo escrito es insustituible; incluso, si es mentira o
        una aparente realidad manipulada, que no deja de ser mentira. Algún sabio dijo, que la
        mentira a medias era como un vaso de vino a medias, no dejaba de ser vino. O como
        solía decir la Profesora Niurka Pérez: “¡Lo que no está escrito no existe!”. Además,
        considero que la lectura de un buen libro no se puede reemplazar muy fácilmente. Es
        regalo de Dios a través de sus co-creadores en la Tierra; como antaño, nos sigue
        hablando, trayéndonos la sabiduría y el buen gusto a través de sus elegidos para ese fin.
        De cierto modo, todos somos elegidos, todos los seres humanos, todos los seres
        vivientes, todo lo existente, todo lo impregnado con el Espíritu de Dios, con el Espíritu
        Santo. No obstante, existen diversos grados de espiritualidad y de misiones, la más alta
        está vinculada con la creación artística, seguida de la actividad científica. ¿Quién que
        escuche a Mozart, a Vivaldi, a Beethoven, a Strauss, y a muchos otros, no percibe que
        está siendo acariciado por una melodía celestial digna de reyes y dioses? ¿Por qué
        Beethoven, aún siendo sordo, escuchaba música y podía plasmarla en partituras? ¡La
        escuchaba su espíritu, no sus oídos! Dios regalaba esa música a su elegido, para que
        fuese canal hacia el género humano.
        Andrea Tutor
        3
        Ésta es una responsabilidad en extremo seria, que tienen ante sí los creadores y
        comunicadores en el más amplio sentido, así como aquellos que se encargan de la
        divulgación y explotación de su obra. El hombre como único portador de la palabra,
        desde los primeros tiempos, se sabe un elegido, se sabe señor, se sabe dios con
        minúscula, mas con frecuencia se nos olvida de quién procede la palabra, de quién
        proceden las ideas y nos afanamos en vanagloriarnos, como si fuésemos el mismísimo
        Dios. Algunos, muchos, llegan a negarlo y a desconocer u ocultar el hecho de sentir la
        asistencia divina, la iluminación. ¿Quién movía a MacKinley cuando recopilaba
        información para su teoría del desplazamiento de las masas terrestres? Él mismo ha
        señalado, que se sentía como un zombie, sus manos cogían libros y fotocopiaban sin que
        interviniese totalmente su criterio. MacKinley estaba en trance, en estado de gracia; era
        guiado y él se dejaba guiar. No todos lo sienten de igual forma e intensidad. Quisiera
        preguntarle a cualquier creador, pero sobre todo a los escritores, qué sensación siente al
        leer, pasado un tiempo, una obra propia. Si somos sinceros, por lo menos a mí ha
        sucedido de ese modo desde mi etapa de ensayista social, debemos reconocer que nos
        enorgullecemos de lo bien escrita que está. ¡No parece escrita por nosotros, a pesar de
        tener nuestra impronta! Seguro que el propio MacKinley sabe, que él solo no hubiese
        llegado tan lejos.
        Pues bien, quise escuchar a Dios a través de los consejos de mis amigas Marion
        Welzel y Marlén Vistel, pues con mucha frecuencia Él nos habla por mediación de otros
        seres humanos, y no sólo, aunque nos hayan enseñado que Dios es ciego, sordo y mudo,
        que perdió la voz, como Zacarías, después de haberle hablado a Jesús de Nazaret e,
        inclusive, hay teólogos que se atreven a decir, que nadie puede asegurar que Jesús se
        comunicaba, hablaba con Dios Padre. Yo les doy testimonio de que Jesús de Nazaret,
        Santa Teresa, San Juan de Dios y otros muchos hablaban con Dios, y Dios al igual que
        Andrea Tutor
        4
        en el pasado le sigue hablando al hombre de forma directa y a través de sus profetas,
        viniendo y conviviendo en medio de nosotros. Dios nos sigue enviando maestros, pero,
        como antaño, no queremos aceptarlos por soberbia, por mediocres. ¡Hay demasiada
        mediocridad y vulgaridad en este mundo, instalada dónde debiesen estar los excelentes!
        Fueron los mediocres, ambiciosos, soberbios y borrachos de poder los que mataron a
        Cristo, manipulando a la masa inculta. Hoy lo matarían igual.
        Volviendo a la palabra, el hecho de que Dios haya dado la palabra al hombre y
        hable por medio de él coloca a los trabajadores de la palabra, escrita o hablada, ante un
        dilema de conciencia enorme. Ese dilema se llama temor a Dios, que no es miedo al
        castigo, sino duda de ser digno, temor a defraudarlo. Claro, que al no tener conciencia
        exacta del origen y fuente inagotable del don de la palabra, se usa de forma
        irresponsable y daña al hombre y a la sociedad profundamente.
        Al tener en cuenta la necesidad de la memoria y la verdad histórica, así como el
        defecto de los pueblos de olvidar su historia, incluso, la reciente, me di a la tarea de
        escribir algunos cuentos sobre la Historia de España, dirigidos, en lo fundamental, a
        adolescentes y jóvenes, pero que sin grandes dificultades pueden ser leídos por niños a
        partir de los ocho años y resultarían atractivos a adultos. Hasta yo misma me creo a
        veces que la década de los ’60 ó los ’80 es prehistoria. Me paralizo si se me estropean
        los medios de informática, cuando en 1990 escribí una tesis doctoral en ruso de puño y
        letra, y sólo a partir de ese momento es que me senté a escribir directamente en el
        ordenador. Existen dudas de que Colón hubiese descubierto América, la grandeza e
        importancia de España en lo que se podría denominar punto de partida real del proceso
        de globalización, entendido no como ideología, sino como proceso socio-económico y
        de transculturación. Se cuestiona el indiscutible progreso que España y otras potencias
        europeas llevaron a América, África y Asia, de donde, a su vez, salieron enriquecidas.
        Andrea Tutor
        5
        ¿Quién puede durar de la santidad e importancia de la Reina Isabel I de Castilla, la
        Reina Católica? No sólo en la reconquista y unidad del Reino, la defensa de Europa de
        acoso otomano, sino, y ante todo, por el descubrimiento, encuentro se ha puesto de
        moda decir, de América, su incorporación a los flujos de comercio, capital, cultural y
        humano; por la expansión del cristianismo en un proceso solamente comparable con la
        evangelización de la propia España y Europa por los apóstoles. Isabel fue apóstol y
        propició la nueva evangelización.
        No trato de convencer a nadie y mucho menos a los niños y jóvenes, pero
        desearía que no les sucediese como a mí, que sólo escuché el punto de vista de los que
        necesitaban conformar una historia al servicio de los intereses políticos del momento. Y
        como no es una historia en sí misma, sino cuentos, junto a ésta estará gran parte de
        “imaginación” y de las anécdotas orales escuchadas en el seno de mi familia, así como
        algunas curiosidades aprendidas de mis amigos y colegas historiadores en mis años de
        profesora universitaria; esas que no suelen aparecer en los libros y que solo se conocen
        de forma oral, del mismo modo que a través de cuentos casi infantiles se nos da a
        conocer el origen del mundo y de la raza humana en la Santa Biblia, lo que siempre me
        sitúa en el Teatro de Muñecos de Moscú.
        La Autora, Viernes Santo de 2005.

      • 3
        Al lector
        (Llaves de Oro y Plata)
        Poemario
        Este modesto poemario está conformado por un conjunto de poemas escritos
        para el libro de poemas De lo humano y de lo Divino, que por cuestión de espacio
        no se incorporó a dicha obra, que está compuesta por versos surgidos en el período de
        Adviento y Navidad de 2003. A ellos se suman numerosas inspiraciones, que
        corresponden a la Cuaresma de 2003.
        Aunque escritos en períodos fuertes de la Iglesia, y por ello presentan ambos
        poemarios un importante peso religioso, están presentes otros temas, que dan
        continuidad a una poesía romántica y testimonial, que se caracteriza por ser
        complemento de mi obra narrativa, es decir, otra forma de contar una misma realidad,
        mi realidad, la de mi generación y la de las personas, que me han acompañado y son
        parte de la historia de mi vida.
        Mi mayor pretensión al conformar esta obra, fue poner en sus manos una
        lectura sana, acompañada de una experiencia de vida espiritual profunda, que ha
        transitado por varios estadios, en ocasiones diametralmente opuestos, a saber: un
        cristianismo temprano en el que se entremezclaba una religiosidad protestante con el
        catolicismo; un ateísmo militante conducente a una profunda crisis individual, que
        antecede a la crisis de la sociedad socialista cubana, así como un alejamientoacercamiento
        de forma paralela de la ideología marxista al catolicismo en un proceso
        de conversión, a una fe insondable. Al mismo tiempo, se continúa en una búsqueda de
        la Verdad y las formas más apropiadas de vivir en comunión con Dios.
        4
        Mi experiencia vital me ha llevado a ser una beata, aunque no ratón de iglesia.
        Creo en la libertad del hombre, del amor y en la diversidad de formas de manifestar la
        religiosidad, la cosmovisión e inquietudes sociales, así como considero que el único
        medio para que se dé un movimiento ecuménico real es admitiendo las diferentes
        formas en que Dios, Trino y Uno, ha escogido para manifestarse y para que se le adore
        por los distintos pueblos, y la no existencia de superioridad de una religiosidad sobre
        otra con independencia de lo estructurada y extendida, que puedan estar algunas
        religiones.
        Me confieso cristiana y católica militante, pero me confieso libre con relación a
        todo ser humano, a toda estructura social, a pesar de respetar las instituciones y
        jerarquías; mas mi respeto va dirigido ante todo al ser humano, al ser viviente, al
        Universo. Desde mi punto de vista, la expresión más vívida de la libertad está en la
        capacidad y en el derecho de amar de las personas, tanto en el sentido amplio de la
        palabra como en la acepción de amor en pareja. Ese derecho y capacidad de amar
        solo puede conducir al respeto, a la tolerancia y, a fin de cuentas, a la paz.
        La autora, Viernes Santo de 2004

      • FRAGMENTOS DE “LA TAZA DE ORO”

        Prólogo de Autora

        Novela con pies a ambos lados de la Mar Océano, del Atlántico. Novela, que recrea medio siglo de la historia común de los pueblos de Cuba y España / de España y Cuba, parafraseando el título del excelente Historiador cubano Manuel Moreno Fraginals. Novela, que nos muestra la inserción de una familia gallega en la Sociedad Cubana del siglo XX, aunque llegada a Cuba a finales del XIX, en pleno fragor de Guerra Civil Cubana, de la Guerra Hispano-Cubana de 1895 a 1898. Un gallego salido por La Coruña llega al Puerto de La Habana: una Habana palpitante, rica y tentadora; una Habana, un tanto soberbia, que desprecia a los recién llegados; una Habana aristocrática de criollos y peninsulares, que usan a los inmigrantes peninsulares e isleños recién llegados malsanamente.

        El título de la novela, LA TAZA DE ORO, no fue el primer nombre, que me vino a la mente, sino “La mata de jobo” por su significación simbólica y que, en ella, encierra o predetermina los futuros desarrollos de una hacienda, de una historia familiar y de una gran traición. La mata de jobo de amplia fronda hace presencia junto al batey en una de las salidas traseras; sin ser parte, le pertenece, cual conjunto armónico, que le concede belleza, elegancia y, por qué no, un toque peculiar. Camino, que se inicia junto a ella o le da continuidad, tras el descanso en la Casa Hacienda; camino ascendente, que lleva a un bello valle, a un valle gallego en la más oriental de las provincias cubanas; valle jardín, precedido por el olor a azahares y alas batidas de abejas de Castilla o de naranjos, que ofrecen sus redondos frutos, frutos perfectos a los hijos de casa, según la época del año. Esta novela, que pudo haberse llamado muy bien “Gallego” o “El Gallego”, y no lleva ese título por existir una novela cubana, que fue tomada como base de la película “Gallego”, que presenta otro tipo de inserción social, una inserción urbana en las capas marginales de la sociedad. Finalmente, me decanté por utilizar una expresión de MI MADRE al referirse a la Finca “San Vila”, que será tomada en calidad de escenario principal, en los tiempos de MI ABUELO Gallego, el SR. D. JUAN RAMÓN VILA GARCÍA, el primer JUAN RAMÓN VILA GARCÍA de dos hermanos de igual nombre, un peninsular, un gallego de San Román del Mao, de la provincia de Lugo. ¡Un gallego de Galicia!

        Mis gallegos trabajarán, ahorrarán y se convertirán en hacendados, que, en su primera etapa, se moverán entre los medios urbanos y rurales, entre diferentes provincias de Cuba hasta hallar a su ubicación definitiva, la Hacienda “La Taza de Oro”. Al protagonista principal le veremos obrero agrícola, pequeño propietario urbano, arrendatario de tierra y, finalmente, campesino acomodado, tal vez rico en la etapa de producción cafetalera y de cacao, mientras su hermano menor será un hacendado rico, muy rico, un terrateniente, cuyos hijos, en la primera mitad del siglo XX, se desplazaban entre la capital provincial y la hacienda en avioneta. Es más, serán tres hermanos, formando un triángulo de fincas en una misma región, luego, cubriéndose las espaldas con fincas colindantes en su expansión productiva.

        No es en la hacienda “La Taza de Oro” dónde se inicia el viaje, siquiera la historia, pero sí su mejor parte; se condensan las acciones y se consuma la traición. También, nacen amores, amores profundos, amores verdaderos, amores desinteresados, amores tardíos, amores entre los amores.

        Esta Obra, aún enmarcada en un contexto histórico, no constituye una novela histórica. Sin embargo, no evadirá la Historia, que cruzará las páginas sin ser ensayo, sin pretender hacer Ciencia, siendo escenario, complemento, ubicación en un contexto, en una época: lugares, personas, nombres, hechos… Correrá entre sus páginas el suave paisaje, enclavado en las cercanías de una naturaleza indómita, entre cuyas abruptas montañas y la maleza se encontraban campamentos insurrectos en un pasado reciente a la historia narrada. Mas, la Hacienda en cuestión no vivió esa época, aunque sí estuvo rodeada de sus protagonistas, mejor dicho, de protagonistas subalternos. Y, entra a formar parte de la Familia Villanueva, el descendiente de un héroe español, abandonado en el campo de batalla, en las inmediaciones, deshecho en medio de una explosión, al que le dediqué el cuento “El Capitán de Caballería”, en Enero de 2005. Cuento escrito en la Urbanización Peñasol de Peña Castillo, en Santander.

        Una tasa de oro, eso era, precisamente, la finca, la hacienda del gallego, de Don Pancracio Villanueva. Y, así, le llamó él, tras la fundación de su coto, formado por dos fincas colindantes, convertidas en la Hacienda “La Taza de Oro”. Esa era su meta, aún, antes de comprar las dos fincas. Y, trabajó para conseguirlo; lo consiguió. Allí conoció la traición para, rozando la Tercera Edad, conocer el amor, la lealtad y la devoción en los brazos de su catalana.

        Una vez más, les llevaré al paisaje campestre, que ya hizo presencia en algunas de mis narraciones menores, cuentos y relatos, también, en la novela LAURA VICTORIA, mi primera novela pastoril moderna. ¿Puede considerarse LA TAZA DE ORO una novela pastoril? De ningún modo. En LA TAZA DE ORO, cuyo prólogo escribo antes de comenzar la escritura de la novela, porque la Obra ya está concebida en mi mente y algunos desarrollos me han sido avanzados en sueños, cual mini-filmes en blanco y negro, tratará sobre una historia real e, insisto, no es la historia misma de las personas que tomo de modelo, aunque sí habrá puntos de contacto. Los personajes serán conformados, construidos íntegramente, porque narro una época, que no viví y siquiera conocí a las personas, que me sirven de modelo, tampoco, sus historias de vida detalladas. Aparecerán personajes completamente ficticios, que ayudarán a darle veracidad y normalidad al relato. Del mismo modo, me ubicaré en escenarios nunca visitados, por ejemplo, las haciendas de los hermanos de Don Pancracio.

        Tendrá sabor a Cuba, a una Cuba muy española, una Cuba al modo en que creció MI MADRE y sus hermanos; a una Cuba con tonos de Galicia, y sabores y frases catalanas, que trascenderían y perdurarían por varias generaciones. Una España, que llegará a “La Taza de Oro” por fragmentos, por noticias, por visitas de parientes, ya sea en tránsito hacia la Argentina o de vacaciones para conocer las posesiones de los tíos.

        Cómo siempre, aprovecharé para tratar temas sociales, psicológicos y sexuales dentro de las relaciones de familia, caracterizando a una familia que refleja una época y un estilo de vida muy propio de los hacendados españoles en Cuba: pequeño propietario, campesino medio acomodado y campesino rico. Una vez más, exprimiré mi experiencia sociológica y, en particular, dentro de la Sociología Rural al tratar temas productivos, relaciones de producción, modos de vida e interrelaciones personales.

        Una vez más, me sentaré con una hoja en blanco en el display de mi computadora sin un plan escrito e intentaré no sobrepasar los límites en extensión, que considero adecuados para una novela. Será todo un reto, porque yo amo a “San Vila” de una forma muy particular, caminé todos sus caminos, en esa semana anual de vacaciones de Verano y en la mañana de la Pascua de la Natividad; únicos momentos, que se me permitía separarme de mis padres, a no ser cuando hubo que asistir a los Planes la Escuela al Campo[1]. Tengo historia, sub-historias y paisajes a describir, que pudiesen llenar páginas al igual que la trilogía dedicada a las memorias de mi generación, mas es necesario saber concentrar la acción y los personajes, usar las descripciones necesarias y en la extensión necesaria, que darán belleza a la obra sin llenar espacio sin sentido; no hay necesidad de aburrir a los lectores.

        Ha sido una nueva experiencia el recibir parte del desarrollo de la trama en sueños, sobre todo, momentos cumbres de la novela; momentos, que marcarán la vida de sus protagonistas. No pudiese calificarle dentro de la creación espontánea, sino cual dan, regalo de mis antepasados, que quieren hacer presencia entre mis páginas y, con ello, comprender la explicación de algunas cuestiones, incluso, de enfermedades en el orden psicológico no tratadas de una de las protagonistas, que se reflejó en su aparato digestivo.

        ANDREIA TUTOR, en su cuarta novela, quinta de su Movimiento Literario y Artístico, les ofrece el deleite de una pieza clásica del Realismo Romántico, del Nuevo Realismo Romántico, al doblar la primera década del siglo XXI, cual dedo de Júpiter que se alza ante la maldad, ante la desidia, ante la deslealtad. ¿Autoridad o acusación?

        Pues, ANDREIA TUTOR asume el reto de alcanzar una belleza y suavidad superior a VALS PARA KARLA, la que, al decir de Pilar Calderón, “da la sensación de una pluma (de ave, N.A.) flotando en el viento, por la suavidad y delicadeza de su prosa”. Esta vez, llego con menos escenarios internacionales, y en una historia menos conocida por mí y mayor presencia del territorio cubano; hecho, que no ha sido característico en mi obra hasta el presente, evocadora de mi experiencia rusa y tratamiento puntual a Cantabria en LAURA VICTORIA y la Poética.

        La Autora, Santander, 3 de Diciembre de 2010

        ——————————————————————————–

        [1] Con relación a los Planes la Escuela al Campo, aunque algunos autores literarios cubanos apuntan como un hecho negativo, y de cierto modo pueden ser cuestionados, Yo, en particular, disfruté las horas del día, no así levantarme antes de salir el Sol. Yo disfruté la libertad, la convivencia con mis condiscípulos y amigos. Considero, que son formativos; fueron importantes para mi formación personal. Para mí, lo único cuestionable fue la obligatoriedad. Para mi generación, el saldo fue favorable, aunque en la Trilogía de Testimonio planteo diversos enfoques: desde los niños que lloraban, los que se querían ir con sus padres hasta los que nos deslizábamos con yaguas, casi mojando los pies en el río en las horas de receso.

      • Andrea Tutor I
        Al lector
        En la poesía hay una gran carga simbólica, al igual que en la naturaleza y la
        vida, aunque fuese más correcto decir, en la naturaleza dotada de vida, por lo que se
        pudiese afirmar, que la poesía es signo. La narrativa, a pesar de no estar adornada de
        tanta belleza y ritmo, cada vez más, va introduciendo mayor cantidad de elementos del
        simbolismo poético. En algunos narradores, como es mi caso, por momentos se pudiese
        hablar de una prosa poética, aún antes de escribir poemas.
        Canto a Karla es un poemario, que se ha ido conformando por la suma de versos
        escritos a la Karla, protagonista de mi novela Vals para Karla, así como otros poemas
        en el período de preparación y escritura de la novela, a los que se han añadido contadas
        inspiraciones posteriores, que completan el poemario. Por ello se puede considerar que
        el presente libro de versos es un subproducto de la novela y que ambas obras tienen, en
        lo fundamental, la misma fuente de inspiración, por lo cual en los adelante Karla, como
        Sor Juana Inés de la Cruz se dirigía a Isis o Flavio, nombre con los que encubría al de su
        amada Marquesa, la Virreina de Nueva España, será el nombre poético de mi amor
        imaginario.
        Menciono a Sor Juana Inés de la Cruz por ser mi poetisa predilecta después de
        estudiar en el Bachillerato con el excelente profesor de literatura y actor Raúl Pomares,
        pues ese puesto cimero pertenecía en mi intelecto, hasta entonces, a Gertrudis Gómez de
        Avellaneda, seguida por Gustavo Adolfo Bécquer. Mi encuentro en grande con Sor
        Juana tuvo lugar en Moscú, al mi amigo mejicano, Fernando Carmona Jr., regalarme las
        Obras Completas de la monja-poetisa y leerme un libro sobre su vida, regalo de mi
        amiga Margarita Favela en mi estancia en Cuidad Méjico unos días antes de mi partida
        hacia la capital de Rusia: las primeras se las dejé como recuerdo a mi también amiga
        Andrea Tutor II
        mexicana, guía espiritual y madrina de Confirmación Patricia Tamayo, religiosa de
        Jesús-María, mi querida Patty; el segundo, se lo entregué a mi musa.
        Un poeta es un intermediario entre Dios y el hombre, sépalo o no. Es un médium
        del que se sirve el Señor para llevar la Creación Literaria al hombre, para plasmarla en
        libros de la misma forma, en que habla Dios Padre, en versos, el Señor de la Palabra.
        El poema como Creación es obra de Dios; el poeta, su colaborador y por ende
        responsable de los errores. Por ello el Señor le permite colocar su autoría, donde solo
        hay coautoría, para que asuma la responsabilidad ante el género humano. El Poeta, con
        mayúscula, es el verdadero emisor del mensaje, del poema; mientras que el poeta, con
        minúscula, autor. A ello se debe la confesión en el poema “El Poeta”, donde se hace
        evidente la presencia de los tres “yo” existentes en una obra literaria y, en particular,
        poética: el Yo, Poeta-Creador; el yo, poeta-autor y el yo, lector.
        En la obra poética, con independencia del tema, siempre estará presente una
        conjunción de lo natural, a lo que se suele denominar “real” y de lo sobrenatural,
        llamado por muchos “imaginario”. El mismo poeta-autor se siente atrapado entre estas
        dos dimensiones, que hacen nacer lo artístico en él.
        La experiencia de vida es de gran importancia en la producción literaria, va a
        estar inevitablemente reflejada en la obra de todo escritor, pero la sinceridad de éste no
        puede ser cuestionada al no ser un exacto reflejo de lo estrictamente documental
        humano, pues la intervención del Creador en el proceso de creación lleva al escritor a
        plasmar momentos y formas de una interpretación desconocida para él hasta el instante
        en que escribe. No hay falsedad deliberada, sino un acto de sumisión, de obediencia y
        amor. ¿Cuál es la verdad? ¿La mía? ¿La de Karla? ¿La del lector? ¿La del crítico? La
        Verdad solo la tiene Dios.
        La Autora, Santander, 6 de agosto de 2003

      • 3
        A modo de introducción
        Si para mí la narrativa es el medio ideal de expresión por la amplia posibilidad
        de combinaciones de palabras y estructuras gramaticales que ofrece, así como el juego
        con el simbolismo poético y las especificidades del lenguaje poético, que pueden ser
        introducidos en la narración para dar brillo y belleza, al mismo tiempo que le confieren
        sutiliza, la poesía es la expresión de una voluntad superior. Es una necesidad de
        exteriorizar sensaciones y sentimientos que emanan del alma, van más allá de lo
        limitado del cuerpo. La poesía es, ante todo, una expresión espiritual, que supera a las
        técnicas literarias y necesita la melodía del Espíritu.
        Podría decir algo similar, pero prefiero citar a la monja-poetisa Trinidad Sánchez
        Moreno, quien carecía del conocimiento de las reglas métricas y le brotaban versos en
        su relación de intimidad con el Señor. Al comentarle un hermano sacerdote sobre la
        forma de unos versos, ella contestó: “¿Una seguidilla? Yo solo he oído esa palabra
        aplicada a las danzas de mi tierra”. Es que Trinidad no había recibido instrucción, no
        había asistido a la escuela, no conocía de teorías y técnicas. Ella solo vivía una
        experiencia y dictaba, en lo fundamental, lo que el Señor le cantaba al oído, en la
        profundidad de su mente y su alma, y le respondía con una respuesta amorosa de la
        misma forma en que Él le hablaba a ella, en versos. Esa relación le daba la libertad
        literaria, que no tienen los conocedores de las técnicas narrativas y poéticas, le permitía
        crearse un lenguaje particular o formas propias de expresión, que se ajustaran a su
        experiencia espiritual sin tener que ceñir ésta a las ataduras establecidas. Ello le
        permitió, en grado elevadísimo, el sentido del ritmo y las medidas espontáneas, que ya
        otros se encargarían de ubicar dentro de las estructuras poéticas a que correspondiesen,
        según los cánones establecidos por la teoría.
        4
        Hay dos formas de escribir, en lo fundamental, siguiendo las técnicas literarias,
        respetando los cánones establecidos por otros y aceptados por la crítica, o bien,
        rompiendo con todo de forma consciente o inconsciente y entregándose a la inspiración,
        dejándose llevar por una experiencia íntima y permitiéndole fluir a través de nuestra
        mente y nuestras manos. En este segundo sentido, son más libres y auténticos, los que,
        como Trinidad Sánchez Moreno, han tenido un déficit de instrucción, y nos
        encontramos a medio camino, los que, como yo, hemos tenido acceso al conocimiento
        de la literatura universal a través de las aulas y de los libros, así como al estudio de la
        gramática de varias lenguas, pues por mucho que lo intentemos y tratemos que impere
        en el mayor grado posible una escritura automática, siempre estará presente, de un
        modo u otro, la mediación de la instrucción, tanto al escribir como en las sucesivas
        revisiones. Por cierto, mi mayor temor a la hora de revisar los trabajos es el quitarle
        frescura y espontaneidad, matarle lo creado con lo instruido.
        Este poemario, que coloco en tus manos, desearía que lo recibieses del mismo
        modo en que llegó a mí, como un regalo de Adviento y Navidad. Fue escrito en ese
        período de forma espontánea. En los momentos en que me proponía comenzar una
        novela, de mi mente solo salían versos, lo mismo si estaba delante de la computadora,
        andaba por las calles de Santander o acostada en mi cama. En ellos no busqué la
        perfección, pues ésta no es a mí a quien está dada y pertenece.
        Santander, 18 de febrero de 2004,
        Día en que mi padre nació en 1901.

      • 1
        A modo de introducción
        Un libro de cuentos para un niño no es una tarea sencilla y, mucho
        menos, cuando hace tanto que no somos niños. Por ello, es necesario
        recobrar la memoria y volver a empequeñecer, hacernos criaturas, para
        hablarles de modo similar al que nos gustaba que se nos dirigiesen en esa
        etapa de nuestra vida; tomar en cuenta que los niños de hoy viven en una
        sociedad más compleja y que están en contacto diario con una mayor
        cantidad de información y, por tanto, con un lenguaje más amplio y
        elevado; recordar cuánto nos molestaban las alusiones ñoñas y tontas, que
        nos tratasen cual anormales o, peor aún, que hiciesen gestos y sonidos
        grotescos. Cuánto agradecía a mi padre, pues nos trataba como personas
        sensatas, lo que de manera tan evidente trabajó de forma positiva en la
        elevación de la autoestima de sus hijos.
        A los niños lo primero que hay que hacer es respetarlos como
        personas, como seres racionales que son y que, además, tienen mayor
        sensibilidad que un adulto para percibir la bondad, el amor, la hipocresía, la
        falsedad y la maldad. En eso los niños y los perros se parecen mucho. Son
        más sabios que la mayoría de los adultos.
        Insertado en el conjunto de cuentos de mi autoría, aparece uno, “Al
        Más Pequeño”, que corresponde a la incipiente labor literaria de una amiga
        2
        y hermana en la fe, María de los Ángeles Blanco Pérez, que ha sabido
        crecer a su tercera edad y, hoy, se pone en la punta de los pies para besar a
        Alejandro en la frente. Este cuento, como se señala en el mismo texto, fue
        su creación hace muchos años para entretener a sus propios hijos; sólo ha
        recibido algunos retoques para ajustarlo a mi estilo y, así, formar parte de
        este volumen. Se ha incluido uno de mis primeros cuentos, escrito el Día de
        Santa Lucía de 2003, con la intención de contribuir en una actividad de
        nuestra Santa Iglesia y resultó Premio de Redacción de la Asociación
        Belenista de Cantabria en esa Navidad, “El Misterio del Mesías”
        Este modesto libro, Cuentos del Abuelo, constituye un regalo por
        su primer cumpleaños a un niño, del cual presentí su nacimiento un día
        antes de su llegada a la luz, al pequeño Alejandro, que está llamado a ser un
        hombre de bien, un hijo de la Luz, un hijo único de Dios; al niño que nació
        el año en que hubo señales en el cielo en vísperas de Reyes: bajó tanto la
        estrella sobre Los Picos de Europa, que casi toca a España y, por si fuera
        poco, cayeron siete meteoritos, iluminando siete comunidades hispanas y,
        por ello, son siete los cuentos que conforman este pequeñísimo presente.
        La autora, Santander, 11 de Marzo de 2005,
        Día de San Eutimio,
        Primer aniversario de un crimen
        y una traición a España.

      • (POEMARIO)

        PRÓLOGO

        Este volumen, en su versión larga preparada para … está conformado con poemas seleccionados de cinco poemarios, terminados entre 2003 y 2007, los que permanecen inéditos. En mi calidad de Escritora Literaria, no me considero poetisa, propiamente dicho, del mismo modo que no se creyeron poetas Miguel de Cervantes Saavedra y Santa Teresa de Jesús, aunque sí puedo exhibir una obra poética, que supera en cantidad y calidad a muchos de los que sí se hacen llamar poetas. Soy consciente, de que no todos los poemas son redondos, sólo algunos, como suele suceder con todos los que nos hemos arriesgado a rimar, según el experto criterio del Dr. Soladaza, Doctorado en la Universidad de Navarra, precisamente en Poética, Filólogo y Profesor de Literatura Universal.

        “… del infinito número de poetas que había, eran tan poco los buenos, que casi no hacían número; y así, como si no hubiese poetas, no los estimaba; pero que admiraba y reverenciaba la ciencia de la poesía, porque encerraba en sí todas las demás ciencias: porque de toda se sirve, de todas se adorna, y pule y saca a la luz sus maravillosas obras, con que llena al mundo de provecho, de deleite y de maravilla.”[1]

        Para mí, la poesía ha sido una experiencia espiritual de contacto consciente con la Creación. A decir de Cervantes Saavedra, “… los llama Platón intérpretes de los dioses, y dellos dice Ovidio: “Est Deus in nobis, agitante calescimus illo”. Y también dice: “At sacri vates, et Divum cura vocamur”[2]. Pudiese decir, que he tenido una etapa poética. Las musas me han cantado durante un período superior a dos años, casi tres, han acariciado mi alma y mi espíritu; han convivido conmigo para cantarle a mis amores. Con su canto poético, me han conducido a un estado del alma sublime, que me ha permitido llegar a la Maestría Literaria en mi primera novela VALS PARA KARLA, que constituye la más viva expresión del Neo Realismo Romántico.

        En el prólogo de dicha novela, lo nombro Realismo Romántico, al experimentar la necesidad de definirla e inscribirla en un Movimiento Literario concreto al sentir algo nuevo, distinto a todo lo leído por mí, y se toma en consideración, que son precisamente el romanticismo y el realismo sus dos centrales componentes; la forma de enfocar la narración. Además, este movimiento es una necesidad histórica y social, en el contexto actual, para ayudar al hombre, entendido de forma genérica y, con él, a la sociedad a superar sus depresiones, las enfermedades psíquicas y físicas, inducidas por la prisa, la agresividad mediática y artística, reflejada en la vida cotidiana, en la forma de hacer comercio, política y en las corrientes de pensamiento. A posteriori, le introduzco el Neo, es decir, Nuevo Realismo Romántico, al repasar los diferentes movimientos literarios en busca de similitudes y características diferenciales. Entonces, me sorprendo por no haber recordado, en su justo momento, a mi admiradísimo Balzac, en esas novelas monumentales de PAPA GORIOT e ILUSIONES PERDIDAS, la primera leída unas tres veces y la segunda, trilogía, que fue regalo de mis estudiantes del Instituto de Relaciones Internacionales de La Habana, ISRI, allá en 1985, en el Día del Educador, que convirtieron en deleite mi encuentro con el Realismo Romántico de la primera mitad del siglo XIX.

        Procediendo de las Ciencias Sociales y, con una experiencia soviética importante, por mis estudios en Rusia y Ucrania, por los muchos años de contacto con el Realismo Socialista y con el Realismo Maravilloso o lo Real Maravilloso de Carpentier y Lezama, que más que precursores son los verdaderos fundadores, de lo que se trasnombró Realismo Mágico; sus dos figuras cumbres. Escritores admirados, por mí, por su solidez intelectual, complejidad y por el dominio de la Lengua Española escrita, por su derroche de palabras, hasta hoy insuperados; léxico, que por momentos es exagerado y llega, incluso, a sentirse un nivel importante de pedantería intelectual. No obstante, la exageración es una de las características diferenciales, y un tanto humorística, que acompaña al Realismo en la Lengua Hispana desde la primera mitad del siglo XX, inaugurado por Carpentier, seguido por Lezama y divulgado, al máximo, por los realistas mágicos de Latinoamérica. Pues, habiendo sido, ante todo, Científica Social, no podía menos, que ser realista, de hecho, el realismo u objetivismo debe presidir todo ensayo. Por otra parte, soy un ser, que ama apasionadamente, con una inmensa capacidad para el amor, pero en su expresión más sobria y aristocrática, porque, en definitiva, el verdadero amor siempre es aristocrático, sublime; se recrea en los detalles, en los pequeños gestos y da más importancia a una mirada, una caricia, al tono de la voz que a las más grandes muestras de afectividad y materialidad.

        Soy una romántica, que suspiró con los amores estereotipados de Corín Tellado a edad temprana, pero que los superó con la lectura de los clásicos de todos los tiempos y géneros, y con la vivencia de dos grandes amores; casi tres: el primero, platónico; el segundo, hacia un bellísimo y galantísimo hombre y, el tercero y más profundo, hacia Mi Amada. En esta primera etapa, he cantado a éste amor, aunque viejo, más reciente, que ha estado marcado y precedido por la amistad, en una bellísima conjunción. Y, ha sido, precisamente, esa amistad y mi decencia, lo que lo ha enaltecido hasta el infinito.

        Los poemas escogidos pueden ser definidos, como madrigales, en su mayoría, en esta versión ampliada y, a ello, se debe el título escogido para este volumen. Ciertamente, se había conformado un poemario de 54 páginas, que coincide con mi año de nacimiento y fue ampliado… Un madrigal es una composición poética, que expresa con ligereza y galanura, con gallardía y gentileza la delicadeza de un afecto.

        Además, se han incluido dos poemas, “Changó de Rojo” y “Sincretismo”, de Son de la Mulata, micro poemario escrito con una actuación extraordinaria en mi vida, pues tuve que bailar y sentir, cosa impensable para mí, la música y cadencia caribeña. De hecho, fue mi Santo Hermanito Raúl, quién bajó y presidió la interpretación y yo le serví de caballo espiritual. Por otra parte, decidí incluir un poema, que, si bien no responde a la definición de madrigal, sí lo considero un bello y delicado canto a la tierra, que me vio nacer, y a su historia socio-económica, “La Reina del Azúcar”.

        Mi Padre me aleccionó, en una de sus cartas a Moscú, la última: “La belleza está en los ojos de quién mira”. En mi consideración personal, el Arte es belleza y todo lo bello es Arte, con independencia de que sea creación humana o de la Naturaleza. Del mismo modo, que todo lo feo es anti-arte, a pesar de las modas. Por tanto, coincido plenamente, con que Poesía es la expresión artística de la belleza por medio de la palabra cantada, a través de versos, que trasmiten sonoridad y una cadencia rítmica, llenándonos de la melodía del lenguaje, en este caso, a través de un juego de vocablos, de igual manera que las voces pueden manifestarse, como los instrumentos musicales más perfectos, incluso, emularlos.

        Ella, la Poesía, puede ser simétrica y asimétrica, pero nunca arrítmica, aunque puede haber momentos de difícil sonoridad. ¡Ante mujer tan bella cómo no hacer poesía! Recuerdo, al principio de rimar, envié tres poemas a mi Amada, quien es además Mi Musa, del tercero de ellos no conservé original y, por ello, le pedí me enviase una fotocopia. Se lo pensó mucho y, casi un año más tarde, me envió la fotocopia de los dos que más le habían gustado y calado en su corazón, como diciendo: “Esa eres tú”. Siguiendo el juego, yo se los devolví al no ser el solicitado e insistí en el tercero, que, en realidad, era el cuarto poema salido de mi pluma. Bien, los poemas, que viajaron varias veces entre España y Alemania, de Santander a Berlín y de Berlín a Santander, fueron: “Mi complemento” y “Septiembre eres tú”, el segundo y tercero escrito por mí, como profesional. Ambos deben su título a que Mi Musa. Por más de un cuarto de siglo, ha insistido, en que yo soy su complemento, mejor dicho, que nos complementamos, y nuestro primer encuentro fue en el Septiembre de 1977 y a él está dedicado el poema. Así como su primera obra, un relato corto de 30 páginas, escrito hace muchos años, cuando, todavía, yo estaba en Cuba, antes de que yo escribiese Literatura. Lleva por título “September Blue”. Me he sentido Artemisa, conquistando a su pequeña Ninfa o Safo ante su más bella y amada discípula. Aunque, realmente, se dio de forma inversa. Mas, a mí, fue a quién tocó cantarle al amor; conversar con mi Amada cautiva por medio de poemas, recitados en una cinta magnetofónica.

        La Autora, Santander, 11 de agosto de 2008.

        Nota: ANDREA TUTOR ha querido fotografiarse fumando y con su cenicero en la mano, a pesar de haber abandonado el cigarrillo en varias ocasiones y de forma definitiva en 1996. Ha querido trasmitir aquella imagen, con que la recordarán en esa etapa tan feliz en su vida, como la tienen que visualizar todos sus amigos y colegas de la Universidad de La Habana. Pues, con sus bellísimos ceniceros de cristal y eterna jarrita llena de té o café americano, unas veces traídos de Moscú y otra de Ámsterdam, se paseaba por el CIEI y el DES, por los salones de reuniones, por el despacho de la Directora o al cambiarse de escritorio o mesa. Por supuesto, la recordarán, como la DRA. CARY TORRES VILA, una muy joven, esbelta, elegante y refinada Profesora universitaria, en medio de un colectivo de Profesores, que le superaban en 15 años. Casi todos sus amigos y colegas del DES nacieron en 1939. Mientras, ella lo hizo en 1954 y la Lic. Haymeé Haydú, Especialista en Información Científico-Técnica, un día después, el 28 de Abril. Jamás, tuvo problema generacional ni conflictos con ninguno, y sus relaciones de trabajo y amistad eran muy fluidas. Al contrario, se sentía como pez en el agua entre sus compañeros, que la adoraban. Me refiero a los del grupo fundador del Centro de Estudios sobre Desarrollo (DES), adscrito a la Rectoría de la Universidad de La Habana y del Programa FLACSO-Cuba, los 5 primeros profesores fundadores: la Dra. Elena Díaz, Directora; la Dra. Martha Núñez, Sub-Directora, la Dra. Niurka Pérez, Lic. José Bell Lara y la propia Lic. Cary Torres, doctorada en 1990, y Haymeé Haydu, Técnico Docente, que entramos en 1985, provenientes del CIEI y el CEDEM..

        ——————————————————————————–

        [1] Cervantes Saavedra, Miguel de, Novelas Ejemplares, T. II, “El Licenciado Vidriera”, Colección Clásicos Castellanos, ESPASA-CALPE, Madrid, 1975, pp. 45 y 46.

        [2] Ídem., p.46.

      • 1
        Al lector
        Desiderio Torres Ribeaux nació en Santiago de Cuba el 19 de septiembre de
        1948. Participó, siendo un niño, en la Campaña Nacional de Alfabetización en la Cuba
        castrista en calidad de Maestro Voluntario en los campos del Oriente cubano; tras varios
        años en los internados pasó a trabajar en una privilegiada zona rural por sus paisajes y
        tradiciones, la Sierra Maestra, para, más tarde, incorporarse a la Brigada Che Guevara,
        que se encargó de deforestar al país en un azote de Oriente a Occidente, donde se
        quemaron especies ancestrales de los árboles oriundos del país, os que fueron
        cuidadosamente preservados por la Corona de España.
        Su rica experiencia y conocimiento de las costumbres del campesinado oriental,
        desde el léxico utilizado en la zona, giro, etcétera le dan un matiz provinciano a su
        narrativa, que está muy lejos de su origen, educación y el medio citadino, donde se ha
        desenvuelto la mayor parte de su vida, tanto en la infancia como en su edad adulta, así
        como de sus profundas raíces hispanas.
        Este profesor de las Matemáticas ha devenido en escritor, cuya primera
        producción literaria es la presente novela corta Eneida o La Pérdida de la
        Inocencia, donde tras el protagonista, Demetrio, se esconde el autor para regalarnos
        su propia pérdida de la inocencia con la nada inocente Eneida. El escenario natural en
        que se desarrolla la obra es real y su belleza supera en mucho la trasmitida de forma
        brillante por Cutty, como le llamamos los hermanos, la familia y los amigos, donde los
        pinos de La Alcarraza se alzan como eternos guardianes de la “tierra más bella que ojos
        humanos han visto”, a decir de mi siempre-amado y admirado Almirante Cristóbal
        Colón, acompañado de la finca del abuelo Juan, San Vila, lugar en que transcurrieron
        días de niñez y solaz para todos sus descendiente, réplica del paisaje de Galicia en el
        2
        Trópico de Cáncer, cuya presencia se alza una y otra vez también en la trilogía Las
        caras de mi Locura de mi autoría, paraje donde los manzanos son sustituidos por
        guayabos, los nogales por mamoncillos y cocoteros, las encinas y los robledales por un
        bosque de mameyes de Santo Domingo, y cada flor poblada por las descendientes de las
        abejas de Castilla.
        Junto a Eneida o La inocencia perdida nos ofrece un relato breve, La verdad
        sobre el morito Abraham, y los cuentos, Lo que pueden los remordimientos y Un
        insólito antónimo; todos llenos de costumbrismo y sabor de la época en que transcurren
        los hechos. Por ejemplo, la historia del morito Abraham pone en evidencia una faceta
        muy bien guardada de la Revolución cubana, como es el hecho de la participación de
        forajidos en la guerra de guerrilla revolucionaria, la que ha sido adornada con un halo
        romántico y patriótico, en tanto los dos restantes cuentos nos revelan el humor
        chabacano e ingenuo de los campesinos cubanos plagado de una profunda ignorancia, la
        que a pesar del tiempo transcurrido no puede borrar los orígenes del aldeano pobre
        llegado a la Isla.
        Este autor, aún en una etapa inicial de su desarrollo literario y con mucho que
        ofrecernos en el futuro, se haya en un período de búsqueda y consolidación de un estilo
        propio, pero sobre todo en un crecimiento y distanciamiento de otros narradores de su
        predilección, los que inevitablemente marcan a cada artista en su propio estilo, sobre
        todo aquellos que se han ido y de forma intermitente vienen a visitarnos como musas.
        Andrea Tutor Fernández,
        Santander, 18 de agosto de 2004.

      • LIBRO BLANCO DEL COMUNISMO: Memorias de mi Generación

        (1959-2000)

        Prefacio

        Yo tengo una larga y exitosa experiencia en el Ensayo Social, por tanto, soy una Ensayista Social, que irrumpe en el mundo de la Narrativa, partiendo de cánones propios. No me busco en otros y pienso, que no imito a otros. Esto no quiere decir, que no tenga Autores de preferencia y no haya soñado escribir de un modo tan genial y bello como Isabel Allende, cuyas obras me he leído a cuentagotas y siempre por un amigo, que me prestó un libro, u otra, que me lo regaló. Por ejemplo, La Casa de los Espíritus, la que considero su Obra cimera, es un libro que tiene vida, que se estremece en mis manos, según voy leyendo, algo similar me ocurre con la Biblia; DR. Marion Lenk, por habérmelo regalado. Cómo es bien sabido a nivel internacional, los cubanos, que hemos crecido y vivido en la Isla de Cuba en los últimos cincuenta años, nos hemos enfrentado a un contacto cercenado, censurado con el mundo de la Cultura, ante todo, por la limitada llegada de libros de autores del presente.

        En este oficio de narrar, mis referentes clásicos se sitúan en Latinoamérica y, con mucha fuerza, en Cuba en la Obra de Alejo Carpentier, en muy primerísimo lugar, seguido de José Lezama Lima con su masterpiece, Paradiso. Y, en el mundo de la Poesía, estará presente Gertrudis Gómez de Avellaneda solamente superada, a mis ojos, por Sor Juana Inés de la Cruz. Sin afectar a nadie en su orgullo personal, quisiera mencionar a dos autores latinoamericanos, por leídos y admirados, la ya mencionada Isabel Allende y Gabriel García Márquez. A éste último, sobre todo, por Cien años de soledad, que, como en el caso de Lezama, constituye su Obra Maestra; aunque, también, por novela tan bella y singular como El amor en los tiempos del cólera. Claro, que mentiríamos, si no se colocase en la base de todo conocimiento de la Lengua y de la Literatura a los pilares de la Cultura Peninsular, a través de los cuales se realizaron nuestros primeros contactos con el saber; a través de cuyas obras se nos enseñó a escribir nuestras primeras letras, a desarrollar el léxico y la mente. Es, precisamente por ello, que no he creído necesario detenerme en Cervantes, en Juan Ramón Jiménez con Yo y Platero[1], uno de los primeros cuentos, que cualquier niño de Lengua Castellana no sólo se ha leído, sino que sabe hasta la saciedad; en Bécquer, en Luis de Góngora, y otros muchos Poetas y Narradores con mayúscula, de los tantos que, con prodigalidad, han nacido en Tierra Hispana[2].

        En lo personal, he recibido influencia de personas muy conocidas y menos conocidas; incluso, en ocasiones, siendo portadora de motivos distintos y una óptica diferente, como es el caso de nuestra Poetisa Dulce María Loynaz, la que hizo de su casa su fortaleza, como dirían los rusos “Moy dom – eto mayá krepost”; pero, sobre todo, han influido, en mí, MI PADRE, MI HERMANO MENOR Y MI MADRE[3], quienes desde mi niñez han sabido inculcar principios y sentimientos cristianos; en el caso de MI HERMANITO, que goza de la Gloria de JESUCRISTO, me ha llevado de la mano a CRISTO JESÚS. Es a Él a quién pretendo agradar y ser fiel sobre todas las cosas de este Mundo.

        Es probable, que mi modo de expresión literaria no esté muy de moda; tal vez, alguien pudiese preguntar. “¿De dónde salió esta cubana educada a la usanza del siglo XIX español?”. Pues, de Cuba, y no soy una excepción. En mi modesta opinión, la vulgaridad, presente en la Sociedad, y aquí no sólo me circunscribo al ámbito cubano, que responde a un fenómeno social, vinculado con el rápido ascenso de las masas populares, con una elevada movilidad social, tanto en los planos educacional y ocupacional como geográfica, producto de un mayor nivel de desarrollo económico y, en consecuencia, la posibilidad de la existencia de Estados de Bienestar, no puede ser el patrón cultural, que se plantee una sociedad, como meta; por el contrario, los Comunicadores, en su acepción más amplia, nos encontramos en la obligación de difundir una Cultura y un mensaje enriquecedor. Aunque no, con ello, intente decir, que no deben estar presentes, como elementos de la Cultura, también, esos personajes y protagonistas populares, que, con tanta sabiduría y de forma simple, nos hacen entender lo hermoso del sentido de la vida; nos hacen reír y llorar, sobre todo, reír con ese humor popular un tanto chabacano, espontáneo y de una frescura inigualable. En mi forma de decir, no es antigüedad, sino corrección, lo que he pretendido esté presente. Espero haberlo logrado y seguirlo logrando en mi labor literaria futura, así como se me perdonen algunas palabras obscenas, pocas, que he introducido, en el texto, en busca de fuerza y veracidad en la expresión.

        Mi estilo, como el de cualquier escritor que intente ser auténtico, va a estar estrechamente vinculado con la parte central de mi experiencia emocional e intelectual, va a formar parte de mi forma de expresión; es mi individual modo de expresar la vida, el pensamiento y su interrelación. Quién me lea, tanto en LIBRO BLANCO DEL COMUNISMO como en VALS PARA KARLA, de inmediato reconocerá mi pluma, al igual que es reconocida en mis ensayos sociales y artículos, a pesar de la diferencia en la forma de expresión, mensaje y medio. Desde mi punto de vista, el estilo está determinado por un conjunto de factores, que van desde el nivel intelectual, la instrucción, el medio en que se ha desarrollado, la personalidad del autor hasta el modo de expresión de la imaginación. Y, con ello, no pretendo agotar los factores, que influyen en la conformación de un estilo individual, el que es tan propio como las huellas digitales. Por ejemplo, aún considerándola una buena escritora de novelas[4], yo nunca hubiese podido escribir como Zoé Valdés, tampoco lo hubiese intentado, pues mi experiencia de vida es muy diferente. Zoé nos puede ofrecer un segmento de la Sociedad Cubana, el cual es evidente, que conoce muy bien, y nos lo puede regalar con sus verdaderos matices.

        En cambio, yo he sido el “Lente”, que ha intentado fotografiar una sociedad totalitaria desde dentro, desde su origen, a nivel microsociológico; con la frescura de una niña, que se enfrenta a cambios trascendentales: los observa, a la vez, se involucra, hasta el preludio de la muerte anunciada, paraodiando un título de García Márquez. Para ello, uso mi experiencia de Investigadora Social en el campo de la Sociología. Combino técnicas de estudio sociológico: la observación participante, la historia de vida y el rapid appraisal, así como se hacen reflexiones desde el conocimiento de una sociedad estudiada, al tiempo que, experimentada en propia carne. La Autora es la Observadora, que participa en procesos sociales, que se van desarrollando en su entorno a lo largo de un período, que abarca los últimos días de 1958 (los “Últimos días de una casa”, como tituló Dulce María Loynaz el libro publicado en España, casualmente, el 31 de Diciembre de ese mismo año) hasta mediados del año 2000, casi la existencia completa de la Revolución Cubana en condiciones socialistas puras, para marchar al extranjero tras la década trágica de los ’90.

        El exilio y la emigración cubana, calificados por muchos en calidad de diáspora, haciendo un paralelo a la del pueblo judío. A ello, se puede añadir, que es uno de los resultados de los traumas de la Revolución Cubana. Por medio de la historia de vida personal, en la que se van insertando fragmentos de las historias de vida de los personajes secundarios, se describe todo ese período en los diferentes escenarios recorridos por la autora en su bregar por el Mundo y por Cuba; entretanto, en momentos desprendidos de su experiencia profesional, a través del rapid appraisal, se llega a conocer realidades tales como: la de la carbonera de la Ciénaga de Zapata o los primeros impactos de las medidas aplicadas a la Sociedad en la década de los ’90 en el ámbito agropecuario y el comercio los productos de ese sector de la Economía. A pesar de la utilización de técnicas de investigación sociológicas, en LIBRO BLANCO DEL COMUNISMO, se logra, que no dé sensación, y de hecho no lo es, de ensayo social, sino de una obra literaria, que, de facto, constituye un documento de carácter histórico y sociológico, sin tampoco ser una Historia en términos de las Ciencias Sociales. Es una Obra literaria, en que la Autora aprovecha su experiencia en la producción de historias sociologizadas, sobre todo humana, para reflejar la sociedad totalitaria comunista en sus años de vida en Cuba, sus diferentes etapas de estudio en la fenecida Unión Soviética; sus vivencias de la Perestroika y la caída del Bloque Socialista; su impacto en una Cuba agonizante y tambaleante, así como momentos de la presencia e influencia del Gobierno Cubano en procesos sociales de países como El Salvador, Nicaragua, Angola y otros mediante la llamada solidaridad internacionalista. También, muestra cómo la Autora tuvo conocimiento de la presencia de etarras en La Habana y su encuentro con el terrorismo, como fantasma oculto, en una angustiosa espera en el Aeropuerto de Barajas, en Madrid. Pudiese decirse, que estamos ante una novela histórica sociologizada de corte testimonial del proceso revolucionario cubano en su vinculación con el Bloque Soviético, en su carácter de supuesto agente internacional del Socialismo en el Tercer Mundo, subvertidor de la estabilidad del mundo capitalista, tanto desarrollado como subdesarrollado. En fin, una historia sociologizada novelada, una novela histórica del presente, sin ser novela, sobre una generación, también, de las que le acompañaron, y de su evolución hacia una postura de centro, a través de su conversión cristiana[5], comprometida con la verdad.

        Me referiré, en cuanto a técnica expresiva, al diálogo, pues pudiese llamar la atención la forma, en que está intercalado en la misma narración, lo que constituye parte de mi estilo de Narradora. Ésta es una de las cuestiones, que me planteé a la hora de sentarme a escribir. Introducir diálogos de la forma tradicional, a costa de la perdida de ritmo, hubiese sido mutilar el relato, en tanto, la manera escogida lo refuerza; le da vida. Considero, que esa misma técnica expresiva combinada con una narración ágil y amena ha permitido mantener un ritmo dinámico y balanceado en el transcurso de toda la Obra, deteniéndose, sólo lo estrictamente necesario, en un tema para pasar a otro con agilidad. A ello, también ayudó el hecho de haber jugado con el tiempo, que si bien, en sentido general, pudiese considerarse el desarrollo cronológico, se retoza con el tiempo en un ir y venir del pasado hacia el futuro, y viceversa, así como se adelantan, con breves pinceladas, futuros desarrollos, lo que incita al lector a avanzar con avidez por las páginas de una extensa obra sin agobiarlo.

        Su lectura es amena, atrapa al lector desde las primeras líneas, yo diría que desde la primera oración: “¿Yo estuve loca? “, y lo va llevando a los diferentes ambientes, en que me desarrollé, a los diferentes procesos sociales, lo transporta de Santiago de Cuba a La Habana, de La Habana a Moscú, pasando por un fabuloso viaje en barco a través del Atlántico y el Mediterráneo, con escalas en Odessa, Kiev, Crimea hasta la remota Siberia; lo hace vivir en el mundo de los estudiantes extranjeros en Rusia, lo mueve en diferentes direcciones por el territorio de la fenecida URSS hasta conducirlo de regreso a La Habana. Impresionarlo con una entrada por mar; con una ciudad, como fue vista por los abuelos a su llegada al Puerto de La Habana. Hace vivir al lector una Habana diferente, a la que se le ha vendido en los últimos tiempos, pero que existe. Encontrará en sus páginas no La Habana marginal, sino la envuelta por la atmósfera universitaria, intelectual, la de otros barrios, la de los barrios y repartos fuera de la Habana Vieja y Centrohabana; también presenta la represión política y el control dentro del Centro Universitario, a nivel de lugar de residencia. Mas, no sólo se desarrollará en La Habana, sino que se recreará y paseará por diferentes puntos de la Isla, así como recorrerá varios escenarios internacionales.

        No es un libro para sufrir. En él, no se hallará rencor. Muestra los entresijos de la Sociedad Comunista y cómo los niños, que crecieron con la Revolución, tuvieron que ir descubriendo por sí mismos la forma de hallar un pensamiento propio y enfrentar las consecuencias de expresarlo en una sociedad desarticulada, controlada, reprimida, sin referencias democráticas, y sin el conocimiento de sus derechos y libertades. Consecuencias, que llevaron a algunos a navegar por el mundo de la locura y hallar su salvación en manos de JESUCRISTO.

        Por otro lado, se pudiese ubicar la trilogía en el género de Testimonio, al cual pertenece con todo derecho, tanto por lo que narra como por los personajes, los cuales no son obra de la ficción, ni se esconden tras nombres falsos. No obstante, el modo en que está escrita permite al lector disfrutarla, cual novela. Una novela, en que se sabe, que todo lo que se narra responde a la realidad sin disfraces. Las buenas novelas no son más que el producto de una realidad retocada. Al fin y cabo, los novelistas tomamos, inclusive, a nuestros personajes de la vida real: es sabido, que Aghata Christie escogió a muchos de sus personajes al viajar en tranvía; en su caso, escogía una fisonomía, un rostro, que estuviese en concordancia con el personaje psicológico. En tanto, mi primera novela, propiamente dicha, VALS PARA KARLA, a la hora de escoger a mis personajes di preponderancia a las características psicológicas de personas, que se han movido en mi entorno; aunque, para ser franca, no me detengo en la descripción física de aquéllos, mis personajes protagónicos. Prefiero, que el lector se los invente físicamente; les ponga rostros, que imagine al oír a cada uno de ellos, al penetrar en sus pensamientos. En LIBRO BLANCO DEL COMUNISMO: Memorias de mi Generación, los personajes secundarios, que inevitablemente acompañaran al personaje central en la narración, adquieren las características de protagonistas por la fuerza y veracidad de sus historias, con independencia de contar con una presencia en forma puntual. Me atrevería a afirmar, que no hay nadie que lea la Trilogía y pueda olvidar a Marlén Vistel, a Digna Sardiñas, a las siluetas fantasmagóricas con machetes en las manos, saliendo de un campo de caña y muchos otros.

        En tanto, VALS PARA KARLA es una novela pura, considerada como un género de ficción, aunque su hilo conductor es testimonial. Es una novela destinada para el entretenimiento culto e instructivo; coloca al lector ante la necesidad de adoptar posiciones, revalorar sus puntos de vista; responde a los intereses de lectores exigentes en el plano intelectual y estético, la presente Obra se inserta en esa línea divisoria, difusa, que le permite a la novela participar de otro y en otros géneros, ser realidad, convertida en novela testimonial suprarrealista.

        En su desarrollo, la estructura de LIBRO BLANCO DEL COMUNISMO es abierta. No aspira a desentrañar un misterio, sino una sociedad que se oculta mediante la demagogia y el cerrar los ojos de los que viven otra realidad, y pretenden, que un fenómeno tal no los amenaza, restando importancia al germen, que lleva en su interior, pinta las paredes, habla desde la tribuna y medios de comunicación, desfila con banderas y lemas… No es asunto de izquierdas y derechas, sino de métodos, de dirección de los procesos. Además, la Obra presenta las características de una novela cerrada, porque la Autora de antemano, desde el comienzo mismo, se plantea, conoce la primera y la última oración del libro, hasta cómo va a ser escrita, así como la estructura interna de la obra, mediante un plan bien estructurado y detallado, propio de una estructura cerrada. Sin embargo, en el transcurso de la narración, hay un nivel de flexibilidad, que permite introducir nuevos temas, desarrollar puntos de vista y presentar la sociedad, en que se desenvuelve, desde diferentes ángulos, característico de una estructura abierta.

        La Obra fue pensada, como una trilogía de testimonio, aunque el intento de su primer lanzamiento al mercado editorial se realizó desde la forma de novela; una novela en un solo volumen compuesto por tres partes. Más tarde, se pensó publicarla en dos tomos: el primero, que abarcase el Primer y Segundo Libros y, el segundo, el Tercero. Cada una de las partes de la Trilogía, aunque conforma un todo, es una “novela” en sí misma; puede leerse por separado, sin que, con ello, deje de recibir el lector un mensaje valioso, en el que no solamente le interesará la narración, sino también otros valores formales, psicológicos, filosóficos, religiosos, morales, etc. Hoy, vuelve a presentarse en su forma original, como fue concebida, es decir, como trilogía, en 3 tomos.

        Hacia el interior de los libros, que la integran, la Obra fue dividida en capítulos, en los que se cuida con esmero el balance entre sí; no obstante, no se sacrifica el aspecto narrativo en aras del balance a toda costa, lo que se pone de manifiesto, en primer lugar, en la extensión de los libros, donde el Tercer Libro, Ovejas y lobos, tiene un mayor peso en cuanto a cantidad de páginas y fuerza narrativa, por concedérsele una mayor importancia a la experiencia personal y es, a través de ella, que se refleja a la sociedad en crisis.

        La Autora toma su propia experiencia de vida, como pretexto e hilo conductor, no considerándola sus memorias, sino las Memorias de su Generación, presentadas cual novela de no-ficción, donde el verdadero personaje protagónico es la Sociedad, que le ha servido de contexto. Esto se pone de manifiesto desde que comienza el Primer Libro, En el Bosque: se presenta a una generación expuesta a un cambio social trascendente, que intenta cambiar de raíz las tradiciones, convenciones y enfoques sociales, y trabaja por sentar nuevos principios éticos, en contraposición a los principios morales del hogar, de la familia. Una generación, que apenas inicia sus pasos por la vida, afronta la ruptura familiar y social; crece y se educa en un sistema socio-económico diferente al de sus padres y abuelos. Podría considerársele la primera generación puramente socialista, integrada por aquéllos, que comenzaron la escuela con el cambio revolucionario, aunque, a ella, también corresponde incluir al conjunto de niños, que se encontraba realizando estudios primarios y, en menor medida, secundarios, aunque no están exentos. Generación, que muchos años más tarde recibiría, en Cuba, el cuestionable nombre de “Generación Perdida”, pues está conformada por aquéllos, a los cuales, según la generación en el poder, no les corresponde el mismo, no tendrán acceso a él, encontrándose esta aseveración en contraposición con el hecho de ser el grupo humano más calificado dentro y fuera de la Isla.

        El Segundo Libro, El Camino, comienza con una etapa adulta, con el desarrollo de la vida universitaria en el extranjero, precedida de un fabuloso viaje a través del Océano Atlántico, marcado por el encuentro con otros; con una Unión Soviética, en que los hijos predilectos de esa generación viven un proceso al que pudiese llamársele “Rusificación”, más bien, de Cosmopolización. Se está en presencia de un grupo generacional, cuya aparentemente única enseñanza recibida ha sido en el marco del Sistema Comunista, en la Escuela Comunista, en la Universidad Comunista, pero que, al mismo tiempo, se abre a una experiencia cosmopolita, que, inevitablemente, influirá en su modo de analizar y vivir, lo llevará a su centro de trabajo, a su entorno y condicionará una futura ruptura con los patrones sociales tradicionales.

        En el Tercer Libro, Ovejas y lobos, de regreso de vivir la Perestroika y el derrumbe del Bloque Soviético, unido a su experiencia de Encuentro, la Autora opta por ser consecuente con el desarrollo de su pensamiento cuestión habitual en su modo de ser. Ello le llevará a vivir bajo el acoso político y psicológico del individuos ultra-ortodoxos y oportunistas, que usan los mecanismos del Régimen con fines propios; se verá obligada no sólo a cambiar de puesto de trabajo, sino también de especialización, del mundo de las Relaciones Económicas Internacionales transita por el de la Sociología Rural para, tras un “receso” y renovadas fuerzas, crecer a la Literatura. Esto le permite conocer a Cuba por dentro y en sus tres niveles: en la esfera externa, en el nivel macroeconómico, y microeconómico y sociológico. Con una salud resquebrajada, al borde de la muerte, parte a la tierra de sus abuelos, a España, a la Madre Patria, ya preparada para el inicio de su Carrera Literaria.

        No es un libro político, a pesar de que al estar presente la Sociedad, como personaje protagónico, y se aborden necesariamente cuestiones de carácter político. Es un libro escrito con amor y desde el amor, en que se ha tratado de comprender los diferentes procesos y momentos, que nos ha tocado vivir a mí y a mis conciudadanos, y a todos aquellos, que hemos transitado el duro camino de una Sociedad Totalitaria, con independencia del signo. No obstante, un largo período de meditación y oración han permitido borrar cualquier vestigio de rencor y hacen posible una escritura amena, suave, moderada.

        Por más que se intente explicar el estilo, el lenguaje, las técnicas de narración, el ritmo, la estructura presentes en la Trilogía, que, con toda probabilidad, podrá ser de utilidad a la hora de captar la intención y algunos matices, el pleno disfrute y comprensión de lo narrado, solamente, será posible percibir en toda su magnitud y las características propias de la Obra con la lectura de la trilogía LIBRO BLANCO DEL COMUNISMO: Memorias de una Generación, que le ha tocado navegar por el difícil y, a la vez, enriquecedor camino del Comunismo e intentar resolver la tarea de la democratización de la sociedad; buscar la reinserción al mundo contemporáneo. También, decirles, que gracias al Socialismo real se ha avanzado en el plano social en el Capitalismo. Pues, la defensa del Sistema Capitalista ha estado vinculada a satisfacer las necesidades sociales, a través de una mayor distribución de la riqueza y al aumento del bienestar, en general, disminuyendo el atractivo de las mayorías hacia las reformas sociales habidas lugar en la Unión Soviética y disminuir, así, el enfrentamiento de clases sociales, el antagonismo entre capitalistas y obreros. He, ahí, el rol positivo del Socialismo y el Comunismo en la Historia Humana, a nivel global. En cuanto a la estructura de la sociedad y algunos aspectos de las relaciones sociales, representó un paso atrás en la Historia, sólo a un nivel más alto.

        La Autora. Santander, 16 de Marzo de 2003

        ——————————————————————————–

        [1] Me tomo la libertad de enmendarle el título, porque un burro, jamás, puede ir delante de un ser humanO no ser que se le esté dando con la vara. Tampoco, puede ir el humano con minúscula y el burro con mayúscula. Claro, que se debe a la cortesía de la Lengua Castellana, pero ésta ha costado malentendidos en la Historia Humana.

        [2] Al decir “tierra hispana, se hace referencia a toda la hispanidad, ubicada a ambos lados del Océano Atlántico.

        [3] En la Trilogía se mantiene las minúsculas, al referirme a los miembros de la Santísima Trinidad, que nos han visitado y preparado el Camino de expresión de LA ALIANZA DIVINA, de un modo que no podemos comprender con la lógica humana, porque en el momento de la escritura, aún, no se me había revelado qué cuerpos habían poblado.

        [4] Cuando califico a Zoé Valdés, como novelista, lo hago en base a sus mejores libros publicados; jamás, a sus artículos, y nunca he visto la versión original de sus trabajos. Ignoro, si pasan por alguna firma especializada en corregir estilo y redacción. Ella sabe conformar sus personajes y tiene una historia, y la desarrolla. En mis primeros años de estancia en España, no sabía, que existían empresas para arreglar libros.

        [5] Al DIOS BUENO, que nos mima y nos respeta, que nos quiere dignos y orgullosos de ser sus hijos; al DIOS JUSTO, entendido como BUENO, COMPRENSIBLE, DIVINAMENTE HUMANO Y HACEDOR DE JUSTICIA, DE LIBERTAD Y RESPONSABILIDAD; al DIOS DUEÑO DE LA PALABRA, QUE SU PALABRA ES SU CARTA DE PRESENTACIÓN, PORQUE ES PALABRA DE VERDAD, DE JUSTICIA Y DE RESPETO; AL DIOS TODOPODEROSO, QUE REINA SOBRE VIVOS Y MUERTOS, SOBRE LO VISIBLE Y LO INVISIBLE, SOBRE LO MATERIAL Y LO INMATERIAL.

  2. NO siempre fue fácil encontrar los datos que me permitieran completar lo que quería fuera una serie de artículos y cuando aparecían en ocasiones se referían a la antigua provincia de Oriente, en la cual se citaban entonces poblados que en la actualidad pertenecen a Santiago de Cuba, puede que a la hora de tomar los datos haya incluido alguno que hoy no se cuenta como tal, o que haya redundado información de algún sitio que en la actualidad no se cuenta para Santiago. La diferencia encontrada por Ud puede tener muchas causas que me es imposible definir desde ahora, pero le agradezco el comentario y espero que de algo le haya servido la entrada a la cual hace referencia.
    +1

  3. Hola, estuve mirando el video del carnaval, amo Santiago de Cuba, ahora, tenía entendido que los carnavales son en julio, es decir, estos videos, son de este mes, verdad? saludos argentinos!
    Viv

    • Hola Vivi, muchas gracias por amar nuestra ciudad 🙂
      En efecto, el video es de los carnavales de este 2012, precisamente de la inauguración el pasado 21 de julio
      Saludos, Noel

      • Andrea Tutor Vals para Karla
        I
        PRÓLOGO
        Vals para Karla o Plagio es una novela audaz. Este segundo nombre ha sido
        introducido a posteriori y el término está utilizado en el sentido de los antiguos
        romanos, es decir, comprar a una persona libre, sabiendo que lo era y retenerlo en
        servidumbre, o utilizar un siervo ajeno como si fuese propio. Desde el punto de vista de
        movimiento literario, pudiese decirse que logra una síntesis entre el realismo, entendido
        como forma de reflejar la realidad del modo en que es aprehendida por los sentidos, y el
        romanticismo, pero con la naturalidad y frescura de principios del siglo XXI; al mismo
        tiempo, se aplican conocimientos psicológicos y sociológicos. La obra pudiese ser
        inscrita en un nuevo romanticismo español de inicios del s. XXI, que si bien utiliza
        elementos del realismo en su prosa, incluye abundante simbolismo, más propio de la
        poesía, al igual que el juego con la estructura gramatical hacia el interior de la oración y
        el orden de las palabras. Su prosa destila poesía, dulzura; acaricia al ser leída. El
        romanticismo de la primera mitad del s. XIX en España solo brilló por una década
        (1834-1844) con nombres como Martínez de la Rosa, Macías de Larra, Salas y Quiroga,
        y Zorrilla; también, José de Espronceda, aunque de espíritu romántico, fue considerado
        por algunos como el primer gran poeta español moderno.
        De hecho, estamos ante la presencia del renacer del romanticismo; un
        romanticismo con nuevos matices, enriquecido por la experiencia del realismo y del
        naturalismo, con una mayor intervinculación entre protagonistas y sociedad, con
        Andrea Tutor Vals para Karla
        II
        abundancia de temas actuales de carácter universal e intemporales. Una de las primeras
        diferencias que salta a la vista con el romanticismo del s. XIX es que se da una
        combinación del amor y la naturaleza, sin llegar a la exageración de esta última, sin la
        exaltación e idealización del mundo rural, sino una especial relación con lo citadino, así
        como un apego por el bienestar de la vida urbana. Está presente una relación armónica
        entre los dos medios y formas de disfrutar la vida y/o estancias en ellos. Otra importante
        diferencia va a estar marcada por su elección de vida y abre una enorme distancia con el
        romanticismo alemán, caracterizado por una tendencia suicida y pactos con el Diablo.
        En cambio, por Vals para Karla o Plagio, así como por Las caras de mi
        locura. Memorias de mi generación, pudiese ser llamada una romántica de los nuevos
        tiempos, pero con una opción clara, definida, por Dios, por la Santísima Trinidad. Con
        Dios, triduo y uno, se mantiene una relación íntima, sobrenatural, llena de amor y
        responsabilidad. La autora como protagonista en Las caras de mi locura. Memorias
        de mi generación, o en el personaje de Carolina en Vals para Karla o Plagio, se
        sabe una elegida, sin llegar a comprender por qué ha sido ella precisamente y no otra
        persona. En una lucha entre lo sobrenatural y lo racional se debate en un primer
        momento; tan grande responsabilidad le aplasta, la desespera, no se cree con fuerzas
        para llevar sobre sus hombros algo, que sólo le es dado a seres superiores. La lucha
        entre la educación materialista, la necesidad de encontrar coherencia en todas las cosas
        me hacen vivir con desesperación mi encuentro con Dios, tamaña experiencia de amor y
        contacto con lo sobrenatural en conjunción perfecta con lo natural. Por otro lado, el
        temor a Dios, visto en el sentido de la posibilidad de defraudar la confianza puesta en
        mí; me convierte la carga más pesada. No obstante, la autora aprende a llevar esa “doble
        vida” (una doble vida muy diferente a la de Karla), con naturalidad y limando las
        asperezas racionalistas, materialistas de la educación recibida, de su forma de conformar
        Andrea Tutor Vals para Karla
        III
        el pensamiento. Tanto para la autora en su novela de no ficción de corte testimonial
        como en el papel de Carolina de un modo más sutil, existe una definición clara sobre el
        único ser sobrenatural, con el que quiere mantener una relación, Dios. En todo
        momento, rechaza la posibilidad de mantener un pacto, ni el más mínimo trato con el
        Maligno, o fuera de la Trinidad del Señor.
        Vals para Karla o Plagio presenta una estructura asimétrica sugerente y
        responde a cómo fue concebida para dar espacio al lector, para que desarrollase un
        capítulo por sí mismo, en la práctica, y un final abierto a su imaginación, en el que se le
        indica una dirección, pero no se le obliga a tomarla. Este tipo de estructura ha
        significado una ruptura de la autora con su larga carrera de ensayista social, siempre
        preocupada por el balance de sus escritos, así como en el desarrollo de las tesis de sus
        estudiantes en sus años de profesora universitaria, lo que está presente en Las caras
        de mi locura. Memorias de mi generación, la cual pudiese considerarse su obra de
        transición, al tiempo que, novela de no ficción, testimonio de una época y de una
        generación, la primera generación puramente socialista, la “generación pérdida”.
        En la novela actual, Vals para Karla o Plagio, se mantiene la soltura y
        facilidad al escribir, la riqueza de léxico y de matices, características de toda su obra,
        tanto ensayística como literaria, lo que permite al lector disfrutar de una agradable y
        amena lectura, al mismo tiempo, que enriquecedora desde el punto de vista cultural, sin
        agobiarle con un lenguaje excesivamente culto y lleno de pedantería, propio a la
        literatura latinoamericana de la década de los ’50, ’60 y posterior, impuesto por un
        barroco, que se encontraba en contraposición con el modo de vida de la segunda mitad
        del s. XX. Por sólo citar un ejemplo, se pudiese traer a colación el caso de mi siempre
        admirado Alejo Carpentier; características que fue reforzando, según avanzaba en su
        Andrea Tutor Vals para Karla
        IV
        obra, a lo que unía un menosprecio extraordinario hacia las personas, que no gozaban de
        una cultura superior y gustos refinados.
        El primer capítulo y los dos finales se sirven de un narrador externo, mientras
        que en el segundo, parte central y cuerpo de la novela, la protagonista principal, Karla,
        narra la historia desde dentro, pasa a repasar su vida a través de un monólogo interior de
        carácter retroactivo. Con maestría se navega por la existencia laberíntica de Karla, se
        logra penetrar en su psiquis, en su mundo interior; desentrañar sus problemas y
        reacciones; en una idiosincrasia completamente ajena a la de una autora cubana, como
        lo es la alemana. Además de ubicarlas en diferentes ambientes y puntos geográficos,
        coloca a las protagonistas ante procesos de ruptura socio-económica trascendentales,
        tales como la Perestroika y la caída del Muro de Berlín con su fuerte influencia en la
        estabilidad económica y psíquica de aquellos que los vivieron, con su impacto en la
        familia y el tratar de aferrarse a ella, cual tabla de salvación en medio de una sociedad
        que se derrumba, donde se pierden los referentes y hay que dar un salto a lo
        desconocido. No solamente adaptarse, sino también crearse un espacio en la nueva
        sociedad, que se va implantando en lugar de la otra de forma traumática, sin la
        aceptación plena de los miembros de la sociedad anterior. Es el recomponerse de una
        clase muy vinculada a la capa dirigente del partido comunista y de la Stasi; una clase
        que tendrá que moverse por caminos diferentes y hallar nuevas fórmulas de actuación
        para insertarse a la sociedad capitalista, y sólo es tratada en la novela colateralmente,
        enmarcando un proceso, sin entrar en las interioridades de la recomposición de la clase
        misma, sino presentando a un agente externo en el rostro de Galerías Hermann, cuyo
        capital fundacional tiene un origen oscuro, que hace suponer que se trata de un
        prestanombre, un testaferro al servicio de sus anteriores jefes por sus habilidades y falta
        de escrúpulos. Con la caída del comunismo, el capital acumulado por la sociedad pasa a
        Andrea Tutor Vals para Karla
        V
        manos de la dirigencia comunista y de las altas esferas de la policía secreta, los que se
        convierten en los nuevos ricos del Este.
        Karla es una conquistadora nata en todos los aspectos de la vida. Tiene la fuerza
        y el coraje para ello, también, la paciencia, aunque ella misma no lo perciba así. Durante
        años, paso a paso, fue conquistando el corazón de su amiga, a veces con sutileza y,
        otras, con una agresividad controlada; mas, al alcanzar su plena conquista, no sabe qué
        hacer con ello, pues la vida le plantea nuevos retos, que aplaza con reiteración. Ello
        llevó a Carolina, más pasiva en su forma de sentir y actuar, a tomar la iniciativa en una
        relación amorosa, que cada vez se hacía más insostenible sin el componente sexual. Dos
        mujeres, que se saben mujeres y les gusta ser mujeres, que no gustan de otras mujeres,
        se aman y atraen sexualmente; se encuentran una frente a la otra separadas por un muro
        de indecisiones, de prejuicios y miedos sociales. Carolina es la primera en no sentir
        miedo, tras una experiencia fuerte de vida, que la llevó a enfrentar todos sus miedos
        juntos y superarlos; le exige a su amiga, que rompa con sus dudas, con un mundo y una
        relación que la degradan como ser humano. Para entonces, Karla considera que está
        loca, que no vive en un mundo real, cuando, en realidad, la quiere traer a ella al mundo,
        devolverle su dignidad, sus ansias de vida y de realización.
        Ante sus reiteradas vacilaciones, Carolina pasa a tomar la acción, lo que de
        algún modo la desconcierta y perturba, sintiéndose Karla ante una dualidad de roles: es
        la parte activa y fuerte de la “pareja” y, por otro lado, se mantiene pasiva, expectante.
        De conquistadora pasa a ser conquistada. La relación la comienza a ubicar en un lugar
        menos cómodo para su carácter, que combina lo noble y lo dulce con su arrogancia y
        agresividad.
        Karla utiliza la supresión, como mecanismo de defensa, para no enfrentarse a los
        problemas, deseos, sentimientos o experiencias, que le producen placer y necesita, a la
        Andrea Tutor Vals para Karla
        VI
        vez que la ubican en una situación conflictiva en el plano interno y externo: se esfuerza
        por no pensar; al mismo tiempo, necesita y quiere pensar. Una constante en la novela va
        a estar dada en el tema de la represión sexual y la sublimación del sentimiento amoroso.
        La obra toca varios aspectos psicológicos de la protagonista central, así como los
        momentos en que ha sido víctima de la irresponsabilidad médica al inducírsele a pensar
        y ejecutar medidas para ¿resolver? sus problemas psíquicos y sexuales en
        contraposición con la personalidad y tendencias naturales, genéticas de la ¿paciente?, la
        que sólo llega a ser paciente, porque se le considera una enferma, es tratada como tal y
        se le lleva, junto con la colaboración de su esposo, a situaciones límites, a depresiones
        reiteradas y a cuestionar el sentido de la vida. Su convicción interna sobre su identidad
        sexual, sobre su feminidad, se encuentra en conflicto permanente con su feminidad
        externa y el cuestionamiento de la misma, como tortura psíquica, por parte de su
        marido.
        La novela Vals para Karla o Plagio abre el corazón de una mujer, es más,
        de las dos protagonistas, sin caricaturas, de forma coherente, con sus vacilaciones,
        constantes miedos y anhelos. Karla y Carolina son seres vivos, reales, no protagonistas
        hechas a la medida; tropiezan, una y otra vez, con los mismos obstáculos, inhibiciones,
        con una realidad que las desborda, la que es necesario comprender, asimilar, interiorizar
        para poder actuar sobre ella de forma consciente, razonada. Es la lucha del corazón con
        la razón, la lucha del espíritu contra la mente, contra los prejuicios e intereses sociales.
        Un corazón lleno de amor, que supo sembrar amor en el de su amiga; una amiga, hasta
        entonces, demasiado entregada a la razón, pero, sobre todo, demasiado segura de sí
        misma, la que no era consciente de su capacidad de amar; con un corazón compartido
        entre muchos cariños y relaciones, además, portadora de una idea un tanto falsa sobre
        Andrea Tutor Vals para Karla
        VII
        un concepto y sentimiento tan sublime como el amor, marcada por un ateísmo militante
        en permanente lucha con una educación familiar católica.
        El amor de Karla y Carolina, surgido en los años de su juventud, nos hace
        cuestionar una de las frases célebres de Shakespeare: “El amor de los jóvenes no está en
        el corazón, sino en los ojos”. Este es un amor que surgió, por la gracia de Dios, en la
        juventud y sólo la falta de experiencia, los prejuicios sociales y la represión no
        permitieron su desarrollo normal, armónico. Son esos tres factores, los que con
        reiteración se erigirán como obstáculos ante la felicidad y la realización plena del amor,
        a lo que se añadirá, complejizándola, el componente familiar, al Karla formalizar una
        familia. La relación entre las dos amigas pone de manifiesto, que la tendencia sexual no
        es determinante en el surgimiento del sentimiento amoroso y que en el transcurso de la
        vida se puede, producto de la aparición del amor, de la comunicación, del contacto y
        desarrollo de una relación de amistad, dar paso a la necesidad de otro tipo de relación
        sexual de signo diferente. En este caso, el amor estaba en el corazón, pero los ojos no lo
        querían ver.
        El amor es un sentimiento, que no depende de los hombres, está más allá de su
        alcance y completa comprensión. Su elección no constituye una cuestión humana, pero
        el sentirlo, respetarlo y venerarlo, sí. El amor es divino y, como tal, se vive por designio
        de Dios; es don, regalo. El sufrimiento, que le acompaña, le está dado a los hombres por
        rebelarse y asumir posturas, que van contra ese mandamiento divino. Karla y Carolina
        se debaten en la lucha entre lo humano y lo Divino. Elementos, que se complementan,
        como estas dos mujeres, sin ser cuestiones idénticas, pero que sólo pueden vivir en su
        interrelación, al igual que el cuerpo y en espíritu. Solamente el pasar a una cuarta
        dimensión, no conocida por la física, permite al espíritu librarse del cuerpo, ir a Dios.
        Una separación que lleva al cuerpo a formar parte del ciclo biológico, a reciclarse; en
        Andrea Tutor Vals para Karla
        VIII
        tanto, el espíritu va a integrarse, a perfeccionarse en Dios, en esa inmensurable
        inteligencia universal, en esa incalculable fuente de Amor Divino.
        La novela está llena de esperanza y seguridad en el amor. Es, precisamente, ese
        amor, el que ata a Karla a la vida, rescatándola tras sus intentos de suicidio, le da
        sentido en lo más profundo de su ser. También ella exige de su amiga valor, coraje,
        pero, sobre todo, vivir por ese amor y para ella. Sus mentes nunca dejan de estar en
        estrecha comunicación, salvando las distancias, las fronteras y todos los obstáculos
        humanos.
        El amor es tratado en sus dos planos, en cuanto expresión física de un
        sentimiento espiritual, es decir, deseo sexual, aunque no se identifica con éste, y como
        expresión espiritual pura; en esta última forma, se va a mover, inicialmente, en una línea
        divisoria, difusa, entre el amor y la amistad para, más tarde, pasar al campo del amor
        puro, el cual se intenta dotar de un disfraz de amistad para ser, socialmente, aceptado y
        por temor a que una relación física, sexual, ponga fin, desgaste, algo que para ambas es
        sagrado, insustituible y que tiende a la eternidad.
        Como autora, intento colocar al lector ante el gran misterio del amor, y lo
        planteo en una lucha consciente y larga, venciendo con reiteración al deseo sexual, es
        decir, a su componente físico, presente en ciertas circunstancias y que perdura en la
        distancia real; una distancia que no logra apagar las llamas del amor y la atracción,
        cuando el amor es el ingrediente central en una relación, que al igual que la de Jesús de
        Nazaret y María Magdalena se debate entre el amor y la amistad. Un amor que nunca
        fue vencido, ni siquiera por la muerte.
        El amor no es pasado, está vivo, presente y se proyecta al futuro, enmarcado en
        todo un conjunto de contradicciones sociales e individuales, que rodean y viven en el
        ser humano.
        Andrea Tutor Vals para Karla
        IX
        En la persona de Karla, se nos presenta a la mujer integrada a los estudios, culta,
        preparada para afrontar una vida intelectual con éxito, a la que la inexperiencia lleva a
        convertirse en madre soltera y, luego, la presión familiar y social la convierten en
        esposa dentro de un matrimonio tradicional, donde le corresponde asumir toda la carga
        de la familia y ocupar un lugar secundario al lado de un marido mediocre, que mata sus
        aspiraciones intelectuales y deseos de realización personal. La novela, a través de este
        matrimonio, pero no sólo, analiza la situación de la mujer maltratada, que no se
        considera a sí misma objeto de maltrato sexual y psicológico; una mujer amarrada en el
        intríngulis de una familia, de un hogar, el que solamente existe sobre la base de su
        infelicidad y frustración. Por ello, le diría a todas las Karlas del mundo: “NO SUEÑES
        TU VIDA. ¡VIVELA! ¡Ten valor para vivir todos tus sueños! El amor no se
        suicida”.
        La autora, Santander, Viernes Santo de 2003

      • 1
        Publicado en:
        Literarias Siglo XXI
        REVISTA INTERNACIONAL LITERARIA Y CULTURAL http://www.literarias.org
        PRÓLOGO A “INÉS DEL ALMA MÍA”
        HOMENAJE A ISABEL ALLENDE EN SU 65 CUMPLEAÑOS
        Autora: ANDREA TUTOR1
        Agradecimientos de la Genial Escritora, por el presente de ANDREA TUTOR, en su 65
        cumpleaños “Querida Andrea: ¡Muchas gracias por escribir ese maravilloso prólogo para
        Inés del Alma Mía! Lo guardaré como un tesoro. Un abrazo, Isabel Allende” (7/Agosto/2007)
        Los apuntes bibliográficos, que aparecen al final de la novela Inés del Alma Mía,
        y ruego a Isabel, me permita escribir sus títulos con mayúsculas, de ningún modo
        pueden sustituir a un prólogo; tan necesario para autores consolidados intelectualmente
        y para los lectores de mayor nivel cultural e, incluso, para poner en claro el
        proceso creativo y las intenciones del Autor. Un prólogo no tiene que ver con los
        niveles de venta, sino con el valor literario, intelectual y humanista de una obra. Las
        novelas de Isabel Allende necesitan prólogos. Me extraña, que la Sra. Gloria
        Gutiérrez, agente literario de Isabel Allende, al leer el manuscrito le haya solicitado
        algunas referencias bibliográficas para una novela, aún siendo histórica, y no un
        2
        prólogo, y que señalase, que sin éstas el “relato parecería fruto de una imaginación
        patológica”. Me dio mucha gracia lo que aparece entre paréntesis, muy de Isabel,
        “de lo que me han acusado a menudo”. ¿Patología o genialidad?
        Por cierto, un pintor no tiene, necesariamente, que ser un hombre culto, mientras
        que un escritor sí. Me refiero a los conocedores de las técnicas y, con su
        aplicación, capaces de reproducir un cuadro de otro o un paisaje. Ser un buen
        paisajista en vivo y directo es bastante difícil. No obstante, un genio en la Pintura
        no tiene que buscar la perfección de las formas, sino ser capaz con dos brochazos
        de trasmitir una idea, de expresar actitudes humanas, historias, relatos y hasta
        “alucinaciones”, ser capaz de hacer visible la invisibilidad del otro lado del espejo.
        En cambio, un Escritor Genial está en la obligación de no sólo trasmitir, sino
        hacerlo con perfección, distinción y el duro trabajo artesano.
        Quién conozca la Historia de América sabe, que en Inés del Alma Mía hay una
        mayor probabilidad de veracidad que en muchos de los libros sobre la Historia de
        América. En la Historia, por lo general, se usa una aproximación positivista,
        hechológica. La Historia estará viciada por los enfoques subjetivos no sólo del
        Historiador, sino también de la sociedad y capas dominantes para la que se
        escribe; sociedad, en la que se persigue influir y conformar una cosmovisión. Como
        norma, la historia escrita no es imparcial. Además, en ella se pierde gran cantidad
        de valiosísima información sobre las relaciones sociológicas de nivel micro, que
        dan colorido, dejan comprender mejor las sociedades, grupos y etnias que las
        componen, sus costumbres y motivaciones.
        Es evidente, que Isabel Allende tuvo que trabajar muy duro para obtener un
        producto tan fiable y bien elaborado. Ella nos señala un período de estudiopreparación
        de cuatro años. Yo sé, que no fueron cuatro años, sino una vida de
        observación, inquietudes, reflexiones y búsqueda de precisiones para acercarse a
        la verdad histórica de la mejor manera posible. Ha sido una búsqueda honesta y,
        3
        en ella, se percibe no sólo ilustración, sino genialidad en estilo y la forma, en que
        está plasmada la Historia de Chile y, en particular, de su fundación, utilizando la
        figura de una mujer, Inés Suárez, una mujer común. Estoy segura, Isabel le ha
        dado mayor trascendencia que la Historia misma, la ha rescatado para el mundo en
        una época de globalización y que la amplia divulgación permite presentar a todos
        los públicos; en una época de facilismo y acomodamiento, acompañada por la
        voracidad en levita, a la que le es tan necesario un cuestionamiento moral. Isabel
        se cuestiona actitudes éticas del pasado, pero, al igual que en los textos de La
        Santa Biblia, se manifiestan en la actualidad, forman parte de la esencia humana.
        Por lo que, necesariamente, leída de forma inteligente, nos prepara para afrontar
        nuestro presente. Por cierto, iba andando el verano pasado por el Centro de
        Santander y sentí tal gozo en mi corazón, que me puse a girar. Una conocida al
        verme, me dijo: “¡Pero si estás bailando!” Yo le respondí: “No, estoy girando, como
        el Rey David. Dios me hace girar al sentir alborozo en mi interior”. La conocida es
        Testigo de Jehová y comenzó a citarme de memoria versículos de La Biblia, lo que
        provocó en mí una insurrección y le dije: “Yo no soportaba las citas ni en la
        Universidad y, mucho menos, a los que andaban diciéndolo todo a través de citas
        de otros. Cuando hables conmigo, dime qué tú piensas, aplica la sabiduría, no
        repitas cual papagayo –estábamos ante la Librería Estvdio y nos miraba la joven
        de la portada de Inés del Alma Mía-. La Biblia sólo quiere decir libro y, para mí,
        es sagradísima, la tengo en mi cabecera, como material de estudio y consulta
        constante, pero más que nada la llevo en el corazón. Recuerda siempre, que Biblia
        sólo quiere decir libro. La Biblia la escribieron hombres, profetas de la Antigüedad
        y, hoy –dije señalando el libro de Isabel-, nos habla Dios a través de Isabel Allende
        y otros Selectos Autores para elevarnos en humanidad”. “¿Ahora me vas a decir,
        que Isabel Allende es santa?” –repostó de forma irrespetuosa, con una sonrisa
        4
        burlona. “Sí, lo es. Isabel Allende es uno de nuestros profetas. Es santa. Algunos
        escritores somos profetas de nuestro tiempo, del presente”.
        Aproximadamente para esta fecha, del año pasado, leí el Capítulo I de Inés del
        Alma Mía, salido en Internet como forma de incitar a los lectores a comprar la
        novela. No es su mejor capítulo, al libro lo hace grande América, en la medida que
        América va haciendo grande a Inés Suárez. Considero, que en el caso de una
        autora del nivel y categoría de Isabel Allende es una ofensa usar tácticas de
        mercado, que sí son necesarias para individuos, que comienzan una carrera o
        escriben un libro, para escritores de escasa estatura, que son vendidos por las
        campañas comerciales y no por el vuelo de su pluma2. Me pareció raro el uso de
        técnicas comerciales efectivitas para la promoción de una mercancía-libro de la
        Autora más conocida por vendida y por preferida de los lectores durante un cuarto
        de siglo, que no sólo se expresa por el nivel de ventas, aunque éste sea el
        parámetro económico y sociológico más fácil de medir y utilizar, aunque yo, en
        particular, en mi calidad de Científica Social dé mayor importancia a los aspectos
        cualitativos en mis análisis. No obstante, el uso de esa técnica me dio la
        oportunidad de utilizar el primer capítulo del libro de Isabel Allende, antes de su
        salida al mercado3, para hacer un ejercicio económico-literario comparado, que
        perseguía el objetivo de establecer un precio justo de salida al mercado de mi
        propia novela, Vals para Karla, la que da inicio al movimiento literario y artístico
        del Neo-Realismo Romántico. La prensa, desafortunadamente, lo contrapuso al
        Realismo Mágico, en el cual se inscribe, con todo derecho y como uno de sus
        máximos exponentes, la Obra de la Sra. Isabel Allende.
        En este ejercicio intervino otro libro salido el mismo 2006, Travesuras de una niña
        mala de Mario Vargas Llosa, autor del que sólo había leído algún ensayo y artículo.
        Para mi sorpresa, constaté, que con la salida de Gabriel García Márquez del
        5
        mercado, en calidad de sujeto activo, entendido como creador-productor, para usar
        un término de la Sociología, especializada en Literatura y Creación, Isabel se
        quedaba, aparentemente, sola, encabezando el reinado literario de la Lengua
        Española y, para los de un enfoque más estrecho, como Reina Absoluta de la
        Literatura Hispanoamericana. Por lo menos, entre los dos libros de los conocidos
        autores hispanoamericanos, salidos en 2006, existía una distancia abismal, tanto
        por el estilo, calidad de la prosa, uso del Castellano como por la trascendencia del
        tema tratado.
        Mas, llegó Vals para Karla, en el propio mes de septiembre, para salvar esa
        distancia y acompañar, con toda dignidad, a la mejor novela histórica de la que
        tengo conocimiento en el presente siglo. Isabel no se quedó tan solita, como podría
        parecer.
        Desde mi conocimiento histórico y sociológico, Inés del Alma Mía supera a Cien
        Años de Soledad, que ya es mucho decir. Ciertamente, es más castellana la
        novela de Isabel que la de Márquez; en ella, hay más iluminación, ha habido un
        mayor esfuerzo espiritual4. Aunque, a García Márquez, no hay quién le supere en la
        musicalidad de su prosa, en ese ritmo folclórico del Caribe colombiano, que marca
        su narrativa y en el humor caricaturesco de su “historia postcolonial colombiana”.
        6
        Desde el sello UniVersO Editorial OVO, hemos calificado a Inés del Alma Mía,
        sin ningún riesgo, como la mejor novela histórica de 2006 y a Vals para Karla,
        como la mejor novela moderna de 2006. Esta última fue escogida de entre los 12
        libros literarios, escritos por mí, hasta entonces, por el hecho milagroso de que la
        Gran Escritora Isabel Allende, a quien considero Maestra (junto con Cervantes,
        Carpentier, Lezama Lima, García Márquez, Bulgakov, Sor Juana Inés de la Cruz,
        Bécquer, Pushkin, Chejov y otros), sin conocerme, hizo una excepción para leer la
        versión original de ésta, mi primera novela propiamente dicho, en Abril de 2004, y
        aseverar, que eso era lo que hacía falta en el quehacer literario, y que me perdone
        por no citarle de manera textual y utilizar la memoria. Considero tener la autoridad
        suficiente, y necesaria, para poder calificar libros, del mismo modo que la he tenido
        para calificar Literatura Social, tesis de diplomas y tesis de grado de Maestrías y
        Doctorados en diferentes especialidades. De acuerdo a mi conocimiento y
        apreciación, en la novela histórica inspirada, sólo ubico en un lugar muy destacable
        en 2003 a El Secreto de la Diosa de Lorenzo Mediano.
        Isabel nos ha brindado una novela histórica trascendente, que no sigue la moda
        actual de novelar sobre temas medievales, sino que ha hecho un esfuerzo
        intelectual y espiritual importante para traernos de la forma más realista posible,
        con sus tintes y aromas, tan controvertida historia. Pero, sobre todo, con una
        pluralidad en su discurso, que permitiría decir, que su texto es polifónico. En mi
        opinión, la Escritora Isabel Allende ha logrado dar connotación a la Historia de la
        Conquista de Chile y de la Fundación del Reino de Chile, partiendo del Virreinato
        del Perú; ha elevado a la cota más alta el proceso de la conquista de América y lo
        ha hecho contrastando, adecuadamente, los diferentes enfoques de cada una de
        las partes contrincantes. Llama la atención, que no ha cometido el error ahistórico,
        tan frecuente, de valorar el pasado con patrones de comportamiento del presente,
        7
        aun entre los científicos sociales. Con maestría, narra las mayores vilezas de
        ambas partes y hace un cuestionamiento moral, al mismo tiempo que reconoce la
        necesidad histórica de algunas crueldades por motivos de sobrevivencia.
        Es espectacular, el momento, en que Inés toma la espada y decapita a los cinco
        indios mapuche. Nos coloca, con su narrativa, ante un fenómeno de visualización
        de los hechos, cual si estuviésemos en el escenario de la batalla o ante la pantalla.
        No obstante, lo que mejor logra, Isabel, es introducirnos y hacernos partícipes de
        su trance creativo. Y, de forma creciente, nos lleva a la euforia. Precisamente por
        ello, Dios me ha hecho esperar un año para escribir el presente prólogo, y sin leer
        comentario alguno al respecto, que pretende ser regalo a mi Escritora preferida en
        su 65 cumpleaños y está siendo escrito al entrar España en el día 2 de Agosto, Día
        de Nuestra Señora de los Ángeles, en un año que suma 9, número de la perfección
        femenina. De haberlo hecho al terminar la lectura, habría escrito sólo alabanzas y
        dado gracias a Dios por tan excelente médium.
        En esta decapitación, me parece, que Inés, más que olvidarla, quiso hacer ver, que
        no recordaba. Inés posee una mente preclara y es una mujer pragmática, no
        presenta comportamientos, que hoy la Psiquiatría situaría en calidad de un estado
        descompensado. Hasta hoy, no había conocido a ninguna persona que borrase los
        recuerdos ante un hecho negativo, que le conmocionó. Aunque he de señalar, que
        su comportamiento general y pensamiento pueden hacer suponer cierto retraso o
        deficiencia mental; tal percepción puede estar relacionada con un accidente
        cerebrovascular no tratado y con un bajísimo nivel cultural. No obstante, me hace
        dudar de mi cuestionamiento a la salida olvidadiza, aparentemente “facilona”, que
        le da Isabel al mayor acto de crueldad, y de forma más descarnada, contado en la
        novela Inés del Alma Mía. Isabel nos narra las crueldades y bajezas de la
        Conquista, pero no experimentamos esas crueldades en nuestro corazón; no nos
        hace partidarios, ni ella misma toma partido, justificando unas y condenando otras.
        8
        Trata de comprender los motivos más íntimos no sólo de los protagonistas, sino
        también de las partes contrincantes, ya sean españoles contra españoles, como es
        el caso de Almagro y los hermanos Pizarro, o entre españoles e indios. Marca la
        diferencia entre las distintas etnias de la Cordillera Andina a la llegada de los
        españoles.
        ¿Es Isabel Allende sólo una excelente narradora? No, es una intelectual integral,
        una sabia, que nos ha dado una lección magistral de la etnia mapuche. Hasta nos
        enseñó, que nunca se escribe en plural y que no debemos permitir que la
        computadora o el ordenador, según los gustos, nos malcorrijan. Recrea la conocida
        historia del gran poema épico a los araucanos, es decir, a los mapuche, de Ercilla.
        Y, a mí, me situó en las clases de mis excelentes profesores de Literatura Universal
        del Bachillerato, en el Cuqui Bosch de Santiago de Cuba, y en mis días de Monitora
        de Historia en la Secundaria Espino-Fernández. Nos ha ilustrado sobre los
        medicamentos indígenas, alcanzando una simbiosis entre la Medicina Europea, hoy
        llamaríamos Occidental, y la Medicina de los pueblos oriundos de América, sólo
        comparable con el fenómeno de la Nueva Era, en que los laboratorios
        farmacéuticos y los científicos penetran en lo profundo de la selva y al interior de
        los grupos étnicos, que conservan a sus chamanes, para obtener las recetas de
        tratamientos naturales, que les han llegado por revelación o por tradición oral, para,
        luego, vendérnoslas en cápsulas o tabletas y calificarles de oscurantistas desde la
        Medicina Oficial.
        No me puedo considerar una especialista en la Obra de Isabel Allende, pero sí
        considero haber leído sus mejores libros y, entre ellos, sus cinco Obras Maestras, a
        saber: La Casa de los Espíritus, Eva Luna, Retrato en Sepia, Hija de la
        Fortuna e Inés del Alma Mía. Por supuesto, tiene otros libros muy buenos y
        buenos, que en otros autores pudiesen pasar entre sus mejores libros. Sin
        9
        embargo, en Isabel, se colocan en un escalón inferior dentro del conjunto de su
        Obra Creativa.
        En el libro que nos ocupa, la Autora ha llegado a confundirme. Si en sus
        Masterpieces anteriores se definía en cuanto a quiénes enmarcaba dentro del
        término chileno, en Inés del Alma Mía, parece ser que todo el mundo es chileno:
        los españoles rotos son chilenos, los españoles conquistadores y fundadores de
        Chile son chilenos, los mapuche son chilenos y hasta nace el primer chileno de un
        español y una Inca, una Princesa. Cómo no va andar confundida Isabel, si ella es
        una española nacida en América, descendiente de hidalgos; una chilena nacida en
        Perú, que viviendo en Venezuela le fue presentado Barrabás para iniciar su primera
        Obra Maestra, La Casa de los Espíritus, que le hizo nacer literariamente para el
        mundo en España, y desde España; para afincarse, definitivamente, en los Estados
        Unidos de América, en California, la que nada entre las aguas de chicanos, es
        decir, mejicanos estadounidenses y gringos, con un Barrio Chino genialmente
        recreado en Retrato en Sepia con lecciones de Medicina y Sabiduría Oriental.
        Se pudiese decir, que Isabel Allende sabe conformar sus personajes, pero ello no
        es noticia a estas alturas. En la presente Obra, la fuerza del personaje de Inés hace
        pequeños a todos los demás, incluso, a los dos Excelentísimos Señores
        Gobernadores de Chile, que compartieron su cama, ocupan lugares secundarios al
        lado de tan admirable mujer. La portada es magnífica, fina, clásica, cual la O del
        ombligo de la joven fotografiada, de lo que ya me burlé en carta a Isabel. La O
        indica perfección, por lo que debemos llamar a Isabel Allende a ser ejemplo de
        ahorro de papel y, con ello, ayudar a la conservación de los bosques y la energía.
        ¿Es perfecta Inés del Alma Mía? Casi perfecta. En mi modesta opinión,
        presenta dos pequeñas imprecisiones, que en nada restan la grandeza del
        producto literario y pueden ser subsanadas sin que los más avispados lectores
        10
        sean capaces de darse cuenta. Estoy segura, que Dios quiso colocar ese “casi”
        para que ningún hombre o mujer sobre la Tierra se crea superior a Dios, para
        doblegar la soberbia humana, que puede hacer mella, incluso, en sus mejores
        hijos. Cómo no va a ser casi perfecta la quinta obra de Isabel, si el 5 se identifica
        con las nociones de centro y totalidad, según el Diccionario de Símbolos de
        Alfonso Serrano Simarro y Álvaro Pascual Chenel. ¡Cinco Masterpieces
        hacen inmortal a un Escritor! Isabel Allende ha alcanzado, que
        se le reconozca su inmortalidad en vida, en cuerpo humano, y
        con plena capacidad creativa.
        Santander, España, 2 de Agosto de 2007.
        Nota: El Prólogo fue escrito en estado de gracia, al compás de Música Clásica, fue
        la primera vez, que DRA. KARY TORRES vio salir de sus ojos el Rayo Violeta DIVINO
        (claro, brillante, lila) en varias ocasiones y dio sobre el teclado, lo que le comenté a
        Isabel al enviárselo. Fue escrito entre las 11 PM del 1 de Agosto y las 2 AM del día
        2, Día de Nuestra Señora de los Ángeles, cumpleaños de la escritora chilena.
        Enviado por fax con la indicación, que se lo llevasen con el desayuno, cual
        Mañanita del Rey David.
        ***********
        1Dra. Cary Torres Vila, Doctora en Ciencias Económicas, con especialización en América Latina, y
        Socióloga Rural. Experta en Relaciones Económicas Internacionales. Premio al Mejor Libro Científico
        Publicado por Universidad de La Habana y Premio Nacional de las Ciencias Sociales en Cuba 2000
        (compartido) por un libro de historia sociologizada, y Ensayo Social en el concurso pinos Nuevos, 2ª.
        Edición, 1995. Ensayista Social, Articulista de Opinión, En la actualidad, Escritora, Poetisa, Ilustradora y
        Editora. Iniciadora del Neo Realismo Romántico, su primera expresión pública Vals para Karla
        http://www.andreatutor.com ; carytorresvila11@yahoo.es
        2Incluso, me ha resultado indignante ver anunciar a una Escritora, como Isabel, con un cintillo o un cartel,
        que dice que escribe con el alma. No, Isabel Allende no escribe con el alma, sino asistida por el Espíritu,
        que le envía genios y emisarios, ángeles. Yo, en lo personal, he regalado varios ejemplares de Inés del
        Alma Mía como presentes de Navidad y Reyes, es lo primero, junto con mis libros, que he pensado a la
        hora de obsequiar a mis amigos; también, he obsequiado con dos libros de García Márquez, uno de ellos, la
        11
        genial novela El Otoño del Patriarca. A todos con los que converso les aconsejo comprar y leer el libro
        de Isabel, que nos ocupa, y les invito a leerse sus cinco Obras Maestras, como forma de elevación de la
        cultura, la tolerancia, el buen gusto y la Lengua; de crecer en humanidad.
        3Al ver en Internet un capítulo de Isabel Allende antes de la presentación del libro, me hizo sospechar de
        una caída significativa en el nivel de ventas, que sólo puede estar relacionada con la preponderancia del mal
        gusto a través de los medios, y nunca con la calidad y amenidad de la oferta. Isabel está aún en la cúspide de
        su fase creativa y aunque haya anunciado a Inés del Alma Mía, como su primera novela histórica, lo que
        indicaría cierto agotamiento de temas, no es totalmente cierto. Toda la Obra de Isabel Allende tiene un
        fuerte componente histórico, trabajado hasta el exquisito.
        4Noël Salomón en la ponencia “Algunos Problemas de la Sociología de las Literaturas de la Lengua
        Española”, siento corregir a tan docto señor o a su traductor, pues hay cuestiones que se escriben con
        mayúsculas (desde pequeños se nos enseñó, que, en los títulos, los sustantivos se escriben con mayúsculas,
        al igual que en el Inglés y el Alemán), muy a pesar de algunas lamentables reformas e inclusiones en la
        Lengua Española, pues, Salomón nos ilustra, citando a Macherey, a quién no le resultaba nada
        <> la palabra <>, la que coloca en correspondencia con una concepción irracional
        del acontecer literario. Indica, que tal vocablo, creación, “no sería sino refugio de misterio e ignorancia, un
        vestigio de la <>”.
        Es una pena, que Macherey se haya dedicado a estudiar a los creadores y sus creaciones sin ser, él mismo,
        creador y, por tanto, se quedara en lo “científico” sin alcanzar el crecimiento espiritual necesario para la
        creación y la comprensión de dicho fenómeno. Al ser yo misma Científica Social en varias esferas del saber
        y habiendo transitado por las Ciencias de forma exitosa y, tras un período contemplativo de cinco años, con
        una elevación importantísima de mi espiritualidad, hasta alcanzar a vivir una experiencia de Dios, que me
        condujo a un crecimiento literario narrativo y, con posterioridad, poético para pasar, por último, a una
        narración plástica de mi poética y mi prosa, de mi experiencia vital y espiritual, puedo afirmar, con toda
        autoridad, que Macherey, y los que con él se atreven a tal aseveración, está en un camino equivocado y que
        conduce, inevitablemente, a un enfoque acientífico al no corresponder con la verdad. El término creación, al
        igual que inspiración, tiene que ver con la iluminación. Sólo ilumina el Espíritu, es decir, el Creador. Por
        cierto, el Espíritu Santo es la fuerza femenina de la Creación, se representa con una paloma blanca y otra
        que casi no se ve detrás. Mas, mi criterio propio es que el Espíritu es neutro y, por ello, puede poblar el
        templo femenino y el masculino. No obstante, llama poderosamente la atención la elevada feminidad en los
        hombres dedicados al Arte y la Religión. La cita corresponde a: Creación y Público en la Literatura
        Española, con edición a cargo de J.-F. Botrel y S. Salaün, con un prólogo de Francisco Ynduráin,
        Editorial Castalia, Madrid, 1974, p. 18.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: