Santiago en mí

Archivar en la categoría “De la prensa”

El vigor de la canción | Giselle Lage en La Jiribilla

Resulta casi un imposible, y que ocurre con mucha más frecuencia de lo que deseamos, el develar las novedades sonoras que acontecen más allá de los predios capitalinos. Los consabidos problemas objetivos y subjetivos (más lo primero que lo segundo y también viceversa, diría Benedetti), nos impiden a menudo hacer salir a la luz de los medios nacionales los no pocos brillos que atesoran las provincias.

Fotograma del video clip (Última tentación. Quidam Pilgrim ft Giselle Lage) del corto animado “Mundo Sumergido”. Cortesía de Giselle Lage. Foto tomada de La Jiribilla

Si usted pasa por Santiago de Cuba y puede darse un salto por alguna de las peñas que allí acontecen, en especial alguna ligada a la buena canción, no deje de escuchar a Giselle Lage Gil. Todavía parece una adolescente, de figura esbelta y una apariencia casi frágil, que sus ojos grandes y serios desmienten de inmediato. Pero, mejor, espere a que cante. Entonces descubrirá una voz hermosa, un sonido donde se notan ya el rigor y el talento, y un futuro donde no faltarán mayores logros y estaturas, si tan serio camino se mantiene y cultiva como merece.

Giselle ha cursado diversos estudios de piano y de canto. Sus primeras inquietudes musicales, cantar y prender canciones nuevas según refiere, la llevaron de la mano de su familia hasta las cantorías infantiles en la Sala Dolores y a las primeras clases de piano con la profesora Daysi Díaz Páez. Luego vendrían los estudios en el conservatorio Esteban Salas, hasta que, vencido el nivel Medio, cumpliera su servicio social como profesora y pianista acompañante de la propia Escuela Vocacional de Arte santiaguera. En tal recorrido, los sueños de la niñez se fueron haciendo real presente.
En su provincia, además de compartir labores con algunos de sus coterráneos, como el trovador Erick Ramírez, también ha recibido la atención de espacios televisivos locales, en especial los dedicados a los creadores más bisoños. En el corto animado Mundo sumergido, de Alien Ma, interpreta el tema principal del filme en un featuring con Quidam Pilgrim, y protagoniza el clip promocional de esta producción.
Por fortuna, ya Giselle cuenta con una grabación de su trabajo. Un disco que debemos (como tantos otros de por esos lares), a ese santiaguero incansable que es el trovador José Aquiles. Acompañada a la guitarra por el maestro Gabino Jardines, la joven cantante asume retos mayores en ese registro. Proyectada más allá de las canciones de sus colegas troveros, Giselle se introduce en un repertorio selecto, hondo, variopinto, donde se respira del filin, del bolero latinoamericano e incluso del tango y del Brasil.

Con repasar brevemente los autores que suma este fonograma, se puede al menos ya aplaudir de primera mano las intenciones que busca tocar, lejos de toda concesión y colmado de magníficas obras. Baste mencionar a César Portillo de la Luz y José Antonio Méndez, Isolina Carrillo, Ernesto Duarte, Marta Valdés, María Teresa Vera y Guillermina Aramburu, Tom Jobim y Vinicius de Moraes y hasta un Gardel y Lepera, muy dignamente defendido.

Con ese aire sonoro especial que Gabino sabe recrear (que no por gusto fue el guitarrista de doña Eva Griñán), el disco transpira una atmósfera deliciosa, sin artilugios. El acompañamiento deja entrever los justos momentos para que brille la voz solista y propicia a la vez una base sólida que arropa cálidamente cada tema. Giselle no tiene una de esas voces de potente emisión o de apabullantes notas ultra altas en su tesitura. Pero su registro agradable y limpio, su manera personal de construir cada tema, ofrecen a cambio esa interpretación sin estridencias, ese filin raigal, esa oportunidad de detenerse a escuchar y disfrutar de una canción por su validez per se; justo para dejarse llevar a los ensueños que sus autores nos revelaron con tales obras. Tal sensación, creo que escasa en los avatares musicales del hoy, al menos aquí se percibe claramente. Y, mejor aún, se disfruta.

Hay todavía, por supuesto, un poco de sombras por vencer. A pesar de que se escucha de un tirón, con sumo placer, es claro que no es este el disco que consagrará a esta artista ni mucho menos. Quizás algo más de fuerza a la hora de entregar la canción, algún melisma que sobra, un par de entonaciones que pudieron ser mejor logradas o intencionadas en otro aire, son lugares todavía perfectibles. Un larguísimo trecho de rigor y dedicación, mucha madurez y entrega de por medio, le queda a esta artista por desbrozar. Pero, a la vez, este disco mejorable es quizás el primer grande y sólido paso en ese viaje. El sólo hecho de que una intérprete novel ya decida medirse con tal repertorio, y salga del paso con tino, logrado buen gusto, y calidad coherente con su juventud y sus capacidades, es de por sí digno de elogio.

Así que,  lléguese por Santiago de Cuba. La canción, la buena canción, libre y vigorosa, sin tener que ir a descubrirla sino tan sólo a disfrutarla, también suena y vive por esas cálidas tierras.

Tomado de La Jiribilla

Anuncios

Panchito estará en Cuba

La noticia ya no es noticia. Lo fue, en su momento, y habrá que esperar hasta el ¿lejano? septiembre para que vuelva a ocupar titulares, más allá de que en el intermedio, una que otra novedad se filtre. El Papa Francisco visitará Cuba en este 2015.

FranciscoSerá el tercer Papa que visita la isla desde 1998, en menos de veinte años. Como sucedió con sus antecesores (Juan Pablo II, en 1998 y Benedicto XVI, en 2012) su estancia en Cuba será uno de los acontecimientos del año y dará (ya lo hace) mucho de que hablar a favor y en contra.

Desde ya muchos se afilan los colmillos sobre lo que esta visita podrá dejar para los cubanos; aunque, justo es decirlo, por primera vez un Papa llega a la isla con el mérito de “ya haber dejado” mucho. Ahí está el reconocimiento público de Raúl Castro y Barack Obama al papel jugado por el Papa Francisco en el sonado restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

Así pues, Panchito, como cariñosamente se le suele llamar por acá, llegará a Cuba con una cierta aurora de “héroe”, por haber contribuido, de manera decisiva (según ambos mandatarios) en lo que durante mucho tiempo parecía un imposible.

Más allá de esto, o también gracias a esto, lo cierto es que el Papa Francisco goza de amplia aceptación en la población cubana, “creyentes o no creyentes”, y estoy convencido que las amplias muestras de cariño y respeto profesadas a sus antecesores, serán superadas con creces durantes su agitada agenda en tierras cubanas.

No faltarán, por supuesto, las oportunidades de escoger el suceso como materia para la picaresca cubana. De hecho, desde hace tiempo, Panchito es centro de no pocos chistes, que ahora se ofrecen premonitorios, con la cercana visita.

Si no me cree tendría que haber estado presente en alguna de las conversaciones que a raíz del reciente Viernes Santo se podían escuchar en las calles. Nunca se olvida que luego de la visita de Juan Pablo II, los cubanos disfrutamos, después de mucho tiempo, del feriado de Navidad. Benedicto XVI nos dejó el asueto del mentado Viernes Santo. Entonces todos se preguntaban: “si viene Francisco, ¿qué feriado nos regalará?”

Mientras esperamos (como nunca antes, me atrevería a decir) la visita de este nuevo Papa a la mayor de las Antillas, yo me quedo con la anécdota que compartí con un amigo argentino, que estaba de visita en Cuba cuando Jorge Mario Bergoglio fue investido como el 226° Papa, con nombre Francisco. Sentados a la mesa de la cremería del 18 Plantas de Garzón, degustando un sabroso helado, me comentó: “los argentinos ya teníamos a Dios (Maradona), ahora tenemos al Papa”.

 

Dedicarán Feria Internacional del Libro 2015 a historiadora santiaguera Olga Portuondo

Ola PortuondoSantiago de Cuba, 5 nov.- La próxima edición de la Feria Internacional del Libro de Cuba celebrará el centenario del poeta Raúl Ferrer, y estará dedicada a la investigadora cubana Olga Portuondo y al ensayista Leonardo Acosta, Premio Nacional de Literatura.

Olga Portuondo es la Historiadora de la Ciudad de Santiago de Cuba y ha dedicado su vida a la indagación histórica, en particular a la de la antigua jurisdicción de la tierra más caribeña, durante el período colonial de 1700-1868.

Parte importante de su quehacer como historiadora, la tiene también el estudio del proceso de formación de la nacionalidad cubana; temas acerca de los cuales tiene numerosas publicaciones en Cuba y en el extranjero.

La Editorial Oriente ha publicado sus libros El Colegio Seminario San Basilio Magno (2000, en co-autoría con Juan Rovira S.J.) y La Virgen de la Caridad del Cobre: símbolo de cubanía (2001).

Es profesora titular de la Universidad de Oriente e investigadora de la Academia de Ciencias de Cuba. Posee la Distinción por la Cultura Nacional y ha obtenido en varias ocasiones el Premio Anual al Mérito Científico.

El multitudinario evento de la lectura reserva la reposición de diez de los mejores títulos de la Premio Nacional de CIencias Sociales.

La venidera cita tendrá a la India como país invitado de honor, durará hasta abril y no hasta febrero, como es tradicional, para unirla a sendas ferias en comunidades rurales y universidades, según dio a conocer el poeta Jesús David Curbelo, vicepresidente de Relaciones Internacionales del Instituto Cubano del Libro.

Tomado de Sierra Maestra. Por: Clara Gayoso Giró
Read more about Dedicarán Feria Internacional del Libro 2015 a historiadora santiaguera Olga Portuondo | Periodico Sierra Maestra by José Roberto

La noche más larga, finalmente llegó…

El poeta, periodista y escritor Reinaldo Cedeño durante la presentación del libro “La Noche más Larga. Memorias del Huracán Sandy”. Foto Jorge Luis Guibert (Sierra Maestra)

En mi aún corta vida, pocas veces he presenciado que un libro cause tanta curiosidad y ansias por ser leído y poseído. La Edad de Oro y Cien Horas con Fidel, son, quizás, las excepciones, y repito, en mi breve existencia…

Así sucedió también en Santiago de Cuba con “La noche más larga. Memorias del huracán Sandy”, un texto que muchos quisieran tener en sus manos, y desconozco si lo lograrán…

¿Por qué revivir la experiencia más lamentable de las últimas décadas en Santiago de Cuba? ¿Acaso una suerte de sentimiento colectivo de autoflagelación invade mi ciudad?

Confieso que la primera noticia que recibí del libro, y mira que ha sido bastante publicitado, causó en mí un inicial sentimiento de rechazo, ¿qué necesidad había de rememorar ese momento?

Reinaldo Cedeño, compilador de la obra, tuvo a su cargo la titánica labor de recoger la mayor cantidad de experiencias y aristas posibles sobre el devastador efecto de Sandy en Santiago de Cuba. Entre persuasiones, persecuciones y hasta aplicación de fuerza coercitiva, jajaja, se valió este multipremiado y talentoso periodista y poeta para entrar en la vida de las personas y que estas accedieran a desnudarse y contar sus vivencias personales sobre esa noche-madrugada.

Es increíble lo que se logró, pues poetas, investigadores, intelectuales, fotógrafos, periodistas cogieron en sus manos plumas, bolígrafos, teclados, y lograron despojarse de sus profesiones para relatar, desde lo personal, sus visiones sobre Sandy, antes, durante y después.

¿Valió la pena? “La noche más larga. Memorias del huracán Sandy” no es un libro para llorar. Tampoco es un texto de autocomplacencia, despojado de conflictos. Es una construcción colectiva que, como bien me confesara Cedeño en una ocasión, no captura la realidad (eso es imposible) pero sí un mosaico bastante colorido y diverso, y muy completo, me arriesgaría a firmar yo, pues refleja una impresionante cantidad detalles relacionados con el paso del meteoro.

No faltan las alusiones a los mitos de la invulnerabilidad ciclónica de Santiago de Cuba, tampoco las desgarradoras descripciones, las historias anónimas de verdaderos héroes, nacidos de personas comunes (historias que a veces ignoramos sean capaces de existir en nuestro patio…), tampoco están ausentes los conmovedores poemas que nacieron inspirados en este ciclón, y como cubanos al fin, igualmente está presenten las aristas de comicidad que salen de cualquier situación, siempre como ventanas entreabiertas que dejan entrever realidades no siempre agradables….

Es este, sin lugar a dudas, un libro muy sincero, contado tal cual sucedió: la poca o mucha preparación previa, la confianza o desconfianza de las personas en la recuperación, las bolas (chismes) que circulaban a toda velocidad por la población, los puntos de venta de alimentos que de pronto aparecieron en las calles como flores de una estación, las vicisitudes para recargar móviles, lámparas, en aquellas interminables horas de oscuridad…nada, o casi nada de aquellas primeras horas o días, escaparon de las páginas de este libro.

También están las imágenes, nacidas de lentes profesionales o amateurs, pero cargados de una indiscutible intencionalidad documental. Ellas hablan por sí solas.

Es una obra incompleta, ¿cuál no lo es? Pero esta, aunque se amplíe, se reedite, se enriquezca, siempre será incompleta, porque todos los que sufrieron aquella noche-madrugada tendrán algo que decir.

“La noche más larga” no dejará que Sandy se pierda en la memoria de los santiagueros, aunque como Flora, muchos vaticinamos que se convertirá en un mito en este suroriental territorio, que parecía haber sido olvidado por el paso de los ciclones.

Tomado del blog Cosas del Chago

Wichy en el Sábado del Libro

Fue uno de los textos que me debí en la pasada Feria del Libro en Santiago de Cuba. Ahora lo presentarán en el habitual Sábado del Libro.
“Entre el cuerpo y la luz: poemas y canciones para Wichy”, es un homenaje a Luis Rogelio Nogueras. Compilación de León Estrada y Reynaldo García Blanco, recoge textos de otros escritores cubanos, en los cuales se recuerda la figura de uno de los más destacados poetas de su generación.
Yo también le adeudo mucho a Wichy. Tal vez lo conocí tarde, pero fue siempre. En más de una ocasión ha salvado mis sequías. Alguna vez también le dediqué un texto que ahora comparto con ustedes:

Verso blanco

Inspirado en un poema de Luis Rogelio Nogueras

Una vez Ella me dijo que el silencio también es parte de la música. (Hay cosas que se nos hacen evidentes cuando las dicen con palabras como esas). Vino entonces a mi mente aquel extraño poema. Se llamaba “Poema de amor en versos blancos” y, bajo el título, solo la impecable pulcritud del papel vacío. Genial el poeta que temprano comprendió que también en la nada hay poesía.

Presentarán en Santiago de Cuba libro a la memoria de Luis Rogelio Nogueras, “Wichy”/ Tomado de Sierra Maestra

Santiago de Cuba, abril 2.- La presentación en esta ciudad, el venidero sábado, del libro “Entre el cuerpo y la luz. Poemas y canciones para Wichy”, estará dedicada a la memoria de Luis Rogelio Nogueras, una de las figuras más representativas de la literatura cubana post a enero de 1959, triunfo de la Revolución.

El texto de Ediciones La Memoria es una compilación hecha en esta urbe sur oriental de Cuba, por los poetas León Estrada y Reynaldo García Blanco.

El tradicional Sábado del Libro, que habitualmente tiene lugar en la librería ateneo Amado Ramón Sánchez, en la céntrica calle Enramadas, servirá como escenario a la presentación que estará a cargo del periodista y narrador Eric Caraballoso.

Luis Rogelio Nogueras, Wichy o El Rojo (1945-1985), fue un poeta, narrador y guionista de cine cubano, considerado entre los exponentes más destacados de los escritores de su generación, y a él se debe la publicación de “Cabeza de zanahoria”, que fue Premio David de poesía, en 1967; “Y su muero mañana”, premio de novela en el concurso de la UNEAC, en 1977; “Imitación a la vida”, premio de poesía de Casa de las Américas, en 1981, y “La forma de las cosas que vendrán”, en 1987; “Nada de otro mundo”, antología personal, en 1988, y “De nube en nube”, en 2003.

En la contraportada de “Entre el cuerpo y la luz”, al referirse a Wichy se puede leer: “… ha dejado después de su prematura muerte, un halo mítico que llega hasta nuestros días. Poetas de diversas generaciones lo han tenido siempre como referente y a través de sus versos lo han homenajeado, citando parte de su producción o simplemente dedicándole determinada obra”.

León Estrada y Reynaldo afirman que si bien el olvido no ha podido completar su significación con la obra de Wichy, por la calidad de esta y el genio del autor, “… sus compañeros de generación tampoco dejaron que su escritura todavía hoy de actualidad, quedara solo en fichas bibliográficas.

En la compilación aparecen textos dedicados a Luis Rogelio Nogueras, salidos de las plumas de, entre otros, Pablo Armando Fernández, Roberto Fernández Retamar, Fayad Jamís, Miguel Barnet, Eloy Machado, Guillermo Rodríguez Rivera, Waldo Leyva, Víctor Casaus, Jesús Cos Causse, Lina de Feria, Silvio Rodríguez, Nelson Herrera Ysla, Marilyn Bobes, Pedro López Cerviño, Helio Orovio, Demián Rabilero…

“Entre el cuerpo y la luz…” lleva implícito el mismo fundamento que los otros homenajes: “… celebrar el esplendor de la vida y obra de Wichy”.

Navegador de artículos