Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “Serie Nacional de Béisbol”

En el barco, con los piratas

A las tres de la tarde no pensé que fuera posible. De incógnito, a través de unas persianas, espié el marcador del cuarto partido del play off final de la pelota cubana entre La Isla y Ciego de Ávila: favorecía a los últimos 3 carreras por 0, en el final de la tercera entrada. Lo confieso: me embargó el pesimismo y pensé que no sería posible otra remontada, que el play off se le pondría cuesta arriba a los pineros. Parece que no aprendí la lección, ofrecida en no pocos partidos desde su hombría frente a Industriales y Matanzas. Solo lamento no haberlo podido vivir en vivo, como he hecho con los juegos anteriores. Igual, me siento feliz como un pinero, como estoy seguro se sienten muchos otros en toda Cuba, sin jamás haber pisado un catamarán que nos cruce hasta la otrora isla de tantos pinos.

Si lo pienso fríamente, me da igual si Ciego de Ávila gana su segundo campeonato. Méritos le sobran y los han mostrado a lo largo de la serie. Pero creo que no sería igual. Me gustan los finales inesperados. Esos que dan para hablar. Aunque, pensándolo bien, gane quien gane, siempre se hablará de este equipo de La Isla. Será primera vez que el segundo puesto (en caso de quedarse ahí) adquiera mayor protagonismo que el primero. Así que, sueño con grandes titulares donde la “sorpresa” llene cuartillas.

Como David de la pelota cubana se erige este equipo. Como espectáculo que todavía da vida a una Serie Nacional, a un deporte, que tantos achaques arrastra. Parece que hacían falta unos filibusteros que tomaran por asalto un barco que parecía hundirse. No digo que lo lleven a puerto seguro, pero al menos, por ahora, todavía flota.

¿Olvidados? | Según “Gabo”, en Cubadebate

Entre las muchas cosas positivas que tiene el sitio digital Cubadebate, están los comentarios de sus lectores. Claro, algunos suelen ser soeces, lacónicos, prescindibles; pero siempre, SIEMPRE, se puede encontrar en otros el complemento perfecto a un artículo o, incluso, la respuesta inmediata, el esclarecimiento, el antagonismo puro.

Hoy me encontré con uno de esos comentarios que vale la pena leer, replicar. Fue en uno de los artículos dedicados al triunfo del equipo de Isla de la Juventud sobre el de Industriales, en la Serie Nacional de Béisbol. Allí, alguien con seudónimo Gabo, salió ligeramente del tema para hablar, con toda la razón del mundo, de un tema que puede abordarse (y se ha tratado en ese mismo sitio por otros foristas) de muchas aristas diferentes. Gabo lo dijo todo y, a mi parecer, lo dijo bien. Transcribo, pues, sus palabras, y ojalá pueda incluirle el nombre completo de su autor.

¿Olvidados?

Quién haya visitado Santiago de Cuba y lo haya recorrido casi en su totalidad, debe haber conocido una de sus calles más peculiares llena de historia y herencia cultural. La avenida Trocha o simplemente la calle Trocha, constituye un icono de la idiosincrasia del santiaguero. Famosa por sus carnavales, es también reconocida por poseer una de las áreas bailables más populares del país, el Termómetro de la Salsa, justo en la intersección con la Carretera del Morro. En ese mismo emplazamiento nuestros equipos de Beisbol han celebrado sus triunfos en series Nacionales, Selectivas y cuantas ligas se han diseñado (es la única provincia cuyos equipos o peloteros ostentan el primer lugar en todos los tipos de ligas inventadas en nuestro país: Serie nacional, Selectiva, Súper-selectiva, Copa Revolución, Súper-liga). Cuando esto ha sucedidola trocha se ha cerrado y ha salido el cocoyé.

Justo antes de llegar a esa intersección, el transeúnte que viene bajando Trocha, puede ver a mano derecha una emblemática cafetería, aunque no precisamente por el deleite de sus alimentos expendidos. La Pelota, es el nombre de esta popular cafetería, la cual fue remozada hace unos años y tiene la estructura de un diamante de beisbol y el techo asemeja a la grada de un estadio de pelota. La ambientación de ese pintoresco sitio se compone de imágenes en acción en un terreno de beisbol, de varios de nuestros más famosos y queridos peloteros. Más recientemente se han colocado unas gigantografías (afiches o imágenes de tamaño muy grande) de los peloteros que ciertamente se han destacado en nuestra provincia. Ahí podemos ver al gran Vinent, Alemán, a Kindelán, Bell, Vera..pero no están ni Pacheco ni Pierre????

Para el que conoce de beisbol (y no me considero como tal, aunque si me reconozco fanático y llevo muy bien las estadísticas), lo primero que salta es una crucial pregunta¿por qué?..estamos hablando de unos de los 3 mejores peloteros de todos los tiempos (Pacheco) en Cuba, capitán de capitanes, talento exquisito hacia el arte de las bolas y los strikes, olfato ofensivo y defensa impenetrable, poseyó y posee aún varios records en Series Nacionales..persona ecuánime y de valores humanos¿cuál ha sido su delito?, ¿Qué faltas le atribuyen?. Lo mismo sucede con Pierre, no describiré sus méritosson conocidos igualmente.

Cualquier explicación que sea vertida es sencillamente absurda, no hay forma de justificar tal omisión, es inadmisible. Seguimos cometiendo errores colosales, llenos de argumentos poco sólidos y expuestos por personas incapaces. Usted no puede borrar la historia, esa ya se escribió, se vivió; el legado dejado en nuestras justas beisboleras por esos peloteros está, están sus números, sus estadísticas, sus videos, sus jugadas.sus éxitos, pero lo más importante es que viven en cada uno de nosotros, el tratar o intentar de que uno olvide provoca precisamente el efecto contrario. ¿Sabe usted cuantas personas se hacen la misma pregunta a diario, al pasar por ahí? Usted no puede simplemente desconectar como lo hace con un equipo eléctrico,simplemente no puede..no puede cambiar la historia.

54 Serie Nacional de Béisbol: se avecina un equipo “de futuro”

Lo confieso: no seguí la serie provincial de pelota. No se debe a que los juegos, en su mayoría, tuvieron lugar en horas tempranas de la tarde, o en la mañana. En verdad, no he hallado en mí el interés por esos equipos municipales, de donde se nutre la selección mayor de la provincia.

Quizás por eso poco tengo que decir de la renovación que se muestra en el listado de 52 preseleccionados que acaba de anunciarse, con vistas a conformar el equipo Santiago de Cuba, a la 54 Serie Nacional de Béisbol.

Ya lo había anunciado el director técnico Luis Danilo Larduet, en entrevista ofrecida apenas finalizada la edición anterior de los clásicos cubanos. Ahora lo cumple. Son pocos los consagrados que permanecen con opciones de integrar el elenco santiaguero. Solo Héctor Olivera, Luis Yánder la O, Alexei Bell, Reutilio Hurtado, Edilse Silva, Alberto Bisset (sic) y Alaín Delá, aseguran una base “probada” (ya ven, se pueden enumerar). Claro que hay otros que suman años de experiencia (por ejemplo Andrés Reina y Joaquín Carbonell, por solo mencionar dos casos) pero, a todas luces, se tratará de una formación prácticamente novata.

La fortaleza del futuro equipo santiaguero estará en los jardines, donde apenas uno de los “imberbes”, podría colarse en la alineación. Ya en el cuadro y los lanzadores, sí que deberán lucirse uniformes nuevos.

Mucho dice esta preselección (en la que llama la atención —aunque no asombra— la ausencia de jugadores como Danny Betancourt, Yaumier Sánchez, Maikel Castellanos, Pedro Poll y Luis Miguel Nava). En primer lugar, una coherencia entre lo dicho y hecho por Danilo. Se trata de conformar un equipo “de futuro”, con el cual se pueda armar un “team work” a partir de las ganas de jugar y no del saberse establecido. En segundo lugar, mucho no debe esperarse de esta selección; cuando más, que luchen por colarse una vez más entre los ocho grande, misión que, con la renovación del pitcheo, se ve más que difícil.

Me gustaría ser el primero en sorprenderme con la actuación de jóvenes que, quizás, para quienes hayan seguido “la provincial”, sean más certezas que promesas.

Espero que a partir de esta nueva edición, aparezcan nuevos nombres que admirar, más que por los resultados (necesarios), por su entrega en un terreno en el que Santiago de Cuba, ha escrito más de una historia.

Pre-selección del equipo Santiago de Cuba, de pelota.

Receptores:

1.- Alberto Díaz

2.- Isandro González

3.- Leonel Galán

4.- Daniel Sánchez

5.- Jorge Tamayo

6.- David Falcón

7.- Andrés Reina

8.- Orrelly Ribeaux

Jugadores de cuadro:

9.- Norberto Castellanos

10.- Yoel Yanqui

11.- Luís Casamayor

12.- Héctor Olivera

13.- Luís Yander La O

14.- Aníbal Sierra

15.- Dasiel Sevila

16.- Daniel Aguilera

17.- Santiago Torres

18.- Camilo Quinteiro

19.- Yunier Durán

20.- José David Silveira

Jardineros:

21.- Alexei Bell

22.- Reutilio Hurtado

23.- Edilse Silva

24.- Joaquín Carbonell

25.- Leonel Vinent

26.- Luís Suri

27.- Henry Pantoja

28.- Yeri Martínez

29.- Yoelkis Guibert

30.- Sergio Barthelemy

Lanzadores:

31.- Alberto Bisset

32.- Alaín Delá

33.- Jorge Luís Bravo

34.- Osmeni Romero

35.- Ulfrido García

36.- Carlos Font

37.- Jorge Ricardo Díaz

38.- Adrián Sagarra

39.- Edialbert Valentín

40.- Georgi Cuevas

41.- Osquiel Cutiño

42.- Virgilio Moroso

43.- Edisleidis Núñez

44.- Florencio Maletá

45.- Brayan González

46.- Yoendri Montero

47.- Nelson Pérez

48.- Yubisley Portales

49.- Henry Delá

50.- Ángel Luís Márquez

51.- Relly Hechavarría

52.- Bernardo Céspedes

Lea el artículo original aparecido en el Sierra Maestra

¿Por dónde empezamos, Luis Danilo”

El semanario santiaguero Sierra Maestra publica una entrevista a Luis Danilo Larduet, Director Técnico del equipo de béisbol de Santiago de Cuba, en la recién concluida 53 Serie Nacional de Béisbol. En sus palabras hay de todo y para todos. Se puede concordar o no con lo planteado; pero prefiero quedarme con el sabor de la autocrítica y esperar por la conformación del equipo que defenderá el uniforme rojinegro en la próxima campaña. Ya será tiempo de confirmar si el trabajo es serio. Por ahora, les dejo la entrevista tal y como se publicó en Sierra Maestra:

Santiago de Cuba, 26 abr.- Culminó otra temporada de nuestro pasatiempo nacional y los parciales santiagueros, y la afición si bien disfrutó con la “sufrida” clasificación a la segunda fase del torneo, volvió a cuestionar la actuación de las Avispas, las cuales se anclaron en el octavo escalón de la 53 Serie.

Cuando se habla de pelota siempre hay tela por donde cortar y esta vez no fue la excepción. Lo que prometía ser una campaña prometedora para el béisbol indómito, terminó siendo un verdadero “dolor de cabeza” para una tierra que está acostumbrada a dar pelea y espectáculo hasta el final en estas lides.

De inicio, el plantel que presentaron los montañeses se mostraba sólido, con poca profundidad en sus lanzadores, pero con una ofensiva lo suficientemente poderosa para aspirar a la clasificación sin muchos sobresaltos. Sin embargo una cosa fue el papel y otra el terreno.

Resulta que apenas se bateó (con figuras establecidas aportando muy poco), y el criticado picheo tuvo que “sacar la cara” –al menos en la primera parte del torneo- para mantener las aspiraciones rojinegras.

Y es que hace varios años que nos viene ocurriendo lo mismo, en plantilla parecemos ser un equipo potente, pero a la hora de la verdad siempre falla lo mismo.

Al respecto, el manager del plantel santiaguero, Luis Danilo Larduet, expuso su punto de vista a este redactor: “No soy quien para decirle a un atleta cuando llega el fin de su carrera, pero desde mi puesto de director sí me toca reconocer y plantear la necesidad que tiene el equipo Santiago de Cuba de renovar su plantilla”.

“Este grupo lleva seis años junto y aún no se alcanzan los resultados que exige nuestra afición. Pienso que muchos de ellos se han acomodado y han perdido esa motivación de hacer y dar siempre el máximo. Lo peor es que al final de la temporada siempre recae la responsabilidad en el manager y los entrenadores”.

“Nosotros tenemos parte de la culpa, porque somos un equipo y si los resultados no son los mejores, significa que todos hemos fallado en algo, pero no siempre somos los máximos culpables”, confesó Larduet.

El estratega reconoció que al llegar a la dirección del conjunto pensó que la escasez de resultados se debía a una falla en la preparación del elenco, sin embargo el entrenamiento y el juego diario le demostraron lo contrario.

“La realidad es solo una, el equipo no funciona como antes, y necesita una renovación en más del 50% de su plantilla. Venimos arrastrando problemas físicos y sicológicos con los mismos peloteros año tras año y ya es hora que esta situación cambie. Pienso que en la búsqueda desesperada de resultados hemos cometido un error, nos aferramos a hacer el equipo con la misma base y no nos ha dado frutos”, explicó Luis Danilo.

Al ser interrogado sobre la opinión popular de que en las Avispas a los más jóvenes no se les da muchas oportunidades de desarrollar sus habilidades, el director aseveró: “Mi idea es darle desde ya la responsabilidad a los nuevos valores, de hecho en los últimos juegos de la Serie muchos de ellos tuvieron mayor protagonismo y comenzaron a sentir el rigor del juego diario”.

“Necesitamos que los muchachos comiencen a notar la responsabilidad de que son ellos los que tienen que sacar el equipo adelante, algo que hasta hoy no es así, pues como tienen al lado a peloteros con más renombre, se han relajado y no perciben la necesidad de llevar el peso del grupo”.

Posición por posición nuestra provincia tiene figuras en ascenso y otras que ya ha demostrado su calidad. A simple vista podemos mencionar al antesalista Luis Yander La’O, uno de los peloteros de mayores perspectivas en el país. También se puede nombrar al receptor Andrés Reina, el jardinero Sergio Barthelemy y los jugadores de cuadro Adriel Labrada y David Silveira, entre otros.

Confiado que el talento para trabajar existe y que los resultados positivos llegarán, Luis Danilo aprovechó la ocasión para enviarle un mensaje a los aficionados: “Lo que vamos a hacer no es nada descabellado, de hecho todos los equipos han pasado por esto, solo que ellos tuvieron la previsión de hacerlo antes Quiero dejar claro que nosotros jamás renunciaremos a la victoria, pero me gustaría que la afición comprenda que el cambio es imprescindible”.

“Al final si lo que propongo no funciona o no es del agrado del siempre respetable público, ellos estarán en las gradas para juzgarme y hacerme saber con sus críticas si estoy en la vía correcta o no. Después de todo, los directores sabemos que siempre estamos en la palestra pública, pero no puedes dirigir pensado en esto, a veces hay que tomar decisiones arriesgadas”.

Tal vez pasen algunos años para ver el “Guillermón” a grada llena en un play-off, pero me quedo con la sensación de que esos días volverán. Ya no será con Pacheco, Kindelán o Pierre, ahora serán otros los protagonistas que responderán cuando la afición los convoque a que “caminen eso”. Lo importante es que sin importar cuál sea el nombres todos defienden el mismo panal.

Ya están los refuerzos ¿y ahora?

Pongo el parche antes que la herida: no me gustó la selección de los refuerzos de Santiago de Cuba. Estoy seguro que a otros muchos tampoco.

Cierto que en la pelota actual, Alfredo Despaigne es el típico merengue frente a la escuela, nadie quiere dejarlo. Pero para un equipo como Santiago, hay pérdidas que son ganancias. Saquemos cuentas.

Desde mi modesta opinión (y otra vez creo que la de muchos) Santiago estaba necesitado de al menos un lanzador abridor y relevistas; mientras que las debilidades ofensivas las notaba en el short stop y los jardines (dada la lesión crónica de Alexei Bell, que le impide jugar a ‘toda máquina’).

Luego, al pedir a Alfredo Despaigne en primera ronda, Santiago dejó escapar a casi todos los mejores abridores del campeonato quienes, desde luego, fueron ‘engullidos’ por los otros manager sin apenas respirar, dígase Vladimir García, Ismel Jiménez, Norge Luis Ruiz, y un no muy largo etc, pero etc al fin.

Y es que las matemáticas no son tan difíciles y las evidencias gritan. De los cuarenta jugadores a seleccionar, más de la mitad fueron lanzadores. Eso esa una realidad del béisbol cubano, falta pitcheo y, como dice el refrán y como demostró Artemisa, una vez más, cuando hay pitcheo, no hay bateo, aunque seas Despaigne.

Cierto que parezco contradecirme, pues Despaigne es jardinero y era una de las carencias. Pero Despaigne es jardinero izquierdo (y…y ya, lo otro es designado), justo donde está Edilse Silva. Ah claro, pudiéramos pensar: Despaigne en el jardín izquierdo y Silva en primera; es una opción, pero luego Larduet pide a Mendoza (Santi Spíritu), quien es primera base (y….y ya). Ahí no entendí.

Hubiera preferido jugadores más versátiles, que permitieran cubrir tanto el cuadro como los jardines. Otro Maikel Castellanos, por ejemplo, pero con mejor ofensiva.

Los lanzadores solicitados son otro punto aparte. Solo me siento satisfecho con Yadir Rabí (Ciego de Ávila), a quien le noto grandes valores como relevista, desde que se echara a su equipo a cuestas en el único campeonato conquistado por ‘los trigres’.

Los otros, Yander Guevara (Ciego de Ávila) y Alberto Soto (Granma), si bien han demostrado en otras oportunidades su calidad, no han tenido la mejor de las series. Ahí están sus números (sobre todo PCL, y WHIP); los cuales, acepto no lo son todos (recuérdese el caso de Yonder Martínez el año anterior), sí dicen mucho.

En fin, ya están los refuerzos. No hay marcha atrás. Sin embargo, debo ser coherente conmigo mismo, y en un comentario anterior había dicho que la presencia de Danilo Larduet frente al conjunto era un punto de avance, así que, confiemos en su análisis, en su capacidad para conocer cada detalle del equipo que lidera, y sobre todo, sentirse satisfecho con los refuerzos (¿qué le dejaron?) escogidos.

Navegador de artículos