Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “Plaza de Marte”

Animales

Tarde en la noche me entero que era el Día Mundial de los Animales. Entonces pensé otra vez en ese pequeño perro, más sarna que perro, de la Plaza de Marte. Un ovillo obre la escalera, entre tantos pies insensibles. Un parque lleno de gente como pocas veces, como tantas veces desde el Wi-Fi; y un pequeño perro cada día más ajeno al mundo humano que en algún lugar, y gracias al nacimiento de algún santo, decidió dedicarle un día del que nunca sabrá nada. Y yo de manos atadas, de tantas maneras atadas, me avergüenzo de no (poder) hacer más que irme, huir de lo que causa malestar, como si fuera posible, como si no me fuera a enterar en la comodidad de mi cuarto, que estábamos viviendo el Día Mundial de los Animales y hay tanto que no se hace por ellos.

Anuncios

Maniseros y maní…otra vez

Por Juan Antonio Tejero

Se dice que no hay nada nuevo bajo el sol. Pero afirmo que hay muchas cosas nuevas bajo el caliente sol santiaguero. Y hoy quiero ponerle un ejemplo a partir de un tema sobre el que ya hemos comentado: los maniseros.

Sí, los vendedores ambulantes de uno de los productos más populares que han cruzado nuestras calles a lo largo de varias generaciones. Entonces, a partir de un momento, se creó un vacío de maniseros. Pero no duró demasiado tiempo. Reaparecieron por todas las esquinas pero habían perdido el sabor, los maniseros, no el maní, que los caracterizaba. Simplemente, vendían maní. Y eso no era suficiente en una ciudad llena de tradiciones y lo que era mejor, de pregones. Entonces se extrañaban por lo que les conocieron o los que escucharon a los que les conocieron, la campanita con un toque característico, la lata de gas con un agujero cerca del fondo por el que se introducía un pequeño fogón con brasas de carbón para mantener el maní calentito, calentico, o el comienzo de la venta en las últimas horas de la tarde, o la presencia segura en los lugares públicos como el Parque de Céspedes, o la Placita o la Plaza de Marte, que no era mañanero el maní. Pero luego de la pausa mencionada, todos esos elementos desaparecieron y simplemente, repetimos, se vendía maní.

Pero vino de nuevo el cambio, tal vez la competencia, el interés y, mire usted, todas las noches escucho la campana de un manisero que no pronuncia una palabra, no lo necesita, pero todos saben de su presencia. Nuevamente se vende el maní, con el mismo sistema de la lata y las brasas, calentito, calentico y otra vez se ve presente en los mismos lugares público y en el atardecer.

Pues, me retraigo y acepto que es una realidad que no hay nada nuevo bajo el sol, en esta ciudad de maravillas.

Ver también: Maní con dictado rítmico

Con nuevos atractivos el entorno de la Plaza de Marte (+fotos)

plaza de marte

Rumbo a las celebraciones por los 500 años de fundada la villa de Santiago de Cuba, en la ciudad se reaniman los principales entornos con valores patrimoniales, entre ellos el Centro Histórico, una demarcación que combina emblemáticos sitios de la arquitectura cubana, visuales sugerentes que seducen a los transeúntes, además de inmuebles y calles históricos, y edificaciones con atractivas y novedosas ofertas.

casa del vino_plaza de marte (2)

El vino ya tiene su casa en Santiago de Cuba

Con la reciente apertura de la Casa del Vino en el entorno de la Plaza de Marte –espacio público considerado la entrada a la parte más antigua de la ciudad de Santiago de Cuba- el Centro Histórico de la urbe, Monumento nacional desde el año 1978,  adquiere nuevos atractivos.

A precios muy asequibles, se puede llevar a casa una botella de la aromática bebida, fabricada artesanalmente a partir de frutas exóticas y autóctonas de la región como lo son el marañón, la uva y el tamarindo. Otras producciones, a partir de la remolacha, la piña, la carambola, el boniato, el tomate, la manzana y la uva pasa, desafían el paladar y la imaginación de cualquier persona que quiera disfrutar del sabroso líquido.

La fabricación de estos vinos corren a cargo de los miembros del Club Siboney, integrado por una decena de miembros y cada uno con su propia mini industria, que tienen como objetivo rescatar el arte de crear la bebida, a la vez que experimentan con las más disímiles materias primas presentes en la región oriental del país, y siempre a la búsqueda de nuevos sabores.

casa del vino_plaza de marte (1)

Chocolatera y licorera, lugar que gozará de la preferencia entre santiagueros

Día a día los santiagueros que a diario trasmitan por la Plaza de Marte, han visto que frente a esta plaza se convierte un antiguo local, que data de 1909, en la primera chocolatera y licorera de la ciudad.

La unidad se especializará en la elaboración y el expendio de esos productos y sus derivados del chocolate y licores, estará ubicada en la intersección de las calles Paraíso y Aguilera, y contará, además, con un área expositiva en el lobby y servicios en el patio y salón climatizado.

Esta obra, que se prevé abra al público dentro del jolgorio por el aniversario 60 del asalto al Moncada, implicó complicados trabajos de rehabilitación, que incluyeron la colocación de un soporte metálico para colocarle encima el entrepiso, y luego, las losas del piso, el enchape y el resane.

tienda de instrumentos musicales sindo garay

Tienda de instrumentos musicales “Sindo Garay”

Muy pronto abrirá la tienda “Sindo Garay”, también frente a la Plaza de Marte, que ofrecerá la oportunidad al público santiaguero y visitante, en especial a los artistas profesionales y aficionados del territorio, de contar con nuevas y variadas ofertas de este tipo cumpliendo un viejo anhelo de años.

En el inmueble se comercializarán instrumentos como las guitarras de estudio y personalizadas, el tres, laúd, otros de percusión, el bongó, güiro, claves, y maracas; y otros de pequeño y mediano formato destinados al público infantil.

Los productos que podrán ser adquiridos por los interesados serán construidos en la Fábrica Sindo Garay, encargada de abastecer la enseñanza artística santiaguera y nacional, y que se distingue por la calidad de sus piezas.

plaza_de_marte_santiagodecuba_2013

Plaza de Marte, la entrada al Centro Histórico de Santiago de Cuba

Impresionante resulta la cantidad de personas que a diario transitan por la Plaza de Marte, lugar que constituye el nexo entre la parte más antigua y moderna de la urbe, siendo la calle Enramadas una gran autopista de los transeúntes.

Previo a las celebraciones por el medio milenio de la ciudad de Santiago de Cuba, se realizan trabajos en algunos lugares que valores patrimoniales y de importancia para los pobladores del territorio.

Uno de ellos es este entorno, el de la Plaza de Marte, que desde hace algunos años ha visto incrementar sus atractivos con la apertura de varios centros gastronómicos y culturales, que sin lugar a dudas revitalizan la zona.

Entre ellos está el Iris Jazz Club, considerado por muchos artistas de renombre nacional como uno de los mejores lugares para disfrutar ese ritmo en el país, también el Café Mama Inés, que ofrece la posibilidad de degustar el té y el sabrosa café en varias modalidades –con queso, cappuccino, con ron, entre otros-, con el atractivo singular de acompañarse de la música del inigualable Bola de Nieve, además de La Avispa, unidad abierta recientemente y que comercializa productos derivados de frutas y vegetales.

Actualmente se trabaja en la reparación de un local para ser convertido en un centro destinado al expendio de frutas y jugos naturales y se continúa en las labores del conservación del Hotel Rex, donde se alojaron un grupo de asaltantes al cuartel Moncada horas antes del 26 de julio de 1953.

“Santiago es siempre una ciudad sorprendente”, afirmó Omar López

Conferencia area monumental 26 de julio

“Santiago de Cuba es siempre una ciudad sorprendente, más de tres décadas llevo estudiándola y nunca dejo de conocerla un poquito más cada día, y mi deuda con ella después del paso del huracán Sandy en octubre pasado, es convertirla en un mejor lugar para vivir”, afirmó Omar López, director de la Oficina del Conservador.

Durante un intercambio con los corresponsales del periódico Granma en todas las provincias del país, y otros profesionales de ese órgano de prensa, el también Premio Nacional de Arquitectura detalló los principales trabajos que se realizan en la urbe, previo a la celebración del 60 Aniversario de los Asaltos a los Cuarteles Carlos Manuel de Céspedes y Moncada.

López resaltó la importancia del Área Monumental 26 de Julio en el espíritu del pueblo cubano, al concentrar sitios con valor patrimonial y escenario de trascendentales acontecimientos de la historia patria.

También explicó que el proyecto de rehabilitación de la antigua Clínica Los Ángeles, en el que laboran los estudiantes y profesores de la Escuela Taller Ugo Luisi, emblemático lugar en la urbe, que destacaba por la belleza de sus áreas verdes, y habló de la intervención constructiva en el antiguo Cuartel de Concha, donde radicará la primera galería de arte para obras de gran formato que existirá en la provincia.

Los periodistas que participaron en el intercambio se interesaron por conocer el nivel de aseguramiento de los recursos necesarios para realizar el ambicioso plan, y por todas las faenas que se desarrollan en el Área Monumental, fundamentalmente en la Ciudad Escolar y el Parque Abel Santamaría.

López concluyó su presentación explicando que a la par de las tareas que se ejecutan en ese sitio vinculado a las acciones del 26 de julio de 1953, también se rehabilitan arterias y otros ámbitos importantes. En la Plaza de Marte y sus alrededores –argumentó- la apertura de nuevas instalaciones, como la Tienda de Instrumentos Musicales Sindo Garay, reaniman ese entorno, considerado la entrada al Centro Histórico de la urbe.

Las labores en el Área Monumental 26 de Julio constituyen unos de los programas estratégicos que realiza la Oficina del Conservador dentro de las actividades de celebración del 60 aniversario del asalto al Cuartel Moncada, y el 500 de la fundación de la villa de Santiago de Cuba, los años 2013 y 2015 respectivamente.

El trabajo de intervención en el sitio tiene como objetivo preservar los valores históricos y culturales de la zona, crear las normas de protección que en relación con las acciones urbanísticas, relativas al suelo y constructivas se podrán desarrollar en el lugar, y establecer que las determinaciones sobre cada proyecto arquitectónico respondan a estudios de planeamiento debidamente compatibilizados.

Memorias de Sandy (III)

En una foto antigua de la ciudad, la entonces Plaza de la Libertad sufre bajo el sol abrasador de Santiago de Cuba. No se ve ni un solo árbol en toda la extensión del parque. Quizás, entre los terrones del suelo descansan las semillas de las frondas que años después escanciarían sus frescores sobre las testas de los santiagueros.

¿Cuántos años les tomó germinar, brotar, convertirse en esos arbustillos que se descubren en otras fotografías? ¿Cuántos
santiagueros los vieron crecer, casi imperceptiblemente, al compás de sus hijos y nietos?

No lo sé. Pero en apenas unas horas, esos años no valieron nada.

Quien se pare hoy en esa esquina y tome una foto, apenas podrá diferenciarla por los colores, la vestimenta de algún transeúnte sorprendido en su cotidianidad; un automóvil que se detiene para siempre en la fotografía.

Hoy la Plaza de Marte, está otra vez sin árboles. En sus terrones azorados no descansan nuevos brotes. Pero lo harán. Otros santiagueros tendremos la oportunidad de ver crecer esos nuevos arbustillos, al compás de nuestros hijos y nietos.

¿Quién dice que la historia no se repite?

Navegador de artículos