Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “historia de santiago de cuba”

Tarde de homenajes en la Uneac

Adela

Es el rostro del cine cubano; bien lo dijo Reynaldo Cedeño. No hay dudas. Cada hombre o mujer de esta tierra debe(ría) guardar en su recuerdo la intensidad de esos ojos bajo el sombrero. Es Lucía. Es Adela Legrá.

José Orpí Galí la convocó a su espacio Caserón te invita. Tarde de lujo. Llegó casi inadvertida, de no ser por esos ojos, ¡esos ojos!, contra los que no puede el tiempo. Se sentó y por momentos era como si todavía mirara bajo el sombrero. Pero solo un instante, porque esta india, mulata, mestiza tiene una alegría que contagia; una picardía exuberante, de carcajada al aire.

Jocosa, agradeció con palabras y gestos los boleros de Joel Leyva; los poemas del grupo de teatro Gestus; la Guajira del sol, de José Aquiles; la crónica (difícil) de Cedeño.

Emocionada confesó su “envidia” por Frida Kahlo; sus ganas de haberla representado: a ella y a Celia Sánchez Manduley.

Sabia, definió la felicidad: ese soplo de brisa que si no la atrapas, pasa y no la obtienes.

Es Adela Legrá. Es Lucía. El rostro del cine cubano (bien lo dijo Reynaldo Cedeño) nos regaló una tarde en la Uneac.

Olga

Dicen que tiene 70 años. Pero su rostro se sonroja con colores de niña, y con palmadas de niña recibe tantos ramos de flores. Dicen que tiene 70 años, pero desde mi puesto de polizón no le encuentro las décadas y me parece intemporal, a pesar de tantos libros, de tanta historia desempolvada.

“Luego de haberle dedicado una Feria del libro, esperamos no tener que publicarle un texto más”, alguien bromea; y “salta” la investigadora: “eso crees” y todos ríen y aplauden porque saben que es verdad; que en esa cabecita (dicen que de 70 años) nacen cada día nuevos libros, porque en una ciudad de quinientos años hay mucho todavía por explorar.

Olga Portuondo Zúñiga, nacida en Camagüey, santiaguera por derecho propio. Historiadora de la Ciudad. La Editorial Oriente toma como pretexto la jornada de los Premios Oriente, para celebrar los años de vida de quien, durante años, ha nutrido sus páginas con sabiduría.

Allí está, como adolescente en sus quince, rodeada de colegas y alumnos, de santiagueros, de cubanos que reconocen en ella la maestría, el arte de la historia.

Qué importa cuántos cumpla. Olga Portuondo Zúñiga es también Santiago de Cuba.

Anuncios

Desempolvando: 3 años

De cumpleaños estuvo “Desempolvando”, ese espacio histórico-cultural (peña cultural, al fin y al cabo), que durante tres años ha tenido lugar en el patio del Archivo Histórico Provincial de Santiago de Cuba (antiguo VIVAC), cada tercer viernes de mes.

Muchos han sido los temas abordados en ese tiempo, mas este viernes 21 de marzo, fue la excepción pues, como fiesta al fin, fue el momento oportuno para compartir con quienes durante estos últimos meses han sido cómplices del espacio.

Invitados, trabajadores de la institución, público fiel, fueron homenajeados por los organizadores del “Desempolvando”.

Pero también el Archivo Histórico (AHPSC) recibió un especial regalo, al serle entregado cuatro envases metálicos de tinta para mimeógrafos (marca Pelican), utilizados para la impresión clandestina del periódico “Sierra Maestra”, en la casa marcada con el número 18 de la calle Santa Úrsula. La donación de este material la realizó Georgina Domínguez Nápoles, hija de Félix Domínguez Vistel, uno de los involucrados en esta actividad revolucionaria.

Especial también resultó la actuación de Esperancita Ibis, que a sus 74 años, mantiene una extraordinaria voz y un carácter jovial y jaranero. La “reina de la noches santiagueras”, como la denominó Pini (conductor y director artístico del “Desempolvando”), interpretó “Vereda Tropical” y “Luces de Santiago”, esta última, en compañía de bailarinas del espectáculo del Hotel Casagranda.

En este aniversario se expresó el compromiso, por parte de los organizadores, de continuar en este esfuerzo por rescatar costumbres, tradiciones, la historia de Santiago de Cuba a partir de la documentación atesorada en el AHPSC; con la mirada puesta en el 500 aniversario de la ciudad.

Como muestra de este empeño, ya se anunció el tema para el mes de mayo (el de abril no lo se ha develado aún): Los amigos santiagueros de José Martí.

“Crónicas de mi ciudad” cambia de sede

Este viernes 8 de noviembre tendrá lugar la tercera edición de la peña cultural “Crónicas de mi ciudad”, en esta ocasión en una nueva sede: la Casa Natal “José María Heredia”, en la populosa calle Heredia de esta ciudad; debido al cierre por reparación, de la sede habitual, el Museo Provincial “Emilio Bacardí”.

Para la cita de este viernes, la joven cantante Giselle Lage, anfitriona del espacio, propone mirar al Santiago de Cuba decimonónico a través de las crónicas escritas por viajeros que visitaron la urbe en aquel siglo.

Con tal motivo, Noel Pérez García, colaborador de la peña, conversará con la Dra.C. María Elena Orozco, una estudiosa de la historia santiaguera fundamentalmente, de la influencia francesa en el crecimiento urbanístico y cultural de la misma.

En el acápite musical, además de poder disfrutar de la voz de la anfitriona, acompañada por el guitarrista y trovador Fernando Guerrero, se podrá disfrutar de la obra del joven trovador Erick Ramírez, anfitrión de la peña “Atrovamiento”, de la ciudad de Palma Soriano.

Desempolvando lo chino en Santiago de Cuba

¿Qué tenemos de chino en Santiago de Cuba? Tal vez no tanto como en la capital, donde el Barrio Chino se enseñorea y deslumbra; pero sin dudas, en esas mulatas y negras de ojos rasgados, en esa familia, vecinos míos, de nombres castellanos que no olvidan los de extraña pronunciación, en las frases que conforman también lo que somos; en todo ello también Santiago de Cuba tiene de chino.

De ahí que los organizadores del espacio cultural “Desempolvando”, del Archivo Histórico Provincial de Santiago de Cuba (AHPSC), intentarán un acercamiento a los chinos y lo chino en esta ciudad.

Digo intentaran pues, si bien se abordaron aspectos sumamente interesantes sobre las odiseas de los primeros orientales que desembarcaron en Cuba, allá por la primera mitad del siglo XIX; al menos en mí, quedó una necesidad de saber más sobre la genealogía asiática en esta ciudad de casi cinco siglos. Tal vez la ausencia de especialistas en el tema, resintió un poco, la posibilidad de singularizar esta historia a nuestros predios.

Válido la referencia a datos de los que se aprecian de guardad los documentos protegidos en el AHPSC, y que nos dicen de las condiciones infrahumanas en las que, la mayoría de las veces, los chinos hacían el viaje desde su lugar de origen (en un inicio Filipinas), hasta las costas cubanas.

Válido también, el apoyo que el acápite cultural del espacio logró dar al tema. Destacar sobre todo la actuación del mago Aira, toda una institución en el arte de la magia en Cuba, quien deleitó con el número de “Los aros chinos”, en una muestra de profesionalidad extraordinaria, en la que el mago disfruta tanto de su arte como el público que lo admira.

Admirable también la capacidad creadora del bailarín y coreógrafo santiaguero Yanosky Suárez, quien una vez más acudió a la convocatoria de los organizadores de la Peña, y regaló una improvisación que representó el trayecto de la emigración china hacia estos lares.

Invitados también un grupo de practicantes de Tai Chi y de forma muy especial, por lo refrescante de su presencia, la presentación de la decimista Magdalena Cabrera, colaboradora de la publicación humorística Palante, con una muy simpática décima sobre los chinos en Cuba.

Vence así “Desempolvando” una nueva edición en ese afán de rescatar costumbres, tradiciones, historias de Santiago de Cuba, ciudad de ya casi medio milenio.

Para la edición del mes de noviembre (siempre a las 4 de la tarde del tercer viernes de mes), se propone el tema de la culinaria santiaguera. Ya sé de quienes se están relamiendo del gusto.

Desempolvando rejas y herreros

Una invitación a caminar Santiago de Cuba y ver, observar, extasiarnos en esos detalles que el diario cubre con velos de cotidianidad; siglos de arte al alcance de todos, huellas de otras manos que desde principios del siglo diecinueve nos tipifican desde las rejas. Esa fue el convite de la más reciente edición de la peña cultural “Desempolvando”, del Archivo Histórico Provincial de Santiago de Cuba, luego de su receso estival.

A las rejas y los herreros se dedicó este espacio, que apuesta por el rescate de costumbres y tradiciones de una ciudad que casi desanda ya por los quinientos años.

Para el necesario acto de desempolvar algo que, paradójicamente, forma parte del diario de los que habitamos esta ciudad, los organizadores de la peña invitaron a la Dra.C. María Elena Orozco Melgar, una de las voces más autorizadas para hablar sobre el devenir constructivo de Santiago de Cuba.

Discípula del Dr. Francisco Prat Puig, a quien denomina como un “médico para las casas”, la Dra.C. Orozco recordó sus caminatas por la ciudad junto a su maestro, en las cuales descubrieron las principales características del enrejado que caracteriza a esta ciudad.

Con una notable vocación pedagógica, ante la insistencia del conductor del espacio, la también investigadora, apoyándose de imágenes, hizo un recorrido por las rejas más hermosas que son posibles encontrar en Santiago de Cuba, donde, según aseguró, las más bellas están en la ciudad antigua (el Centro Histórico de la ciudad).

Para complementar las palabras de la Dra.C. María E. Orozco, también se invitó a Antonio Desquirón, poeta, crítico de arte, curador santiaguero, quien a finales de la década del 80 del pasado siglo, se dedicó a caminar las calles de Santiago de Cuba, tomando fotografías de las rejas, hasta lograr conformar un “Catálogo” que, en llamativa portada de cuero, reunió el Fondo Cubano de Bienes Culturales.

Oportuna fue, igualmente, la presencia de Ariel Jiménez, profesor de herrería en la Escuela Taller “Ugo Luisi”, de la Oficina del Conservador de la ciudad, quien comentó sobre las diferencias en el oficio, entre aquellos primeros herreros cuyas obras anónimas adornan la ciudad. Descendiente de herreros, Jiménez mostró parte de su quehacer con el hierro, como artista independiente.

En el acápite cultural destacó la actuación del Conjunto Folclórico de Oriente con un canto a Oggún; y el estreno del performance “Por qué”, del bailarín y coreógrafo santiaguero Yanosky Suárez, que será presentado este 27 de septiembre en la populosa calle Aguilera.

Fue una tarde de revelaciones, en la que se limpió de brumas la ciudad en la que vivimos. Al menos, al salir a la calle, estoy seguro que muchos de los presentes observamos a Santiago de Cuba y sus casas con otros ojos.

Navegador de artículos